Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Este 20km/h
  • Domingo 20 de Octubre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 21 de Octubre
    Cubierto14°   18°
  • Martes 22 de Octubre
    Cubierto14°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gripes y resfríos: Temporada de contagios

Las aulas con poca ventilación favorecen que los más chicos tengan más posibilidades de contagiarse gripe y resfríos. Recomendaciones, vacunas y prevención para mantener la salud durante el invierno.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
2m1073
_DSC0325
Anterior Siguiente

Parecía que el frío no iba a llegar nunca pero vino el invierno y se instaló. Aparecieron las bufandas, los gorros y los guantes. Las frazadas ya pesan en las camas y los más chiquitos se la pasan resfriados, con un poco de tos y sin ganas de ponerse las pantuflas.

“Diez, quince o veinte chicos pequeños encerrados en un aula con poca ventilación se pasan las enfermedades”, afirma Ana María Balanzat, jefa del Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas.

“Los resfríos, en general, son de causa virósica. Los virus que pueden generar resfríos son muchos y se alojan en las vías aéreas superiores. A veces bajan a la tráquea y dan tos”, explica la pediatra y agrega: “Pueden evolucionar hacia algo más grave, que afecte las vías aéreas inferiores, o sea que puede producir una neumonía o una bronquiolitis en los niños pequeños”.

Cómo va a ser la enfermedad dependerá de lo agresivo que sea el virus y del estado general de salud de la persona que lo agarre. Los más afectados son niños y ancianos, pero los que mayor riesgo corren son “los lactantes, menores de tres meses o chicos que tengan alguna enfermedad previa; los prematuros o con inmunodeficiencia; también los desnutridos, los que no fueron alimentados con leche materna y no tienen las vacunas al día o los que están expuestos al humo del cigarrillo”, enumera la médica.

Cuando los chicos que están con catarro y la nariz tapada se acuestan, aparece la tos: el cambio de posición hace que los mocos bajen hacia la garganta. No hay que preocuparse mientras los chicos se alimenten bien y tengan buen estado de ánimo, estén sonrientes y activos. “El llamado de atención es cuando aparece una tos persistente que les impide dormir y alimentarse –dice la pediatra–, cuando respira rápido o con dificultad. En ese caso hay que prestar atención porque estamos en un proceso que compromete las vías aéreas inferiores”.

VERDADES Y MITOS
Entre las recetas de la abuela nunca faltaron el vapor –tal vez con hojitas de eucaliptus– y las nebulizaciones, compañeros fieles de la batalla contra el resfrío y los mocos. Eucaliptus en un cacharro sobre la estufa, calentar las sábanas con la plancha, un poquito de crema de menta y eucaliptus en el pecho, arropado con un trapo caliente. Olores a la abuela en invierno.

A estas recetas tradicionales el naturismo sumó el té de jengibre con miel y limón y la cebolla, la “estrella natural” de la temporada. La recomendación es té de cebolla para sacar todos los mocos o cortar una cebollita en cuatro y dejarla al lado de la cama para que el ácido se libere durante la noche y destape lo que esté tapado.

Balanzat relativiza: «La nebulización con solución fisiológica sirve para poco y nada. Tiene sentido si el pediatra indica agregarle salbutamol o budesonide». Balanzat recomienda colocar solución fisiológica directamente en las fosas nasales o un spray de solución hipersódica, algo parecido pero con más sodio. El fin es aflojar los mocos y que el niño estornude. También se puede ayudar con una pipeta.

Sobre el vapor, la pediatra dice que sirve como indicación puntual para las laringitis, si el chico está con tos muy fuerte y perruna y con ruido al inspirar. Pero en caso de resfrío común sugiere ser cauteloso y, sobre todo, nunca acercar a los chicos a ollas con agua hirviendo.

LO QUE HAY QUE HACER
«La escolarización es cada vez más precoz, antes los chicos iban al jardín recién cuando cumplían 4 años. Hay que saber que cuanto más chiquitos son, más infecciones respiratorias tienen», dice Balanzat.

La prevención de la cadena de contagios es simple, alcanza con no mandar a los niños a clase cuando están enfermos. Pero los adultos no siempre tienen con quien dejar a los hijos y no pueden resignar una jornada de trabajo. Entonces los chicos vuelven al jardín antes de estar curados, apenas les baja la fiebre.

Así como la concentración de muchos niños y calor favorece los contagios, es prudente evitar ir al shopping en invierno los días de lluvia. Miles de personas dan vuelta en un lugar sin ventilación y calefaccionado. Los niños necesitan estar al aire libre, ir a la plaza y salir a jugar. Si no es un día húmedo en el que puedan mojarse, es preferible abrigarlos bien y que vayan a la plaza un rato, todos los días.

 

RECOMENDACIONES:
Evitar los cambios bruscos de temperatura, ventilar los ambientes, sobre todo los calefaccionados con aire acondicionado. Limpiar los filtros regularmente.
No abrigar demasiado a los chicos para que no transpiren y se deshidraten. Tampoco dejarlos descalzos en pisos fríos.
En la calle, los niños con problemas respiratorios pueden usar bufanda o cuello de polar para cubrirse la boca y la nariz.
Ni bebidas frías ni calientes. El punto medio ayuda a suavizar la garganta.
Que nadie fume en el hogar.
Nada de aerosoles con perfumes en casas poco ventiladas.  Contaminan el ambiente con químicos.
Es conveniente una consulta médica de más que una de menos. No hay que medicar a los niños ante una “tos fea”. Ni darles broncodilatadores o corticoides sin orden médica.
A los más chicos conviene sacarles los mocos antes de comer. A los lactantes los fastidia la falta de aire, pueden comer más veces en menores cantidades.

vacuna

VACUNAS Y PREVENCIÓN
Durante los períodos de otoño e invierno, aunque el frío se  haya hecho renegar, es cuando  se presentan los cuadros respiratorios, porque circulan distintos virus.
Ante la aparición de síntomas causados por las bajas temperaturas, el Ministerio de Salud de la Ciudad recomienda dirigirse a los Centros de Salud y Acción Comunitaria (Cesac), los Centros Médicos Barriales (CMB) y/o  las guardias hospitalarias más cercanas.
La prevención es la forma más eficaz de resguardar la salud y la vacunación es una estrategia más para evitar la gripe.
En el marco de la campaña de Vacunación Antigripal 2015 que lleva adelante el gobierno porteño, se aplica la trivalente estacional (que incluye la cepa pandémica H1N1, así como otra cepa de Influenza A y otra B), en los vacunatorios públicos de la ciudad de Buenos Aires.
La vacuna es gratuita para:
Bebés y niños de  entre seis y 24 meses.
Embarazadas en cualquier trimestre de la gestación.
Puérperas (hasta diez días después del parto).
Trabajadores de la salud.
Personas mayores de 65 años.
Personas de entre dos y 64 años que tengan algún factor de riesgo como obesidad, síndromes genéticos, enfermedades respiratorias crónicas, cardiopatías, diabetes, patologías renales, inmunosuprimidos o pacientes oncológicos.
Las personas de entre 2 y 64 años con factores de riesgo deberán presentar la orden médica donde conste nombre, apellido y diagnóstico por el cual se indica la vacuna. El resto de las personas, sólo derán  acreditar su edad.

DZ/dp

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario