Tiempo en Capital Federal

18° Max 14° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 72%
Viento: Este 24km/h
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Sábado 26 de Septiembre
    Cubierto con lluvias16°   18°
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fotomultas: sacame una foto

El GCBA cambió el sistema de control fotográfico y se cuadriplicaron las multas.

Por pablo-berisso-y-franco-spinetta
Email This Page

El Gobierno de la Ciudad cambió el sistema de control vial fotográfico y cuadruplicó la cantidad de multas que pueden labrarse por mes, elevando el total a un número imposible de procesar para la infraestructura que posee la Dirección de Infracciones. Además, la marcada diferencia del monto presentado por Siemens para adjudicarse el servicio llamó la atención de sus competidores, sobre todo por los antecedentes con los que carga la empresa alemana.

Desde enero, y a partir del Decreto 1139/09 se aprobó la Licitación Pública Nº 1692-09 que adjudica el pliego de fotomultas a la empresa Siemens, encargada del procesamiento de las infracciones, y a Cámara de Empresas de Control y Administración de infracciones de la República Argentina (CECAITRA), la única proveedora del equipamiento que capta las infracciones.

A pedido del ministerio de Seguridad y Justicia porteño, a cargo de Guillermo Montenegro, se encaró esta modificación elevando el piso mensual de 300 mil a un millón 200 mil fotomultas. El Gobierno sostiene que el cambio se efectuó porque «el sistema anterior no era digital sino de revelado y se pagaba por foto, mientras que el actual es más económico justamente por la tecnología empleada».

Sin embargo, la ampliación de la cantidad de multas tiene un escollo: la Dirección de Infracciones, por su capacidad operativa, puede llegar a procesar no más de 350.000 actas por mes -hoy están en 340 mil-, incluidas las 35.000 que elaboran los agentes del Cuerpo de Tránsito manualmente.

El subsecretario de Seguridad Matías Molinero informó que según el contrato publicado en el Boletín Oficial del 30 de diciembre de 2009, «en la actualidad, no sólo se modificó el sistema, sino que se estableció un monto fijo sin importar la cantidad de actas labradas». Mensualmente, por el servicio de captura, CECAITRA recibe $ 1.548.000 y por el procesamiento de las fotomultas, Siemens percibe $ 281.228.

A pesar de eso, desde Siemens detallaron que «el contrato
firmado es por 48 meses con un canon fijo mensual por el procesamiento, que es independiente de la cantidad de imágenes capturadas». La empresa se negó a especificar el monto que reciben por infracción procesada aduciendo que «tienen un contrato de confidencialidad». Desde el ministerio de Justicia sostuvieron que «el acuerdo de confidencialidad es ridículo ya que se está ante una Licitación Pública cuyos valores se publicaron en el Boletín Oficial».

La empresa alemana se alzó con la licitación gracias a haber ofertado la mitad de lo que ofreció su adversario más cercano, lo que llamó la atención de todos sus competidores. Siemens cobrará por los cuatro años de contrato $ 13.498.944. El resto de los participantes habían ofrecido: Tallion, $ 25.200.000; SAETECH, $ 45.600.000 y Boldt $ 60.480.000.

Los antecedentes Siemens no son alentadores. La compañía compartía, mediante una unión transitoria de empresas
(UTE) junto a Meller, la explotación del anterior sistema de fotomultas desde el año 2000. El contrato venció en 2006 y estas empresas continuaron con el servicio hasta que en 2008 el macrismo estableció una adjudicación directa a Siemens y Meller que desató un escándalo.

Por tal motivo, el legislador de Diálogo por Buenos Aires Aníbal Ibarra denunció esta maniobra y plantó la sospecha del pago de retornos. El gobierno porteño argumentó que la adjudicación se había hecho en base a una deuda millonaria con ambas empresas y que de esta manera se compensaba ese pago. Así y todo, se dio marcha atrás y se decidió llamar a una nueva licitación, que volvió a ganar Siemens.

Conductores, atentos

El nuevo sistema de fotomultas comenzó a regir en marzo. Incluye multas con video para probar la violación de semáforos en rojo o la invasión de la senda peatonal. Las infracciones que se intentan morigerar con este sistema son: excesos de velocidad, violaciones de semáforos, invasiones de la senda peatonal, uso indebido de carriles exclusivos, carga y descarga fuera de los horarios permitidos y mal estacionamiento.

«Existen actualmente 35 equipos de captación de violación de luz roja e invasión de senda peatonal, así mismo, se encuentran instalados 30 cinemómetros fijos», aseguró el director General de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano. Y agregó que al equipamiento «lo completan 16 dispositivos de control de velocidad móviles, 30 equipos verificadores inteligentes de carriles exclusivos, 40 Palms para control de estacionamiento operadas por Agentes de control de Tránsito y 2 equipos ´caza´ para control de velocidad en modo persecución».
En la autopista 25 de Mayo se realizan unas 2.500 fotomultas por día; en la avenida Lugones hacen unas 2.300. El exceso de velocidad es la principal infracción y el límite vigente en las autopistas y las avenidas rápidas radarizadas es de 100 km/h.

«En los dos años de gestión se redujo en casi un 50% las muertes en accidentes de tránsito, pero este logro no es atribuible a una medida sino a un conjunto de medidas que hacen a la política implementada en materia de seguridad vial», añadió Martínez Carignano.

SEÑALIZACIÓN ¿SI O NO?

«Existen carteles en algunas arterias controladas por radar, pero el aviso de la ubicación exacta de un control no tiene lógica alguna ya que ocurre que en ese lugar la gente no viola la norma y veinte metros más adelante vuelve a exceder la velocidad o en el siguiente semáforo no respeta la indicación de la luz roja», indicó el Subsecretario de Seguridad, Matías Molinero.

La postura del Gobierno porteño es compartida por la asociación civil Luchemos Por la Vida. «Estamos de acuerdo con esta modalidad, de hecho nosotros hace años que lo venimos proponiendo», aseguró Alberto Silveira, presidente de esa asociación. En cambio, Marcelo Aiello, gerente de Relaciones Institucionales del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) advirtió que «es necesario que las cámaras se ubiquen estratégicamente en los tramos y puntos que concentran mayor cantidad de accidentes y que estén señalizadas con previa anticipación para que su presencia promueva que los conductores reduzcan las velocidades». «Así, se logra un efecto disuasivo que busca contribuir con la seguridad vial, y no perseguir un fin meramente recaudatorio», agregó Aiello.

Sin embargo, esta discusión no corre para aquellos que cuentan con un GPS Garmin. La organización Proyecto Mapear elabora softwares con mapas de la Argentina, en los que se incluye la ubicación de los radares que labran fotomultas y también alertan sobre las velocidades máximas.

SIEMENS, UN OSCURO HISTORIAL

Durante el gobierno de Carlos Menem, Siemens se adjudicó la confección de los DNI por 1.269 millones de dólares. La licitación que había sido ganada por Itrón S.A. (empresa que ligaba a Alfredo Yabrán y al Grupo Macri) fue anulada, se desplazó al consejo que realizaba la selección y se la adjudicó a Siemens.

En una maniobra sospechada, la compañía alemana compró Itrón en 30 millones de pesos, un valor que, según los entendidos, no lo valía. Inmediatamente, Siemens reemplazó a la empresa que haría la distribución de los DNI, Mailfast, por la del grupo Macri: el Correo Argentino.

La licitación incluía la producción de 47 millones de documentos, la confección de padrones electorales y la informatización de trámites en las fronteras. El contrato contemplaba un precio por documento de 27 pesos (en el 1 a 1), el doble de lo que le costaba al Estado.

El gobierno de Fernando De la Rúa rescindió el contrato en 2001 aduciendo que los costos eran muy altos. A causa de la decisión gubernamental, Siemens inició un juicio al Estado argentino que luego desistió.

En 2008, un directivo de Siemens admitió ante la fiscalía de Munich que la firma a la que representaba había pagado, durante el menemismo, unos 70 millones de dólares para que se le adjudicara la licitación. El magistrado alemán ya venía investigando a la empresa y descubrió que Siemens también había pagado sobornos en otros países por más de 1.700 millones de dólares. A causa del reconocimiento, la compañía fue condenada en Estados Unidos a pagar multas por un monto cercano a los mil millones de dólares.

En la actualidad, Siemens es la encargada de procesar las infracciones que se realizan en la Ciudad de Buenos Aires. Según el gobierno porteño, la empresa ganó la licitación «por ser la oferta más económica y conveniente para la gestión».

Lo que más llamó la atención de sus competidores fue que la compañía ganadora obtuvo la licitación ofreciendo 13.498.944 pesos, poco la mitad de la oferta de Taillon (25.200.000) y cuatro veces menos que la de Boldt (60.480.000).

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario