Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvia17°   23°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas20°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Ganancias a fin de mes

Por Eduardo Blaustein.
 

Mientras la Presidenta anuncia la suba del mínimo no imponible, en los despachos oficiales sostienen que este año será mejor que 2012, en materia de economía. En tanto, y pese la proximidad de las elecciones, las filas K no definen una estrategia final en relación con Daniel Scioli. 

 

 

Email This Page

La Presidenta finalmente anunció, además de otra suba de las jubilaciones y pensiones, el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias. La elevación del piso, del 20 por ciento, es muy moderada. Que sólo Hugo Yasky, de la CTA oficialista, estuviera en la Casa Rosada como único representante de una central sindical a la hora de escuchar a la Presidenta es una señal del estado de la relación entre el Gobierno y el mundo gremial. Pero incluso las declaraciones de Yasky posteriores al anuncio fueron muy poco entusiastas.

En mayo del año pasado el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra), cercano a la CTA oficialista, decía en un extenso estudio que por efecto de los retrasos en las actualizaciones del mínimo no imponible el número de asalariados registrados que abonaron ese impuesto ya había pasado del 8 por ciento del total en 2000 al 17 por ciento en 2011. El trabajo concluía que era imperioso actualizar tanto el mínimo no imponible como los montos que se perciben por asignaciones familiares, sin dejar de subrayar el carácter progresivo de un impuesto que cae en mayor medida sobre los que más ganan. Desde que se realizó ese estudio, la proporción de los trabajadores de la cuarta categoría que pagan Ganancias es mayor. Se calcula que fueron 2.300.000 trabajadores en 2012 y aunque ahora esa masa sea mucho menor, a medida que se vayan negociando las paritarias se volverá a una cifra parecida.

Los trabajadores casados que ganen diez mil pesos no pagarán nada por el impuesto. Los que superen los 15.000 pagarán 486 pesos. Los que pasen de 20.000, 1.627 pesos. Según explicó la Presidenta, los trabajadores solteros que cobren un sueldo bruto (antes de descuentos) de 8.360 pesos pagarán cero Ganancias. Lo mismo los casados con dos hijos con un salario bruto de hasta 11.563 pesos. Las cifras no parecen irracionales, aun cuando 15.000 pesos erosionados por el efecto inflación no conviertan a un trabajador casado y con dos hijos en millonario. Más irracional es que la discusión pública sobre la situación actual de los trabajadores argentinos pase por los que mejor ganan y no por la enorme dispersión de las escalas salariales, los (muchos) que ganan (mucho) menos que 15.000 o los que trabajan en el mercado informal. Para defender la política oficial Cristina dijo que la incidencia del impuesto en el total de la recaudación fiscal es menor a la de países vecinos. Si en nuestro país significa el 5 por ciento, en Brasil es el 7 y en Chile y Uruguay el 8 por ciento. Aun así, el cálculo de sentido común indica que ha habido una sola actualización del piso: 20 por ciento contra dos años de inflación superior a ese mismo 20 por ciento.

No tan mal

Cristina, junto a estos anuncios, anticipó una noticia nada desdeñable tras un 2012 complicado: el desempleo, pese al bajo crecimiento de la economía, hoy está en el 6,9 por ciento (contra el 26 por ciento del paro en España). Si se salió aceptablemente de un año difícil, en los despachos oficiales siguen diciendo que este año será mejor que el que pasó. Mayor el crecimiento de la economía, menor la presión por pagos de la deuda externa, mayores también los márgenes de acción para que el Estado invierta en obra pública, envío de recursos a intendentes y gobernadores, más recursos para desarrollo en infraestructuras o despliegue de políticas sociales. Todo eso no deja de ser más que significativo en un año electoral.

Defenderse de la inflación

Cristina venía, tras su gira por Asia, de hacer un nuevo reconocimiento del problema inflacionario, lo cual es un módico avance. Sólo que lo hizo con una frase opinable: “Es el propio usuario y consumidor el que tiene que hacer valer sus derechos”. Eso lo puede decir algún activista de una ONG de consumidores más o menos liberal, pero no una jefa de Estado que basa buena parte de sus virtudes en el fortalecimiento del rol de ese Estado. ¿Ante quién puede defenderse el consumidor frente a la inflación y con qué resultados?

En tanto, el kirchnerismo por momentos parece ir y venir en su estrategia respecto de Daniel Scioli. Amado Boudou perdió la posibilidad de vender mejor una importante demostración de fuerza como fue la reunión en Santa Teresita de más de 60 intendentes y legisladores bonaerenses kirchneristas. Como la decisión respecto de la sucesión presidencial pasa por no más de tres o cuatro personas, incluida Cristina, se sabe poco acerca de cuál será la estrategia final para con Scioli. Por supuesto que Scioli mismo, cuando pidió discutir el tema de la inflación, no lo hizo de manera inocente. Horas antes se había sabido que el Gobierno fortalecerá el envío de recursos a las intendencias bonaerenses sin pasar por La Plata. En ese sentido, y en el de la cantidad de intendencias que articulan políticamente Scioli “versus” el gobierno nacional, la ventaja sigue siendo claramente para el segundo.

Pero el ex motonauta, como siempre, permanece fuerte en las encuestas.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista, escritor, autor de Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso.