Tiempo en Capital Federal

26° Max 20° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 66%
Viento: Sureste 30km/h
  • Domingo 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   23°
  • Lunes 29 de Noviembre
    Muy nuboso15°   28°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado16°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/11/2021 17:29:29
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gustavo Nielsen: “Escribo como un animal”

El autor de Playa quemada reflexiona sobre los obstáculos para convertirse en lector.

Por Julián López
Email This Page
nielsen

En una fabulosa tarde de esta primavera que parece no querer terminar de instalarse, el escritor y arquitecto Gustavo Nielsen (Buenos Aires, 1962) nos recibió en El Galpón, el estudio que comparte con sus socios en el barrio de Chacarita, centro de operaciones desde el que despliega una arquitectura creativa y ambiciosa. “Durante años pensé que podía haber puentes entre una actividad y la otra -contesta cuando se le pregunta por su doble filiación profesional- pero no son parecidas. Las palabras son certeras, sirven para nombrar y para ocultar cosas. Con las palabras podés ser muy manipulador pero con los espacios no. Los espacios son fáciles de apropiar; un libro, no; para apropiarte de un libro tenés que ser un lector y no es fácil ser un lector.

¿Te parece difícil construirse lector y, en todo caso, dónde se funda el mito de que la lectura es fácil?
Un lector es alguien especial y me encanta que sea así. Lo que más odio son las campañas de promoción de la lectura en las que dicen que leer es divino. Leer no es fácil y está buenísimo que sea difícil: supone un esfuerzo para el que hay que estar preparado. Pero todo el mundo debería leer porque te hace más ágil.

¿Ágil para qué?
Ágil para todo; mirá, yo doy clases en la Universidad a tipos de por lo menos 22 años y la mayoría no comprende los textos. El problema grave que hay hoy en la educación es que nadie lee: ninguno de mis alumnos leyó un libro entero y encima ahora se suma el inconveniente de las imágenes. Cuando yo era estudiante se podía investigar a partir de algunas imágenes, aunque nunca reemplazaron a los objetos de tres dimensiones había libros completos para el estudio a través de las imágenes. Hoy los chicos ven todo en los teléfonos y las tablets reemplazaron a las revistas y casi hasta los libros y el problema es que la web no tolera más que imágenes livianas en las que no hay detalles, no hay perspectiva, no hay profundidad. Yo creo que Internet es alucinante pero para los que leímos antes. Si nunca fuiste a una biblioteca, Internet está mal. Estoy seguro de eso.

¿Y cuándo tus alumnos se enteran de que sos un escritor?
Pasa algo raro, la gente me reconoce más por las entrevistas que por los libros, me paran para felicitarme por las notas en los diarios pero la mayoría de esos no me lee. Por eso creo que hay que enseñar que la lectura es difícil, porque si a un pibe le decís que es fácil y el pibe abre un libro y le resulta aburrido le estuviste mintiendo. Las políticas de promoción que pregonan la lectura como algo fácil están equivocadas.

¿Vos cómo te hiciste lector?
Te diría que fue un interés mío, en mi casa se leía pero no había muchos libros, los empecé a comprar yo. Uno de los primeros libros que me asustó mucho fue Cuentos de amor, de locura y de muerte, de Horacio Quiroga y eso me fundó como lector para siempre. Siempre leí y conservo el mismo tic de cuando tenía 6 años: cuando abro un libro me fijo en los otros títulos de la solapa y me los compro a todos. Cuando era chico los pedía, en una época los robé y ahora me los compro. ¡Es que leer es lo mejor que hay! –se entusiasma-, porque las películas están muy bien, pero eso es más fascista: te apagan la luz, te ponen el volumen alto, te dan facilidades y yo creo que está bien esforzarse, está bien estudiar; es el saber del catador, el tipo que sabe tomar vino lo disfruta más. Mirá, yo amo la arquitectura, mis vacaciones son en ciudades, voy para ver edificios, leo edificios y puedo hacerlo gracias a todo lo que aprendí.

Nielsen lleva publicados 10 libros entre novelas y volúmenes de cuentos y obtuvo premios importantes, el Antorchas 2003 por Auschwitz, por caso, una novela oscurísima y potente que declara haber escrito en 10 días: “Investigo muchísimo para cada libro, armo carpetas, grabo. Tenía entrenado al capataz de una obra que una vez me dijo: ‘ayer uno de los obreros contó que hace dos años se quedó viudo y terminamos todos llorando, mañana véngase con el grabador y lo hacemos hablar’. Investigo mucho, pero cuando encuentro el tono me encierro y escribo como un animal”.
En una oficina con sillas biblioteca –bellos asientos en los pueden guardarse libros– Nielsen cuenta que está esperando que se le haga un hueco para abocarse a dos proyectos de novela que ya tiene muy definidos. Como dice el autor de La flor azteca y La otra playa, la lectura puede no ser fácil pero es una de las mejores cosas en las que invertir el tiempo.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario