Tiempo en Capital Federal

15° Max 11° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 75%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 23 de Septiembre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Viernes 24 de Septiembre
    Despejado11°   17°
  • Sábado 25 de Septiembre
    Despejado12°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Georgina Bardach: “La nueva generación me ilusiona”

Dueña de los mayores logros de la historia de la natación argentina, la cordobesa repasa su carrera.

Por Matías Navarro García
Email This Page
georgina_bardach

La carrera de Georgina Bardach estuvo marcada por los extremos: de no gustarle el agua, pasó a ser una de las nadadoras más importantes de la historia del deporte nacional. De la misma manera, llegó a ser medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, pero tocó fondo tan sólo cuatro años después, en Pekín. Pensó en abandonar la profesión, pero se hizo fuerte en la adversidad y hoy colabora desde afuera de la pileta en la Confederación de Natación.

Cuando te retiraste, le agradeciste a tu primer entrenador el haber aguantado tus llantos en el comienzo de tu carrera, ¿fue un arranque difícil?
Cuando empecé a ir lloraba todas las clases, no me gustaba el agua, es la verdad. Yo hacía tenis y hockey, pero tuve que dejar el tenis porque no tenía competencia, y el hockey era un deporte muy torpe para mí. Me quedó natación, y así empecé.

¿Cuándo te diste cuenta de que la natación era lo tuyo?
No sé bien el momento, pero siempre me gustó y fui muy exigente en mis entrenamientos. Toda mi vida me comprometí completamente con lo que hacía. En mi casa siempre me dejaron hacer lo que yo quisiera. Me dejaban entrenar doble turno, con la única condición de que terminara el secundario por lo menos. Después intenté estudiar relaciones públicas y psicología, pero nunca terminé. No había forma: no me daban los tiempos ni las ganas.

En Sydney 2000, no pasaste a semifinales. Cuatro años después, en Atenas 2004, alcanzaste la medalla de bronce. ¿Qué cambió en el medio?
Principalmente, cómo encaré las cosas. Mi entrenador me dijo que íbamos a ir a los Juegos a competir, no a participar como lo hacía la mayoría. Además, el tiempo fue clave, tanto en la maduración personal como profesional. Los resultados de los torneos anteriores me hacían ilusionar y me daban confianza para llegar a eso. Estaba dentro de las posibilidades por lo que venía haciendo, esa medalla estaba a un paso.

¿Cómo fue el recibimiento en Córdoba pos medalla?
Una locura, no me lo esperaba. Antes de esos Juegos Olímpicos había tenido un par de resultados, como podio en un Mundial y medalla de oro en los Panamericanos del año anterior, así que era bastante conocida allá, pero después de esa medalla cambió todo, fue una locura. Me costó bastante asumirlo, porque soy muy tímida.

¿Qué pasó para que terminaras anteúltima en Pekín 2008?
La verdad, ya estaba harta de todo. Así como era previsible la medalla en Atenas, estaba dentro de los cálculos todo lo que pasó en ese torneo, era esperado. Había tenido un año muy malo de entrenamiento, un par de lesiones y muchos cambios.

¿Sentís que mejoró algo a partir del surgimiento del Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo)?
Cambió muchísimo. Lamento que me haya tocado en la última parte de mi carrera, pero fue muy importante. Antes no teníamos agua caliente ni para bañarnos y daba mucha bronca.

¿Ves tu futuro ligado al deporte?
Estoy trabajando en la Secretaría de Deportes de Córdoba. Una de las cosas que hicimos fue crear una escuela de natación para captar nuevos talentos. Ahora que dejé de nadar y tengo tiempo libre me parece que está bueno participar y poder cambiar algunas cosas.

¿Qué creés que habría que mejorar para que la natación se destaque?
Falta gente joven, porque la metodología que tienen en lo organizativo es bastante arcaica. Más que nada, los dirigentes se tienen que dar cuenta de que ellos no son las estrellas, y que hay que buscar lo mejor para los deportistas y, en segundo lugar, para los entrenadores. Tiene que haber gente que haya obtenido resultados. No puede ser que en una comisión técnica no pueda estar un entrenador con medalla olímpica porque hay diferencia de pensamientos. El día que estas cosas se vean diferentes, la natación va a mejorar.

¿Ves futuro en la competición a corto plazo?
Creo que mis resultados y los de Meolans incentivaron la participación y abrieron la puerta a nuevos sponsors. A los chicos que están ahora se les hace más fácil y hay una nueva camada muy buena. Hace un par de años, yo hubiera dicho que estaba preocupada, pero esta nueva generación me gusta mucho. Le falta todavía, pero me ilusiona.

Además

  • Nació en Córdoba en 1983.
  • Obtuvo el bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, la primera medalla olímpica de la natación argentina en 68 años.
  • En los Juegos Panamericanos de 2003 fue medalla de oro.
  • Batió 36 récords sudamericanos.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario