Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Germán Trippel: ‘Yo quiero buscar mi actor’

Conocido hasta ahora sobre todo por su paso por Mambrú, el cantante vuelve a los escenarios en la versión teatral de Tango feroz. 

Por Lucila Rolon
Email This Page
german tripel german tripel
german tripel german tripel
Anterior Siguiente

Hace 20 años, Tango feroz rompía récord de audiencia: más de 1.700.000 personas la vieron solamente en nuestro país. Fernán Mirás, en la piel de Tanguito (José Alberto Iglesias Correa, 1945-1972), encarnó el universo de ideales de toda una generación que intentaba abrazar el rock, la naturaleza y la libertad durante los años sesenta. El film de Marcelo Piñeyro se metía de lleno con la amistad, el sexo y el amor. Los sueños adolescentes nacían y morían por primera vez en pantalla gigante y a la vista de todos.
El 9 de enero de 2013, Tango feroz hará pie en el teatro Tabarís, en clave de musical y con dirección de Ariel del Mastro. Cada vez más lejos queda su paso por Mambrú –aquella banda pop de chicos fundada en un reality en 2002 con la que se inició como cantante–, Germán Tripel interpretará al personaje de Willy. En los últimos años se hizo un lugar propio en el mundo de la comedia musical y, dice, está feliz.
¿Te acordás cuando viste Tango feroz?
Sí, tenía 13 años. La fui a ver a unos cines que estaban cerca del Teatro Colón. Después de tantos años, sumarme a actuar acá es algo genial. Además, investigamos mucho para recrear la historia. Hablamos con la hermana de Tanguito, por ejemplo, para que nos cuente sobre él. Tratamos de hacer foco en su costado crudo, real, no de mito.
Te gusta el rock. ¿Cómo es cantar estas canciones, sobre todo, en un musical, algo poco común?
Son las mismas que aparecen en la película, más otras como “La marcha de la bronca”, “Libertad”, “En el hospicio”, al final, cuando Tanguito se vuelve loco. También hay tangos de Goyeneche… Yo nací con esas canciones: “Presente”, “El amor es más fuerte”… son temas que todos saben. Cantarlas, para mí, es como cantar un himno. En mi caso, mi personaje, además, toca. En realidad, mi personaje junta a tres personajes de la película: yo sería, de la banda, Antonio Birabent, y en la interacción con Tango, Willy y El Ruso, los dos managers que lo terminan traicionando. Haber estado en Mambrú me permitió el contacto con las multinacionales, así que, pude poner mucho de eso en este trabajo. Por supuesto que son otros tiempos.
¿Cuál es el elemento más fuerte de la historia?
Los años sesenta acá y la traición. En mi caso, cuento una traición económica, quizás es la más clara. Se da a partir de la aparición de las discográficas y la apertura del mercado. También aparecen traiciones políticas, el miedo a la represión, la desunión de la sociedad. Ariel del Mastro quiere empezar a contar cosas nuestras. El musical está en auge desde hace un tiempo y a la Argentina viene a estudiar mucha gente de Colombia, Brasil, Uruguay, Perú, es tomada como meca latina. Pero las obras, generalmente, son de afuera.
Después de la vorágine de Mambrú pudiste reinventarte y retomar la música. ¿Te imaginabas haciendo musicales?
¡No! En Mambrú no conocía a nadie. Con el que mejor me llevaba yo era con Gerónimo (Rauch). Él ya había hecho musicales. Además, su familia lo estimulaba. Su papá, por ejemplo, que es obstetra, canta hermoso. Pero yo no tenía ningún background anterior. Yo venía de la educación física, y no sabía qué iba a ser cuando terminara la banda. Tuve dos años medio deprimido. Lo que nos pasó a nosotros fue único. Tal vez pasen muchos años, pero no creo que vuelva a surgir una banda armada en televisión que viva lo que vivimos nosotros. El otro día me acordaba: hicimos 45 Gran Rex, dos Vélez, un River. Fue tremendo. Pero también tuvo su lado oscuro. La pasé muy mal cuando terminó y me encontré muy perdido de mis afectos y mi mundo de siempre.
¿Qué te seduce del musical?
Me cambió la cabeza. Encontré ese lugar que me divierte: contar historias con la voz, con el cuerpo, con la interpretación. Generalmente, a los cantantes les falta eso. Sumarle preparación. Yo quiero eso, buscar mi actor. Y bueno, encima en la obra conozco a Flor, nos enamoramos, nos casamos hace un año y ahora armamos nuestra banda, Flower Trip. Tocamos en eventos y en recitales propios.
¿Qué les dirías a las personas que tienen prejuicios con la comedia musical?
Hay un nuevo camino de musicales, como éste. Menos gente, música más rockera. Uno piensa que ahí cantan en lugar de hablar. Hoy se habla de teatro musical: cuando el actor ya no tiene palabras de tanta emoción, empieza a cantar, después a bailar. Por eso es bueno prepararse mucho. Afuera es así: Johnny Depp toca la guitarra y canta, ¡hay mil ejemplos! Eso es inspirador para todo artista. Además, sepan que los musicales no son siempre aburridos. Todo lo contrario.

 

En pocas palabras

• Nació en 1980.
• Estudió Educación Física.
• Grabó tres discos con Mambrú, el grupo que surgió en 2002 del reality show Popstars.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario