Tiempo en Capital Federal

29° Max 24° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 59%
Viento: Este 31km/h
  • Jueves 28 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   31°
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Estrategias de termita

Los fines de semana largos son utilizados para derribar casas que están protegidas.

Por Ana Isabel Guerin
Email This Page
1702968-casa_flores_390.JPG

Edificios que se demuelen a escondidas. Nuevas demandas habitacionales. «De la demolición de la casa de Alfonsina nos enteramos por los medios. Fue un insulto», comenta Santiago Pusso, vicepresidente de la ONG Basta de Demoler.

La metodología utilizada en Flores y Floresta cuando se demuele algo en forma ilegal es aprovechar un fin de semana largo. «Nosotros temblamos, los vecinos están en alerta recorriendo, porque siempre las demoliciones sorpresivas e ilegales se hacen en fin de semana o fin de semana largo» comenta el arquitecto Gabriel de Bella, secretario de la Asociación Civil Salvar a Floresta. Otra estrategia es la denominada «proceso de termita»; cuando un propietario quiere vender un inmueble que tiene valor patrimonial se estila sacarle el techo, de esta manera se va mojando y se arruina por adentro. Luego, se hace la presentación de demolición y el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales, al ver todo destruido, autoriza su demolición.

Flores y Floresta tienen situaciones similares. Hoy Flores sufre demoliciones por dos frentes: el lado este de la avenida Nazca que, con la llegada del subte, están destinadas a construir grandes torres. Del lado oeste se está produciendo otra mutilación de la fisonomía urbana producto del centro comercial Avellaneda. Según explicó a Diario Z De Bella, «arrancó siendo eso pero se degeneró con la proliferación de talleres clandestinos, que violan las normas urbanas.» Salvar a Floresta nació en 2009, cuando una empresa constructora proyectó una gran torre al lado de una casita. La torre finalmente se construyó pero los defensores del patrimonio le encontraron la parte positiva: «Me sirve como mirador. Voy hasta el piso doce y desde ahí veo todos los centros de manzanas». En la zona oeste de Flores y Floresta se están invadiendo los centros de manzana, desde donde avanzan hasta llegar a los locales. Otro problema es que los fines de semana largos son utilizados para cambiar completamente el frente de una casa e instalar persianas para armar un local. «Nos destruyen todo para hacer persianas metálicas», se queja De Bella.

El primer logro de esta asociación fue salvar el Castillito de la calle Dolores 438, Una casona antigua, de estilo ecléctico. Apareció el cartel de venta y los vecinos se pusieron a trabajar. El terreno valía un millón y medio de dólares, pero la casona se terminó vendiendo a seiscientos mil. «¡Y encima no se la puede tocar! Fue nuestra primera gran satisfacción.»

Tanto Flores como Floresta tienen sus áreas de protección histórica (APH), con el correspondiente catálogo de los inmuebles protegidos. No fue fácil para Floresta conseguir ese APH porque se argumentaba que el barrio no «merecía» tener un área protegida, las áreas de protección histórica apuntaban a barrios como Barrio Parque, Recoleta, antiguos edificios y grandes caserones, «y no un barrio bajo de casitas antiguas de tipo chorizo».

El radio turístico que propone hoy la ciudad es muy acotado. «Para alguien que viene de afuera, el diseño de Flores es maravilloso pero no es tenido en cuenta» afirma De Bella. Es un pequeño pueblo que quedó dentro de la ciudad, con su plaza central, la estación de tren el colegio y la iglesia.

Muchos lugares emblemáticos han sido demolidos. En Flores, las casas de Baldomero Fernández Moreno y Conrado Nalé Roxlo fueron demolidas. En Floresta, tiraron abajo, hace más de veinte años, la casa de Alicia Moreau de Justo. La casa de Hugo del Carril tampoco tuvo suerte. La casa de Alfonsina es la herida más reciente al patrimonio.

A pesar de todo, la lucha sigue. Se preservó, por ejemplo, el empedrado de la calle Bacacay que tiene más de cien años. «Por esas calles caminaban Roberto Art y Baldomero Fernández Moreno. Queremos preservar el paisaje. Si los ladrillos pudieran hablar, hablarían de ellos.»

DZ/km

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario