Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 72%
Viento: Sureste 28km/h
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Parcialmente nuboso16°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado20°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Francisco Tito Nenna: ‘Estamos trabajando para derrotar al macrismo’

Dirigente, docente y legislador, afirma que Macri devolvió la Ciudad a los años 90.

Por Karin Miller
Email This Page

¿Cómo evalúa los dos años de gestión de Mauricio Macri?
Primero y principal, no fueron de gestión. En estos dos años lo que hemos visto fue falta de gestión, de eficacia, de políticas de Estado. Hay políticas de Estado pero que tienen que ver con la transferencia de fondos a los sectores privados, con un Estado que vacía las políticas públicas. Hubo serios conflictos en las cuatro grandes áreas de políticas públicas: educación, vivienda, salud, desarrollo social. Conflictos como no se habían dado hace mucho tiempo en la Ciudad, en donde la desinversión en cada una de las áreas nos retrotrajo a la década de los 90. En la salud pública, en lo que respecta a los hospitales, la propia gente que utilizaba los servicios de salud fue la que la sostuvo con sus reclamos. En vivienda no ha habido una sola política de crecimiento, no se han construido viviendas en la ciudad de Buenos Aires y se ha vaciado el presupuesto en el Instituto de Vivienda llevándolo a su menor grado, solamente al sostenimiento del aparato burocrático. Lo que sí llevó adelante fue la política marketinera de arreglar las calles en los lugares donde él creía que tenía que arreglarlas. También hay un gasto enorme que no resuelve el problema de la basura en la Ciudad pero sí las exigencias de las empresas privadas de recolección de residuos. Todo esto se explica porque las personas que están al frente del Gabinete provienen todas de empresas privadas, y su visión tiene que ver con la gestión de una empresa y no con un Estado que trabaja por una Ciudad más justa y equilibrada.

En relación a la educación en particular, ¿cuáles cree que fueron las medidas más perjudiciales?
Macri inició la gestión en la ciudad de Buenos Aires en enero de 2008 con un conflicto muy grande, queriendo bajar el contrato de más de 2.500 trabajadores del área educativa y con una desinversión absoluta en lo que fue Infraestructura de la Ciudad. Otro serio conflicto fue el de las becas, que generó una respuesta contundente del estudiantado, de los padres y de los trabajadores. Pudimos recuperar esas 30 mil becas y generar una Ley de Becas que aumentó para 2009 el valor de la beca. Por otra parte, profundizó la problemática de infraestructura. Hay más de 500 escuelas con problemas de gas, con obras que estaban iniciadas y no avanzaron, como el Polo Educativo de Saavedra, de Lugano, de La Boca. Falta construir instituciones educativas especialmente en el sur de la ciudad de Buenos Aires, donde más de 6.500 alumnos del nivel inicial no tienen vacantes. Otra problemática es la del salario docente, que en 2008 fue uno de los conflictos más grandes e incluyó una represión salvaje frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad contra los trabajadores de la educación por el solo hecho de colocar una carpa blanca. En 2009 continuó la desinversión en la educación. El presupuesto de la Ciudad es el más bajo del país, y se trata de la jurisdicción con mayor PBI per cápita y mayor recaudación. Hablamos de Provincia de Buenos Aires, 36%, Santa Fe 33%, Córdoba 35% y la Ciudad de Buenos Aires con un 23,6% en 2009, rebajando el presupuesto del 2008 y, además, aumentando el subsidio a las escuelas privadas, lo que genera una brecha muy grande. Terminamos 2009 con el desastre de las escuchas telefónicas y los espías subvencionados por el Ministerio de Educación, y después con la designación de Abel Posse, un personaje fascista que reivindicó la teoría de los dos demonios y la necesidad de una educación represiva. Todo tuvo su respuesta, con organización, con trabajo, con consenso de los distintos sectores pudimos derrotar estas cosas puntuales. Hoy es necesario encontrar una etapa superadora para construir el colectivo político que dé la disputa real para que en 2011 esta política de derecha no siga gobernando Buenos Aires.

¿Cuál es la manera de dar la disputa?
En principio, trabajar en la construcción de organización, trabajar desde los barrios hacia la Legislatura. Hay que cambiar la idea de que en la Legislatura se resuelve la política. La política se resuelve en la Legislatura, pero con protagonismo de la ciudadanía, del pueblo, de las organizaciones sociales, territoriales, de los trabajadores. Es necesario seguir articulando con las organizaciones que hoy trabajan fuertemente por las políticas públicas, hay muchas y buenas en la ciudad de Buenos Aires, y conformar una unidad en la diversidad como para poder enfrentar lo que hoy nos ha retrotraído a los momentos más difíciles de nuestro país.

¿Qué proyectos piensa impulsar en la Legislatura?
Estamos trabajando en varios proyectos coyunturales. En relación con las inundaciones, estamos presentando un proyecto consensuado con toda la oposición. El Gobierno de la Ciudad tiene un DNU donde planteó el aumento de cinco mil a ocho mil pesos en subsidios por la problemática de las inundaciones. Estamos planteando algo más importante, no sólo en el monto del subsidio sino que sea una cuestión que se extienda en el tiempo. Otro tema es discutir la reasignación presupuestaria, para elevar el presupuesto educativo al 30%, cumpliendo con la Ley de Financiamiento Educativo y con la Ley de Educación Nacional, ya que el presupuesto no puede ser menor al del año anterior. Por otro lado, vamos a trabajar en una ley para recuperar el Instituto de Vivienda, esto también tiene que ver con la inversión. Además, desde el lugar de los trabajadores de la educación, es necesaria la discusión de la paritaria docente en la ciudad de Buenos Aires. No puede ser que los salarios se discutan cuando quiere el jefe de Gobierno. Vamos a defender la inversión en educación y en los centros de salud, en la recuperación de un Estado acorde con las necesidades de los ciudadanos.

¿Qué opina de la candidatura presidencial del Jefe de Gobierno?
Es un problema que va a tener que resolver Macri con su psicólogo, porque aquí en la ciudad de Buenos Aires no está gobernando, cuando hay un problema aparecen las segundas o terceras líneas. Macri no sale a dar explicaciones, sale el jefe de Gabinete o algunos ministros. No debería aparece sólo en los programas de televisión donde le preguntan por su aspiración presidencial y no por la problemática que vivimos los ciudadanos todos los días.

¿Qué papel considera que tendrá Francisco de Narváez?
Tiene un papel similar al de Macri. Los dos provienen del empresariado. De Narváez está disputando cuál es el empresario de mayor envergadura y no son empresarios lo que necesitamos hoy. Necesitamos dirigentes políticos que, como está ocurriendo a nivel nacional con toda su complejidad, lleven adelante políticas de avance para salir de una situación de crisis muy grande. Acá en Buenos Aires lo que se está haciendo es destruir las políticas públicas. Por eso hay que estar muy atentos. Debe haber un protagonismo mayor de la sociedad, y no estar pasivos frente a lo que está ocurriendo.

¿Qué perspectivas tiene el Encuentro para la Victoria para las elecciones de 2011 en la Ciudad?
Nosotros vamos a trabajar en la construcción de una instancia política superadora, capaz de derrotar al macrismo. Hay que tener en cuenta que también estamos planteando una visión en el plano nacional porque para nosotros no hay resolución de los problemas de la Ciudad sin la profundización y el sostenimiento de un proyecto de carácter nacional. En ese marco, vamos a trabajar con todos los que podamos para lograr hacer frente a las políticas de destrucción del Estado.

A nivel nacional, ¿cómo evalúa el rol de la oposición en relación con el conflicto del Banco Central?
Es una actitud planteada en términos destituyentes. Es necesario que funcione el Parlamento pero también es necesario que desde el Ejecutivo se gobierne y se ejecuten las políticas. Esa oposición es la que fue responsable del Plan Brady en la década de los 90, del megacanje, del corralito y del corralón, que generó la deuda que hoy necesariamente hay que pagar. Se puede pagar con las reservas generadas por una política de crecimiento económico, que sirvió no solamente para pagar la deuda sino que está expresada en la creación de empleo, en los dos millones de trabajadores jubilados que no habían accedido a la jubilación, en la Ley de Financiamiento Educativo que utiliza el 6% del PBI, en políticas de infraestructura a nivel nacional, en la construcción de mil escuelas. Con respecto a todo esto, ¿qué opinan aquellos que en determinado momento exigían desde el discurso y desde un lugar de progresismo avanzar hacia estas políticas? ¿Qué es lo que opinan cuando hoy los vemos sentados a todos juntos en lugar de discutir y proponer cosas superadoras, tratando de imponer políticas a partir de las cuales no se pueda avanzar a nivel nacional?

¿Cuál es su barrio preferido?
Mi barrio preferido es La Boca. Yo nací ahí, vivo ahí, es mi barrio de corazón, es el barrio que disfruto, que sufro, en el que voy a estar hasta mis últimos días. La verdad es que en relación a eso es necesario recordar que el sur de la ciudad de Buenos Aires existe, y que debería existir también para las políticas de inversión de todos los gobiernos, que muchas veces no invierten. No me refiero sólo a este Gobierno, pero en este Gobierno la falta de inversión es mucho más grave.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario