Tiempo en Capital Federal

10° Max 5° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 48%
Viento: Suroeste 30km/h
  • Miércoles 28 de Julio
    Cubierto  11°
  • Jueves 29 de Julio
    Despejado  12°
  • Viernes 30 de Julio
    Despejado  14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gillespi y Melero presentan “Desayuno en Ganímedes”

Este viernes llevan a la sala Caras y Caretas las composiciones de un disco que describen como el resultado de “un par de años de ensoñaciones musicales”.

Por Néstor Rivas
Email This Page
gillespi

Ganímedes es el satélite más grande de Júpiter y también de todo el sistema solar. Su superficie está cubierta de silicio, su núcleo es de hierro líquido y posee un océano interno más grande que todos los océanos de la Tierra juntos. Un escritor peruano, adepto a la ufología, retrató las costumbres de sus supuestos habitantes en una ¿novela? que todavía es objeto de culto entre los amantes de lo muy raro. Yo visité Ganímedes, de Yosip Ibrahim, es el título de ese libro cuya lectura Gillespi (trompetista) y Daniel Melero (compositor, productor, multiinstrumentista instintivo) compartieron sin saberlo hasta que las vueltas del destino los reunió en un proyecto común.

Desayuno en Ganímedes es el resultado de un par de años de ensoñaciones musicales. Grabaciones realizadas en el fondo de mi casa, ahora mi estudio de grabación y otras en mi computadora portátil durante un viaje por el norte argentino”, cuenta Gillespi que hizo sus primeras armas colaborando con Sumo y luego trazaría una vasta carrera en los mundos del jazz, el rock y los medios de comunicación.

“El encuentro casual con Daniel Melero, a quien admiro desde épocas remotas, determinó que trabajáramos juntos en este material. Me dijo ´enviame las sesiones de lo que grabaste, incluso aquellas cosas que no te gustan o te avergüenzan´. A los pocos días recibí como devolución un par de mezclas y la propuesta de continuar el trabajo juntos en un estudio”.

Daniel Melero, se sabe, es un colaborador nato. En paralelo a su carrera solista, ha tenido un rol destacado como productor en discos clave de los años 90 (San Cipriano, de Los Brujos; Dynamo, de Soda Stereo), además del excelente Colores santos que compartió con Gustavo Cerati.

Este desayuno de Gillespi-Melero es rico en bajos expandidos, sintetizadores ominosos, programaciones orbitales y trompetas intergalácticas. Tras una introducción oscura (“Ganímedes”), sobreviene el largo cuelgue de “Moho”, que da paso al respiro funky de “Asimov”.

Hay protocanciones en las que Melero canta (“Soy tan”, “Me gusta así”), experimentación ambient (“Leña”) y algo así como bossa nova (“Jobim”). Además de la trompeta, Gillespi aporta flugelhorn, bajo, saxo, guitarras, sintetizadores y piano. Melero se hace cargo de las voces y de los teclados, junto a Yul Acri. Paul Thielen, en la batería, aporta tracción a sangre en la marejada de bits.

“Fueron horas de éxtasis musical”, continúa Gillespi. “Encontré en Daniel un aliado para mi música y un gran estímulo para mi vocación de multiinstrumentista, además de la trompeta, he sido el bajista del disco, entre otros instrumentos adicionales. Es el disco más libre que grabe en mi vida y el comienzo de una nueva forma de ver la música”.

Habrá que escuchar para creer.

 

Viernes 1 de abril, a las 21. Sala Caras y Caretas 2037 (Sarmiento 2037). Entradas desde $150.

 

DZ/nr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario