Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Gabriel Rolón: ‘Escucho a todos con respeto’

Pausado y reflexivo, no reniega del lugar que ocupa como ‘terapeuta mediático’.

Por
Email This Page

El licenciado en Psicología Gabriel Rolón conoció el éxito con sus libros anteriores Historias de diván y Palabras cruzadas, donde contaba las historias de vida de sus pacientes y la lucha por superar los dolores y conflictos del mundo moderno. Este año dio un paso más en su carrera como escritor al publicar su primera novela, Los padecientes, un atrapante thriller psicológico: «Sin duda el salto de género implicó la necesidad de acomodarse al formato novela y al relato ficcionado. Pero mentiría si dijera que me costó mucho. Por el contrario, fue algo placentero, disfrutado. No tener la presión de cuidar tanto a los personajes para no lastimar ni exponer a las personas reales. Eso me dio la oportunidad de jugar con las emociones y los acontecimientos hasta el límite. Adrenalínico, pero hermoso», cuenta Rolón.

Paula Vanussi recurre al prestigioso psicoanalista Pablo Rouviot para que certifique ante el juez la inimputabilidad de su hermano Javier, acusado de matar al señor Vanussi padre, un oscuro empresario. El Rubio, como llaman sus amigos al protagonista, comienza a adentrarse en el caso obsesionado por la búsqueda de la verdad, en medio de una trama de relaciones humanas complicadas y peligrosas.

Mucho antes de este presente como escritor, Gabriel Rolón
se hizo conocido por su trabajo en radio junto a Alejandro Dolina en La venganza será terrible. Además, por la difícil tarea de analizar al aire a la paciente Elizabeth, la mismísima Negra Vernaci, en su programa por FM Rock & Pop, Tarde Negra.

En televisión Todos al diván fue el programa que hizo
junto a Roberto Pettinato y Karina Mazzocco. Luego tuvo su propio programa en radio Mitre, Noche de diván, y transmitido por América TV, Terapia. Tanta exposición lo ubicó en el lugar de «terapeuta mediático» y lo expuso a que lo paren por la calle para hacerle consultas, como lo cuenta en la historia de Amalia («La dama de los duelos») en Historias de diván, la mujer que fue directamente a la barra del Café Tortoni para solicitarle una consulta profesional.

«Muchas veces me paran para hacerme consultas. Pero es algo que se genera por mi lugar en el imaginario de la gente. De modo que, aunque no tenga respuesta para eso, los escucho a todos con respeto», dice, casi con una sonrisa, el licenciado Rolón.

Los Padecientes es un best seller que vende más que Umberto Eco y Mario Vargas Llosa. ¿Temió que despertara menos interés que sus libros anteriores?
Era un riesgo que decidí correr desde el primer momento. De modo que no permití que me presionara en la escritura. En ningún momento pensé una escena porque fuera ganchera y sirviera para vender. Conté tranquilamente la historia que quise narrar. En este sentido, desde la editorial me quitaron toda la presión de encima. Apostaron a que hiciéramos el libro que queríamos. La venta fue algo que no consideramos, aunque obviamente estamos felices por el éxito de Los padecientes.

¿Cuál fue la devolución que le hicieron Vernaci y Dolina en calidad de lectores?
La Negra no me dijo nada, por lo que deduzco que aún no la leyó. Suele hacer eso. En cuanto a Dolina, me dijo que le parecía un relato atractivo y ágil, y quedamos en hablar cuando nos viéramos en persona. Cosa que espero se dé pronto, no por la crítica, sino por el gusto de verlo y charlar con él.

¿Cómo reparte su tiempo entre el consultorio y los medios?
En este momento, excepto lo que hago con La Negra en Rock and Pop, que es una sola vez por semana, no tengo ninguna columna. Por eso hoy me estoy dedicando más a la escritura y a la práctica clínica. En otros momentos fue algo complejo de coordinar. Ahora no, por suerte.

¿Qué lugar elige para escribir?
Escribo en cualquier lado. No tengo problemas para concentrarme ni necesito preparativos demasiado raros. Si puedo elegir, prefiero algún bar en el que me sienta cómodo, mirar por la ventana cada tanto y relajar la mente para volver sobre la escritura, o mi consultorio.

¿Y su bar preferido?
Clásica y Moderna.

Ya hemos conocido al escritor detrás del psicoanalista. ¿Sabremos también de las canciones del músico Gabriel Rolón?
Ojalá. Hay una misa de Réquiem para mi padre que espera a ser terminada. Quisiera tener tiempo para componer. Pero crear mundos musicales seriamente es un placer que requiere de tiempos que aún no me he dado.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario