Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 86%
Viento: Sureste 24km/h
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   20°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fútbol y deuda: Incertidumbre mundialista

Todo pareció importar menos que el gol de Ángel Di María a los 118 minutos. Sin embargo y en simultáneo, la Argentina juega en los tribunales de Estados Unidos otro torneo, contra los fondos buitre, de consecuencias mucho más perdurables para el país.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
buitres_futboleros

El Indec sigue reconociendo datos grises sobre la caída de la actividad económica. Un puñado de fondos buitre y un juez estadounidense, republicano, octogenario y malhumorado pueden decidir la catástrofe económica y social para 40 millones de argentinos. El vicepresidente fue procesado. Se cumplieron 40 años de la muerte del político que fundó el peronismo, el movimiento que posiblemente seguirá gobernando al país con el presidente que sea… Pero el nombre de Perón pareció significar poca cosa el martes pasado, y lo mismo los fondos buitre, y Amado Boudou. Estaba previsto pero aun así asombra: todo pareció importar menos que el nombre propio de Ángel Di María y el gol que hizo a los 118 minutos del alargue. Al menos así fue por unas horas o un día.

No es el primer Mundial de Fútbol que se juega en un escenario sombrío para la Argentina. Sucedió con el de 2002 (el del posestallido) y el de 1982 (Malvinas). Para no hablar del Mundial del 78 y los aplausos de Videla. Se sabe: la derrota de Malvinas fue fundamental para acelerar el repliegue de los militares, aunque tarde o temprano los militares se retirarían por agotamiento, crisis económica, resistencias populares. En 2003 se comenzó a salir de la crisis a fuerza de política: con coraje, con creatividad, aprendiendo sobre la marcha pero también imponiendo el realismo crudo que planteó Néstor Kirchner: cliente muerto no paga deuda externa. Más de diez años después el mundo es tanto más injusto, más absurdo, más dominado por el capital financiero y para colmo enloquecido por lo más siniestro y radicalizado de ese poder financiero: los fondos buitre, que no son exactamente acreedores de la deuda original sino jugadores de ruleta feroces que saben articular con lo peor de la política y sistemas judiciales fundamentalistas, anclados en el concepto de propiedad privada de hace siglos.

Quién manda en el mundo

De un lado de la batalla contra los buitres, a favor de la posición argentina, se suman actores dispares presuntamente formidables: legisladores y gobiernos del Primer Mundo, presidentes de nuestra región, la OEA, el FMI, la Unctad, el Papa, los diarios internacionales de finanzas más conservadores. Del mismo lado se alinean ya no sólo los abogados del 92 por ciento de bonistas que aceptaron los canjes sino quienes expresan las concepciones más avanzadas sobre Justicia y Derechos Humanos en el mundo. Y sin embargo, va de nuevo, bufetes de abogados poderosos bien tratados por un juez a punto de jubilación, mediocre (calificado con un cuatro por una institución de abogados especializada en analizar el comportamiento de los magistrados estadounidenses) pueden más que los Estados, sus presidentes, los organismos internacionales y hasta los diarios financieros que presuntamente representan la sensatez presunta de Occidente. La Argentina tiene 30 días para evitar la caída en default y eventuales terremotos aún más graves. Cuenta con la simpatía de más de “medio mundo”, anunció que prepara una delegación para seguir negociando con el juez Griesa.

¿Prevalecerá la “sensatez” de Occidente o la de la ruleta manejada por poderosos? Hay alguna señal: un administrador de Elliot Managment, el fondo buitre de Paul Singer que pleitea con la Argentina, dio a entender que se podrían aceptar los modos de cobro que se usaron en las negociaciones acordadas entre el país y Repsol, así como con el Club de París. Ese abogado dijo en una entrevista que es “optimista” de cara a las negociaciones que se están desarrollando con el raro mediador designado por Griesa y hasta habló de ofrecer flexibilidad.

Boudou, en cinco o diez años

Si el que escribe prioriza en esta columna la batalla judicial contra los fondos buitre por encima del affaire Boudou-Ciccone es porque el primer asunto le parece enormemente más importante, porque afecta o afectaría a millones y no a una persona o a la imagen de un gobierno o al escenario electoral 2015 (y aun así relativamente: el antikirchnerismo ya tenía claro lo de Boudou para alimentarse y no puede crecer indefinidamente).
Si las cosas anduvieran mal con los fondos buitre dentro de cinco o diez años estaríamos presumiblemente mucho peor que hoy. Si dentro de cinco o diez años, en caso de que el juicio haya avanzado y finalizado, puede que Boudou esté juzgado o no con sentencia firme, que el kirchnerismo exista o no exista, pero el asunto (supongamos estos titulares: “La Corte Suprema confirmó la sentencia contra Boudou”/ “La Corte Suprema devolvió el expediente”) merecerá muy poco espacio en los medios y en las preocupaciones nacionales.

A marzo

La otra razón por la cual el que escribe prioriza el desafío de los fondos buitre por sobre el escándalo Boudou (casi como quien dice primero está la Patria y por último los hombres) es porque no le convence la actuación del juez. Es cierto que hay demasiadas “casualidades permanentes” en el accionar del vicepresidente. Pero de allí a que Boudou sea el dueño de The Old Fund o se haya quedado con esa empresa oscurísima que fue siempre Ciccone hay un trecho interesante, muchas dudas, poca investigación sobre la ruta del dinero.

¿Cuál fue el comportamiento de la oposición política en estos días sea ante el affaire Boudou o el problema con los fondos buitre? En relación con Boudou, se puede entender que muchos opositores crean cabalmente en la culpabilidad del vice y hagan política con eso y hasta que disientan entre ellos en cuanto a qué debe hacerse: si renuncia de Boudou, licencia, juicio político. Ante el otro tema, más relevante, de los fondos buitre, las reacciones son conocidas: endebles, mezquinas, flojas, titubeantes. Nunca una propuesta clara.

Si las diversas oposiciones políticas no actuaron aun peor (lo de Mauricio Macri diciendo “hay que aceptar lo que diga el juez Griesa” fue de lo peorcito) es porque algunos referentes están realmente preocupados ya sea por el país o porque a alguno de ellos es posible que le toque gobernar.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario