Tiempo en Capital Federal

12° Max 5° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 57%
Viento: Noroeste 17km/h
  • Viernes 30 de Julio
    Despejado  13°
  • Sábado 31 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 1 de Agosto
    Despejado  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fortinbrás, como un Hamlet beodo y noruego

La noche en que Fortinbrás se emborrachó, dirigida por Agustín Alezzo, continúa en el Teatro Sarmiento hasta el 24 de abril.

Por Paula Sabates
Email This Page
0246 La noche en que Fortimbras Foto Carlos Furman web

Mientras en Dinamarca ocurría la historia de Hamlet, en la vecina Noruega también había un rey muerto, un joven heredero al trono, y un estallido social. Al menos así se lo imaginó el polaco Janusz Glowacki, que escribió La noche en que Fortinbrás se emborrachó, obra que se encuentra dirigiendo Agustín Alezzo en el Teatro Sarmiento. La pieza cuenta los acontecimientos sucedidos durante una fría noche de invierno en la que el príncipe Fortinbrás, sobrino del difunto rey, intenta escaparle al trono (o al menos dilatar su llegada a él) mediante el alcohol, su fiel compañero.

La escenografía de Marcelo Valiente utiliza cientos de botellas apiladas más algunos espejos para dar vida a esa ciudad casi onírica que se representa en escena. Allí van apareciendo los personajes, que enseguida dan la pauta de la vinculación que durante toda la obra se trazará con Hamlet: desde la primera escena, donde se habla de un supuesto actor noruego contratado para hacer del fantasma del papá de Hamlet, hasta una de las últimas escenas, donde el mismo príncipe de Dinamarca se aparece para discutir con Fortinbrás el futuro de las naciones hermanas, y de sus propias vidas.

Quien conozca la obra de Shakespeare disfrutará las múltiples referencias. Pero no es requisito, porque posee varios méritos propios. En primer lugar, se trata de una de las apuestas más jugadas de Alezzo, quien en los últimos años venía realizando trabajos más “clásicos”. En esta puesta, en cambio, el director se la juega con efectos de sonido y visuales, importantes diseños de vestuario y un ritmo ágil y dinámico, que no permite que el espectador se aburra ni distraiga. Por otro lado, las actuaciones son muy buenas. Desde la de Sebastián Baracco, que encara a Fortinbrás con gran maestría, hasta la del resto de sus compañeros de elenco, conformado por Francisco Prim, Julián Caissón, Roberto Romano, Isidoro Tolcachir, Germán Gayol, Martín López Pozzo, Greta Guthauser, Patricio Gonzalo, José Busacca, Roberto Capella, Eduardo Echtel y Federico Tombetti.

Con todo, se trata de una propuesta irreverente e inusual, que aborda el universo de Hamlet de manera original y novedosa, distinta a la de las cientas de versiones que existen sobre esa obra, la más representada del mundo. Y, además, cuenta con la calidad de la producción de los técnicos del Complejo Teatral de Buenos Aires, que hacen también se destaquen la música, la iluminación, el vestuario y la escenografía, además de lo humano.

La noche en que Fortinbrás se emborrachó. Jueves a sábados a las 21 y domingos a las 20 en el Teatro Sarmiento, Sarmiento 2715. Entrada $130. Jueves, día popular, $70.

 

DZ/nr

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario