Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   31°
  • Lunes 30 de Noviembre
    Muy nuboso con lluvia17°   23°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas20°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Frente de artistas del Borda: El arte como herramienta

Pacientes y psicólogos buscan visibilizar qué sucede dentro del manicomio.

Por Natalia Arenas
Email This Page
marcha_24_02

Son pacientes o psicólogos, y unos y otros son artistas. Desde 1984 trabajan juntos para cambiar el sistema de salud mental. El Fren­te de Artistas del Borda (FAB) se describe a sí mismo como una herramienta de denun­cia y transformación social en el que parti­cipan artistas internados y externados del hospital neupsiquiátrico de hombres. Este espacio de lucha contra la desmanicomiali­zación empezó con dos talleres y hoy cuen­ta con 13: de plástica, periodismo, teatro, marionetas, música y expresión corporal, entre otros.

Através de los talleres artísticos, el Frente de Artistas del Borda produce obras “que trascienden los muros, cuestionan el imaginario social de la locura y proponen la desmanicomialización: una atención inclu­siva de las personas con sufrimientos men­tales”. El arte “no sólo cumple una función terapéutica sino que recupera a los internos como seres humanos”, define Alberto Sava, fundador del FAB.

“El manicomio rompe con las posibili­dades que tiene el ser humano de crear, de pensar, de sentir y de hacer, y nosotros, a través del arte, intentamos recuperar esas capacidades”, explica Sava.

El arte dentro de los hospitales psiquiá­tricos se convierte en un modo de vincular a los “compañeros” (como se llaman entre ellos) con el afuera y, también sirve como instrumento para cambiar el imaginario so­cial sobre lo que es un enfermo mental. “El manicomio es un campo de concentración, donde se violentan todos los derechos hu­manos, entre ellos las capacidades que te­nemos como seres humanos”, detalla Sava, y ejemplifica: “Los mismos pacientes dicen ‘nosotros somos un ladrillo más del hospi­tal, somos un objeto’. Y el arte intenta que vuelvan a sentir que son sujetos”. Como el FAB y, en algunos casos, a propósito de él, otras instituciones y espacios artísticos se fueron armando: La Colifata y Cooperanza (también dentro del hospital Borda) son tan sólo dos ejemplos donde el arte funciona como espacio de resistencia y expresión.

“Las personas que viven en manico­mios están internadas por la ciencia, dete­nidas por la justicia y desaparecidos social­mente”, expresa Sava, y destaca que “en el momento en que son desaparecidos social­mente, dejan de existir”.

“El arte lo que intenta es que vuelvan a existir, que vuelvan a ser visibles, que esas voces acalladas se vuelvan a escuchar”, concluye.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario