Diario Z.">

Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gobierno Macri: Cero en basura

Por Pablo Bergel. Legislador bloque «Bien Común». Especial para Diario Z.

Email This Page
basura_dyn2 BUENOS AIRES 29/12/14, ACUMULACION DE RESIDUOS DEBIDO A UN CONFLICTO GREMIAL, ESTA MAÑANA, EN LA AVENIDA ALBERDI AL 1100 EN EL BARRIO PORTEÑO DE CABALLITO.

La ley 1854 se basa en el principio de “Basura Cero” que postula la reducción progresiva de la generación y el entierro de los residuos por medio de un conjunto de medidas orientadas a un paradigma completamente distinto de gestión de los RSU. Esto implica separar todas las fracciones de residuos, recolectarlas de manera diferenciada y tratarlas según su condición, para recuperar y valorizarlas como nuevos recursos productivos. Aquellos componentes de los residuos que no pueden reciclarse, volver a usarse o compostarse deben ser reemplazados en su producción. Un punto crítico de este paradigma es el tratamiento diferenciado y la recuperación, mediante compostaje domiciliario, comunitario o en plantas grandes, de la fracción orgánica que constituye el 45% del total de la “basura” que generamos los porteños.

Contrariando el paradigma de “Basura Cero”, el gobierno de Macri ignora el tratamiento diferenciado y el compostaje de la fracción orgánica: no hay campañas para su separación en origen, se la confunde con “húmedos” en general o falazmente se la denomina basura. Así se relega el tratamiento específico que debería tener desde su origen en el hogar a un tratamiento en el final del proceso, una vez que los restos orgánicos están contaminados con todo tipo de otros residuos y llegan a las costosas plantas MBT, que están diseñadas para recibir los residuos “mezclados” y no permiten ni estimulan el cambio de hábitos de los ciudadanos, sino que, por lo contrario, los consolida.

En octubre entraron en funcionamiento los nuevos contratos de recolección de los residuos, sin tratamiento ni aprobación de la Legislatura, incumpliendo el gobierno con la Constitución de la Ciudad. Este gambito ilegal nos privó a los diputados de poder discutir esos contratos, que por una década sujetan a la ciudad. Estos contratos, además, resultan inexplicablemente caros, ya que el precio de la licitación al comienzo es de $1239 por habitante. Una investigación del ex legislador porteño Martín Hourest estableció que Madrid gasta $660 por habitante, y que las ciudades de Córdoba y Rosario destinan $775 y $398 respectivamente. En suma, el contrato más importante de la Ciudad de Buenos Aires se concedió sin aval ni el acuerdo de los representantes de los vecinos a unos precios más que sospechosos.

El gobierno, de esta manera, tira por tierra cualquier gestión seria basada en la recuperación y el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos, y las empresas justifican su existencia y realizan pingües negocios transportando ese contenido mezclado a los rellenos sanitarios o a las plantas MBT. En definitiva: cero en basura y mucho mal olor.

DZ/rg

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario