Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 83%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso14°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gabriela Massuh: “Rodríguez Larreta es macrismo aumentado”

La escritora y destacada gestora cultural hace un repaso sobre la actualidad de la Ciudad, los desafíos sociales y las tensiones sobre las tierras vacantes por la presión inmobiliaria.

Por Franco Spinetta
Email This Page
GabrielaMassuh

Escritora, editora, gestora cultural, autora del libro El Robo de Buenos Aires, Gabriela Massuh impulsa la campaña por una Carta del Derecho a la Ciudad, en la participan intelectuales, políticos y referentes sociales. Allí intentan visibilizar un modelo urbano que se opone al propuesto por el gobierno porteño. “Queremos dejar por escrito qué ciudad queremos. En la presentación que hicimos en la Legislatura, en el Salón San Martín, hubo 250 personas de distintas organizaciones, con el apoyo de facultades como las de Ingeniería y Medicina. Hay mucha respuesta social”, asegura.

¿De qué se trata la Carta?
Es una idea del Observatorio del Derecho a la Ciudad, de su fundador, Jonatan Baldiviezo. A fin de año se va a renovar el Código de Planeamiento Urbano, que está vencido, y también el Código de Edificación y el Plan Estratégico Buenos Aires 2036. Esto debería pasar por las comunas y la Legislatura, pero el Gobierno tiene una comisión secreta que ya está preparando los cambios. Tememos que haya un intento de legalizar las contravenciones que ya existen en las edificaciones. Hay que hacer una acción visible para que se comprenda que la ciudadanía no quiere eso.

¿Usted cree que se podrá saltear el paso legislativo?
Van a intentar modificarlo sin pasar por la Legislatura. Si lo mandan, lo hacen público y es lo que no quieren. Van a transar como hacen siempre, y si tuvieran que mandarlo, conseguirán los votos de la oposición a cambio de cargos en las próximas elecciones. Así se aprobaron todas las leyes de los pactos PRO-K. ¿Qué ciudad queremos? Una en la que las decisiones no sean centralizadas ni por la Legislatura ni por el Ejecutivo, en la que se respete la ley de comunas. Eel gobierno convoca todo el tiempo a reuniones, en una especie de simulación de participación.

¿Qué tipo de Ciudad propone el PRO?
Hay una enorme corrupción detrás. Hay cuatro o cinco sociedades constructoras que han hecho pingues negocios. Hasta ahora les ha ido bien con este capitalismo de inversión para nada. Ellos los venden como crecimiento y modernización, pero no hay nada de eso. Hay problemas de luz y agua. Hay tanta construcción que la infraestructura no alcanza. Esto es una puesta en valor para hacer de la Ciudad un lugar para invertir los excedentes de la droga y la soja. Lo que se necesita son viviendas sociales. La población de las villas se incrementa día tras día. Ya hay casi medio millón de personas, el 15% de la población. Al mismo tiempo, se sigue construyendo en una Ciudad donde no aumentan los habitantes. ¿Para quién construyen?

¿Y quiénes están comprando?
Hay compradores, sobre todo extranjeros. Hay dos cuestiones ligadas a este tipo de inversiones. Una la mencionó el legislador del Partido Obrero, Marcelo Ramal, y tiene que ver con los holdouts. Para pedir crédito nuevo, primero hay que pagar la deuda, cosa que ya se hizo. Y también hay que tener garantías. Con Menem, la Argentina tenía las empresas públicas. Ahora ya no hay casi nada. ¿Qué hay que tenga valor?

Tierra.
Exacto. El otro motivo tiene ver con la visita de Macri a Chile y su rol como observador sobre el Tratado del Pacífico, que significa la eliminación de las Pymes, de la educación pública, la salud pública, baja los sueldos y pone al país a disposición de los inversores. De alguna manera, lo que está haciendo Rodríguez Larreta se enmarca en esta situación y es mucho más avanzado que lo que hizo Macri. La prueba está en el Campo de Polo, donde directamente son constructoras norteamericanas las que están haciendo lobby.

¿La Ciudad es un teatro de operaciones de esas nuevas alianzas?
Sin lugar a dudas. La Ciudad juega con Nación alineados en un frente con los Estados Unidos, que se opone al otro frente de Rusia y China, que no es mejor per se, pero ésa es la disputa. Las tierras del Tiro Federal estuvieron a la venta en inglés, antes de que se conociera el proyecto de venderlas. Todas estas construcciones rompen el tejido y la identidad social, destruyen la educación y la salud públicas… es terriblemente exclusivo.

 

 

«Hay cuatro o cinco sociedades constructoras que han hecho pingues negocios.  Les ha ido bien con este capitalismo de inversión para nada. Ellos lo venden como crecimiento y modernización, pero no hay nada de eso»

 

 

¿Cómo se enmarca en su descripción la decisión de urbanizar la Villa 31?
¿Es realmente una urbanización? Ahora dicen que no abrirán calles en las villas para “respetar la fisonomía de los barrios”. Es una necedad, ¿cómo no van a abrir calles para que entre una ambulancia o un colectivo? Dicen que lo hacen con el afán de respetar la identidad visual y edilicia. ¿Van a respetar en las villas cosas que no hicieron en el resto de la Ciudad? Han destruido barrios enteros, que perdieron la sustancia urbana. La cuestión es que van a otorgar las escrituras, y entonces los inversores inmobiliarios van a salir con agresividad a comprar por unidad. Lo que es legal es urbanizarlas, pero ellos prefieren tierra arrasada para los inversores. La urbanización es por ley.

¿Y cómo piensa que van a controlar el conflicto social?

Mano dura. Es un poco también lo que venían mostrando ante situaciones de conflicto. En el Borda, en el Indoamericano, el barrio Papa Francisco, la Sala Alberdi… Les importa muy poco la conciliación y veo, también, un enorme desprecio por la pobreza. Para ellos no hay plan. Y tiene que ver con cierta banalidad, con regirse por una ley abstracta que sólo beneficia a un sector económico.

¿De qué se trata esa banalidad?
Es la peor forma del autoritarismo: no te importa el otro. Macri dice todo el tiempo: “No hay otra alternativa”. No hay otro Dios que Dios, no hay otro capitalismo que éste. Es un monoteísmo fundamentalista. Walter Benjamin decía que el capitalismo es una religión y yo agrego que es la más fundamentalista.

¿Y esta versión del PRO?
La más salvaje. Macri no tiene ninguna sensibilidad social. ¿Cómo no va a haber ninguna alternativa a sus planteos? ¡Siempre la hay! ¿Quién decía “there is no alternative”? Margaret Thatcher. Hasta el informe de pobreza de la UCA dice que la teoría del derrame no funciona.

 

 

«Macri dice todo el tiempo: “No hay otra alternativa”. No hay otro Dios que Dios, no hay otro capitalismo que éste. Es un monoteísmo fundamentalista. Walter Benjamin decía que el capitalismo es una religión y yo agrego que es la más fundamentalista»

 

 

¿Qué piensa del gobierno de Rodríguez Larreta?

Rodríguez Larreta es un macrismo aumentado. El staff que quedó en la Ciudad es bastante mediocre, todo se repartió a nivel nacional y provincial. Quedó un ejército de reserva. Y se sigue con una política de estímulo a la construcción cuando no necesitamos que construyan más.

Hay muchos espacios verdes o libres que están en riesgo.
Muchos más en sólo siete meses de gobierno: todos los días aparece un nuevo proyecto para vender o concesionar espacios. Sólo durante el gobierno de Macri se privatizaron 200 hectáreas: el barrio de Constitución, entero.

¿En qué se benefició la Ciudad con esa cesión?
Está cada vez peor. No cambió nada para la educación pública. Se gasta más en publicidad, ahora se le compran tablets a los abuelos… es una burla. Hay un gran desprecio por la gente humilde y eso me despierta un instinto de verdadero odio. Este modelo genera expulsión.

¿Cómo evalúa el panorama político?
Martín Lousteau fue una absoluta decepción, sobre todo cuando aceptó el cargo de embajador en los Estados Unidos. En su campaña él planteó otro modelo de ciudad y ahora nos dejó en bolas. Es muy difícil construir una alternativa, a menos que la ciudadanía se junte alrededor de una propuesta y una alternativa. Estamos muy atomizados.

¿Qué Ciudad construye el macrismo?
Una ciudad de pequeños ghettos. Cada vez va a ser peor: ricos por un lado, pobres por el otro. Y tierras de nadie, liberadas como para dar cauce libre a la delincuencia.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario