Tiempo en Capital Federal

29° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Noroeste 22km/h
  • Martes 19 de Noviembre
    Nubes dispersas22°   26°
  • Miércoles 20 de Noviembre
    Cubierto23°   30°
  • Jueves 21 de Noviembre
    Cubierto con lluvias21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gallardo lo hizo

El DT le devolvió al equipo millonario convicción y audacia.

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
11-12-2014_marcelo_gallardo_festeja_los_goles

Gallardo lo hizo. Consiguió el objetivo buscado sin decaer nunca en su dedicación por alcanzarlo. El entrenador no se cansó de repetir que River Plate jugaría con el deseo de ganar el torneo local y la Copa Sudamericana, pese a que contaba con un plantel escaso, con muchos chicos de inferiores y pocos recambios de jerarquía.

Gallardo lo hizo porque cambió el estilo de un equipo que había ganado el título con Ramón Díaz como entrenador, pero sin convencer ni mucho menos planear haber quedado en la historia del club por su manera de jugar. Con su sello, Gallardo dotó al equipo de un hambre ofensivo, de una audacia poco vista en los últimos años en el fútbol argentino.

Gallardo lo hizo porque recuperó a Carlos Sánchez y a Rodrigo Mora, los dos uruguayos descartados por Ramón Díaz que volvieron a pleno y porque también supo armar una defensa casi invulnerable que tuvo en Barovero, Maidana y Mercado a sus puntos altos.

Gallardo supo darle continuidad a Leo Ponzio y la contención necesaria para que fuera otra vez aquel mediocampista duro, con panorama de juego, que supo ser años atrás y así logró que la ausencia de Kranevitter se extrañara menos. Lo mismo pasó con Cavenaghi, eclipsado ante un enorme Teo Gutiérrez, una de las figuras del torneo pese a sus irregularidades en cada encuentro.

Gallardo lo hizo porque River seguía atacando cada vez que convertía un tanto y no se replegaba como casi todos los demás equipos. Esa decisión la mantuvo siempre y además le agregó un plus: arrancó nueve partidos en desventaja y supo empatarlos o ganarlos. La presión y el esfuerzo, sumados a la valentía de ir al frente siempre, hicieron el resto.

Gallardo lo hizo porque alcanzó algo único: nadie había sido campeón como jugador de copas internacionales y también como técnico. En su breve ciclo al comando del plantel, lo consiguió con armas limpias y elogiables.

River, con Gallardo, tiene futuro. Volverá al juego grande de Sudamérica y entenderá que muchas veces vale empezar desde abajo, volver a las fuentes, encontrar adentro mismo las armas para jugar mejor. Gallardo necesita -si se piensa en grande- refuerzos, apoyo total y libertad para diseñar un equipo que supere lo que se logró y hacer crecer la ilusión hasta límites increíbles.

 

DZ/nr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario