Tiempo en Capital Federal

29° Max 21° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 66%
Viento: Sureste 31km/h
  • Lunes 28 de Noviembre
    Nubes dispersas22°   29°
  • Martes 29 de Noviembre
    Cubierto22°   30°
  • Miércoles 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso22°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/11/2022 05:12:03
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fútbol: Candidatos para todos los gustos

Cumplido un tercio del campeonato, aún no está claro quiénes se perfilan con las mejores chances.

Por Alejandro Fabbri
Email This Page
argentino_junior_camponato_fútbol

Se supone que a esta altura del Torneo Inicial ya se perfilan los candidatos para ganarlo. Se supone que aquellos que han invertido más dinero y traído refuerzos de jerarquía son los que cuentan con las mejores chances. Se supone, además, que los clubes más poderosos siempre tienen alguna ventaja respecto del resto.

Bien. Cumplido el 32 por ciento del campeonato, la tercera parte, nada de esto es verdad. O, por lo menos, puede ser puesto en duda por cualquier futbolero que se precie de ello. Veamos: Boca trajo a Fernando Gago, repatrió al Cata Díaz, tiene a un Riquelme bien entrenado y con ganas, más allá de contar con el segundo goleador de la última temporada, Gigliotti. A todo eso tenemos que sumar la presencia de Carlos Bianchi como entrenador. Hasta ahora perdió y ganó en partes iguales, aunque la victoria inicial ante Belgrano en Córdoba no debería ser incluida. Boca fue muy favorecido por el juez Maglio y su asistente Scime. Debió perder esa noche. En ese caso reuniría cuatro caídas en seis fechas. De gran equipo ideado por Bianchi a este irregular grupo que otorga demasiadas ventajas en defensa hay un largo trecho. Boca tiene la peor defensa del torneo, con 11 tantos en contra junto con Racing. ¿Candidato a campeón? Mmmmmm.

La Academia tuvo que despedir a Luis Zubeldía por los bajos resultados y empezó el ciclo de Carlos Ischia con muchas más dudas que certezas. Transferidos Fariña y Centurión, con Zuculini lesionado, desbalanceado, el equipo insinuó una mejoría ante Lanús pero no pudo ganar. Racing, a pesar de tener a Saja en el arco, Pelletieri en el medio y Vietto-Viola adelante, está último con escasos dos puntos y ya se despidió de la Copa Sudamericana. Su otrora defensa rocosa hoy es un murallón que no contiene ni la ola más pequeña. Otro candidato que no es.

River persiguió sin suerte a Newell’s en el torneo anterior. No lo alcanzó pero tuvo premio con un segundo puesto meritorio. Ramón Díaz pidió a Fabbro y a Teo Gutiérrez y se los trajeron. Encima regresó Mora y llegó el colombiano Carbonero. El equipo se dio el gustazo de eliminar a San Lorenzo sin merecerlo, pero sigue en la Sudamericana con pronóstico accesible ante la Liga de Loja, un cuadro ecuatoriano sin demasiada historia ni jerarquía. Dos triunfos en seis partidos y tres caídas no le dan demasiada chapa para pelear el título. Quizá la Copa sea más fácil.

San Lorenzo armó plantel para ganar todo lo que jugase. River lo marginó porque Barovero se atajó todo y ahora está a dos partidos de ganar la Copa Argentina. En el Inicial, los continuos cambios de Pizzi se antojan lógicos y previsibles, para evitar fatigas y lesiones. La grave lesión de su goleador, Cauteruccio, le ha quitado un arma clave. El uruguayo había hecho el 50 por ciento de los goles del equipo y no tiene reemplazo, a pesar del buen plantel azulgrana. ¿Lo marginará de la pelea esa ausencia? ¿Podrá conseguir un sustituto de nivel? Sus cuatro victorias en seis partidos lo ponen en carrera, muy cerca del liderazgo. Un candidato rengo, ahora, sin los goles de Cauteruccio.

Newell’s se tuvo que desprender del fenomenal Scocco a cambio de buen dinero y no pudo evitar el alejamiento del Tata Martino, reemplazándolo por un técnico sin historia, pero bien rojinegro como Alfredo Berti. Perdió gol, pero mantiene su juego y su fisonomía. No es el mismo del Torneo Final, pero se parece mucho. El último viernes, un Vélez juvenil y entonado le dio una lección de fútbol y contundencia. Está Trezeguet y está Aquino para sustituir lo que se llevó Scocco. No parece tarea sencilla. Quizá sea el más candidato de todos, pero…

Vélez, quedó dicho, apuesta a muchos y buenos juveniles, aunque prenden velas para que Mauro Zárate se recupere pronto y sea el crack que prometía cuando se fue a jugar por el mundo. Tiene también la doble competencia con la Sudamericana y es una ilusión que nadie le quita a Gareca y sus muchachos. De la punta, también están lejos. Tan lejos como Lanús, que incorporó como casi nadie (Somoza, Santiago Silva, Melano, Acosta, el Marciano Ortiz) y todavía no termina de convencer. Promete, de a ratos se despierta y mejora, pero no le alcanza. También se dio el gusto de eliminar a Racing en la Copa y quizá deba dirimir con River la clasificación en dos fases más.

Colón siempre ha sido candidato en la previa, pero enseguida se caía. Ahora le dio toda la confianza a Rubén Forestello y el técnico joven no se achicó. El equipo está bien balanceado, pero aún le falta un golpe de horno, lo mismo que a Gimnasia, retornado a la categoría con un inicio que asombró a todos. Lo mismo se podría decir de Godoy Cruz, que tiene buen equipo pero no parece acomodarse a una pelea grande: esta vez le tocará sumar puntos para quedarse en la A.

En silencio, con un plantel balanceado y un técnico inteligente y riguroso, Arsenal también apuesta a dos frentes. Semifinalista de la Copa Argentina y segundo en el torneo, tendrá un examen interesante midiéndose con River, en Sarandí. Se quedó sin Jorge Ortiz, se le fue el gol de Benedetto, pero mantiene un estilo, su personalidad y el trabajo colectivo. ¿Candidato? Es posible.

El puntero, aunque muchos se pellizquen y crean que es una broma, es Argentinos Juniors. Sí, el modesto cuadro de Caruso Lombardi, que tiene que sumar muchísimos puntos para mantener la categoría. Con cuatro triunfos, un empate y una sola caída, Argentinos apuesta a los grandotes (Migliore, Palomino, Freire, Barraza, Barisone, Boyero y Miranda pasan el 1,85 m) y le sale bien. Con una de las revelaciones del torneo (Droopy Gómez) y un técnico que no da puntada sin hilo, mira a todos desde arriba.

El resto está para pelear. Son actores de reparto de una película que no tiene un actor principal. Lo curioso es que todos saben que cualquiera puede serlo, porque no hay un papel previo entregado a nadie. Candidatos son todos. Lo imprevisto es ley hoy en el fútbol nacional.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario