Tiempo en Capital Federal

16° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 82%
Viento: Sureste 30km/h
  • Martes 28 de Septiembre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Miércoles 29 de Septiembre
    Muy nuboso14°   19°
  • Jueves 30 de Septiembre
    Cubierto con lluvias13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gran muestra del archivo de Sara Facio en Bellas Artes

Fotógrafa de reconocimiento internacional y difusora militante de la fotografía, Sara Facio donó al Museo Nacional de Bellas Artes 172 obras reunidas durante medio siglo.

Por Bárbara Domato
Email This Page
sara_facio

Sara Facio (1931, San Isidro) es una de las mujeres más importantes de la fotografía de nuestro país y de nuestro continente. Es fotógrafa, curadora y editora con una trayectoria imponente en el estudio y la difusión del arte fotográfico.

Fotografió a los más destacados escritores (Malraux, Neruda, Borges, García Márquez, Pizarnik, Jeanne Moreau, María Elena Walsh) y es autora del célebre retrato de Cortázar con el cigarrillo en la boca, sin encender. En 1973 creó la editorial La Azotea, única en su tiempo dedicada exclusivamente a la fotografía. Unos años después fundó el Consejo Argentino de Fotografía, creó la Fotogalería del Teatro General San Martín y la Colección Fotográfica del MNBA.

No se propuso ser coleccionista, pero en más de cinco décadas de incansable actividad fue atesorando imágenes que llegaron a sus manos  de diferentes maneras. Ella no lo buscó, pero las fotos y los autores la buscaron a ella.

Fiel a su comprometido estilo, con 82 años, donó una colección de 172 obras al Bellas Artes. La muestra Latinoamérica exhibe en el pabellón de exposiciones temporarias una selección, hecha por ella misma, de estas imágenes. Hay fotografías de los siglos XIX, XX y XXI, agrupadas en secciones.

Una de ellas se titula  “Por siempre retratos” y cuenta con varias obras de Annemarie Heinrich, por cuyo lente pasaron Eva Duarte, Tita Merello y Bárbara Mujica. Está también su compañera, María Elena Walsh, retratada por Grete Stern en 1952. Hay un hermoso retrato familiar hecho por Alejandro Witcomb en 1910 y fotos de Arturo Illia, Victoria Ocampo, Julie Wiesz, entre muchos otros.

La parte central de la muestra, y la más extensa, engloba las secciones “Trabajo, Fe, Armas y consecuencias, y Hogar y fiestas”. La realidad latinoamericana, la cultura, la religión, el trabajo, los acontecimientos sociales y la geografía son atravesados por la fotografía y el exquisito ojo curador de Facio. Son fotos conocidas pero que nunca vimos juntas, formando un todo tan nuevo y abarcativo.

Están Sebastiao Salgado con “Otras Américas”, la foto titulada “Hilanderas” del brasilero Nair Benedeto, el mítico “Quijote de la farola” de Alberto Korda en La Habana en tiempos de la revolución. Y muchos argentinos: Marcos Zimmerman, Andy Goldstein, Eduardo Longoni, Adriana Lestido, Marcos López y hasta Fernando Paillet con su “Brindis” de 1920.

Además, la sección “Mirada interior” tiene fotomontajes, trabajos de laboratorio y una parte más experimental de la fotografía de autor. Marcos López con su foto “Proa” de 2005, un fotomontaje de Annemarie de Lucas Demare y su orquesta, y su autorretrato –pionero de las selfies–, Horacio Coppola, Julieta Escardó, Guadalupe Miles, los  sueños de Grete Stern y otras delicias que describen las búsquedas más personales. En esta parte llama la atención “Los treinta Valerios” realizada entre 1890 y 1900 por el brasileño Valerio Viera, quien trabajó una década en este original fotomontaje con 30 autorretratos que aplicó sobre una toma en la que todos los personajes son él mismo.

Impresiona la soltura y la habilidad para curar, ordenar y lograr armonía entre tantas temáticas, épocas y estéticas de Facio. Se ven la sensibilidad y la extensa experiencia de esta mujer que en la época de las galerías y colecciones privadas se mantiene coherente con la  tarea de toda su vida. Dice que no se cree propietaria de estas obras, que no las considera un bien económico y que no podría vender una foto que le regaló Annemarie o cualquiera de sus colegas, y que finalmente lo que importa es el diálogo entre la foto y el espectador. Gracias a esta toma de posición, podemos disfrutar de la muestra que ya es patrimonio de todos.

 

Latinoamérica. Hasta el 1 de febrero en el Museo Nacional de Bellas Artes, Av. del Libertador 1473. Entrada gratuita. Lunes cerrados. Visitas guiadas a la tarde.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario