Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto con lluvias13°   16°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fobias: el miedo a relacionarse

Pequeños secretos para no huir despavorido del encuentro amoroso.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
pareja sexo miedos compromiso pareja sexo miedos compromiso

Muchas personas se entusiasman fácilmente cuando alguien les gusta. Rápidamente se disponen a contactar y establecer un vínculo, pero en poco tiempo los entusiasmos decaen y los encuentros se vuelven cada vez menos frecuentes. La perseverancia no es la virtud más importante de estas personas. Preservar su ego es mucho más importante que la expansión positiva de su imagen personal.
No se sienten capaces de tomar el riesgo de emprender algo que, creen, no tendrá éxito. El riesgo es pensado no en la medida de la ganancia posible sino de lo que se puede perder, en caso de fracasar. Este ciclo tiende a perpetuarse, de allí la construcción de un círculo vicioso que se reitera una y otra vez. La energía para contactarse con las personas se disuelve y se licúa en dudas y temores.
Y no es que falten oportunidades para conocer personas y, en algunas oportunidades, la ocasión seguramente muestra señales de éxito. Pero los obstáculos ocupan una parte importante del psiquismo y los temores –generalmente amplificados y cargados de dramatismo– se multiplican y repiten. Suenan las alarmas de peligro y finalmente llega el “alivio” por no emprender el contacto, no responder a la mirada provocativa, no responder el llamado telefónico. Por desaparecer, en suma.
Estas personas se juegan solo cuando tienen asegurado el éxito o por lo menos un porcentaje cierto de llegar a buen puerto. Si han tenido rechazos o desilusiones en el pasado (quién no los ha tenido) se vuelven una excusa formidable para huir del compromiso posible.
La solución es no enfocarse tanto en el resultado sino en tratar de no dejar pasar los pequeños triunfos en el camino. Se puede no responder a la mirada provocativa, pero hay que intentar atreverse a acercarse un poquito. Y celebrar ese pequeño triunfo. Si usted es una de estas personas, no pretenda en ese momento triunfar completamente. No se deje vencer por el desánimo. Invéntese una recompensa por el pequeño triunfo. Celebre el asunto de manera significativa. Prémiese dándose ese gusto que tanto esperó, como comprarse una prenda que estuvo buscando, y recuerde que se la compró como el trofeo que merecía.
En definitiva, use los obstáculos, el temor, la ansiedad, el miedo de fracasar, como fortalecedores de su determinación a superarlos. Pero niéguese a solucionarlos mañana. Lleva tiempo disolver viejos y obstinados obstáculos. Tómelo como desafíos personales. Sin ellos, estamos desnudos y perdidos. Agradezca el tenerlos y felicítese por superarlos en pequeño. Y crezca a partir de allí.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.