Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 15:58:16
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fiestas de fin de año: lo primero, la familia

La mayoría de los porteños elige alzar la copa en la propia casa.

Por Olga Viglieca
Email This Page

Como si los uniera un invisible hilo conduc­tor, todos los testimo­nios -sean de políticos, actrices, rockers, jóvenes, viejos, mujeres u hombres-, llevan a un mismo elemento: la familia. Con el formato de la infancia, de los padres, de la comida prepara­da morosa y amorosamente, en­tre todos, en la casa de la abuela. Con el formato del presente, los hijos, los nietos, los ausentes.

En la memoria de la mayoría todavía perdura el resplandor de esos fuegos artificiales elevándo­se al cielo. Iluminan la vida. No importa si fueron encendidos en la distinguida casona porteña de la familia Birabent o comprados colectivamente por los vecinos de Martín Vasallo en una barriada humilde de Río Cuarto.

Todavía entibian el cuerpo las baldosas rojas calientes de vera­no en las que se tiraba Gabriela Cabezón Cámara para descubrir el momento exacto en que Papá Noel depositaba su regalo. Y la felicidad al día siguiente, cuan­do el papá de verdad le enseñó a usar ese artefacto tan desea­do, la bicicleta. La espera ansio­sa de la llegada del furtivo Niño Dios y sus regalos tiene como contracara la angustia de la Ti­gresa Acuña porque en la Navi­dad de 2001 no le daba el bol­sillo para comprar los regalos de sus hijos. Una angustia aliviada por la generosidad espontánea de un vecino.

La primera Navidad del ado­lescente que, entre feliz y desga­rrado, descubre que ya no alcanza con el alboroto de mamá, papá, los abuelos, los tíos y los primos y que necesita romper el casca­rón e ir en busca de novias y ami­gos. De su vida. Y el círculo que se cierra, el día en que el Papá Noel con el bolso de juguetes ya no es otro sino uno mismo, ante la mira­da «desencajada de asombro» del propio hijo.

La fecha no es indiferente ni siquiera para los que, como Pipo Cipolatti, dicen que con la Navidad nada que ver. Y el resca­te vívido es el de los amigos, de esa fami­lia que cada uno se forma como puede y la vida le permite: Pipo, Charly y sus canciones heréticas. O el bello Fernando Noy, bailan­do sus giros de Nochebuena en la casa de Caetano, en Bahía.

Navidad es el hermoso testi­monio de Luisa Kuliok, judía, que no le da un sentido religioso, cla­ro, pero la celebra «y siempre hay una cosa de juego, algo lúdico que nos reúne con los hijos, con la familia y los amigos».

Los personajes que generosa­mente le contaron a Diario Z su Navidad más significativa coinci­dieron, sin saber siquiera que exis­tía, con los resultados de una encuesta encargada a la Con­sultora Qualitative. En ella, la mayoría de los novecien­tos entrevistados dijeron lo mismo que ellos: que la Navidad más que un evento religioso es una fiesta, una cele­bración de la familia. Y que por eso mismo la mitad elige brindar en casa con los más alle­gados, Y otro 30 por ciento más, amplía el convite a familia y ami­gos. Sólo tres de cada 100 acepta esperar las 12 en un restauran­te ajeno en vez de en casa, en el espacio donde trans­curre la vida cotidiana.

Pero no todo es alegría en la fiesta de la alegría. Un diez por ciento esperará las 12 sola o solo. Son en general personas mayo­res de 60 años y suelen relacionar las fiestas con la tristeza y la me­lancolía. Curiosa­mente, es lo mismo que siente un sector de las mujeres de entre 26 y 34 años. Son las solas de una difícil soledad, tan cuestionada interna como socialmente.

Familieros, nos­tálgicos, queren­dones, amigos del buen comer y de la charla de sobremesa. Pero so­bre todo de los afectos. Para los hombres y mujeres que cu­bren las estrellas del cielo porteño, caigan sobre la cara que caigan los dados, siempre se trata del amor.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario