Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 29km/h
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   26°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fernando Sánchez: “En una Argentina normal, no haría una alianza con el PRO”

Frontal y directo, el diputado nacional y candidato a vice de Martín Lousteau reconoce que la alianza no le sienta cómodo aunque asegura que está de acuerdo con la estrategia de su partido, la Coalición Cívica.

Por Franco Spinetta
Email This Page
Fernando Sanchez "No tenemos ningún problema en hacer todas las críticas que tenemos al gobierno de la Ciudad", asegura Sánchez.

Fernando Sánchez nació en 1973 en Resistencia, Chaco, y forma parte del entorno directo de Elisa Carrió. Licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad de Belgrano, fue legislador porteño y presidente de su bloque entre 2009 y 2013. Desde entonces es diputado nacional.

¿Qué balance hace del gobierno de Macri?
Buenos Aires es la ciudad más rica del país, con formalización de empleo, educación, baja deserción de lo que se te ocurra. Un amplio nivel de cobertura de todas las políticas, confluyen todas las fuerzas de seguridad, todos los canales de TV… y tenés mucha plata, antes y después del macrismo. Cualquier gobierno tiene un punto de partida muy diferente al que puede tener un gobernador de Chaco, Chubut y el de Santa Fe.

Ni siquiera en el 2002 la Ciudad entró en default.
Tampoco emitió cuasimonedas. No tomó deuda. Todas las provincias lo hicieron, menos la Ciudad. Durante los 90, no adhirió a la Ley Federal de Educación, que fue un gran retroceso, y conservó su sistema. Es un rasgo típico. No voy a decir que la Ciudad está compuesta por extraterrestres, porque tiene una gran proporción de personas del interior (un tercio), pero es una Ciudad que se permite muchas cosas. Los estándares son otros. Después de la crisis de 2001, la Argentina pegó un rebote importante acompañada por la demanda del mundo. Y Buenos Aires es el embudo: acá tributan las cerealeras, los bancos, los supermercados, las textiles. Por más que tengan una planta en otro lado, tributan acá. Entonces los recursos son muchos. El comercio, la venta de autos y la construcción, se dispararon en todo el país, pero acá más aún. Es por eso que Macri dispuso, en dólares, más del doble de lo que dispuso cualquier otro gobierno. Es mucha plata. En ningún punto del país se puede decir que faltó plata o tiempo. Son malos gestionadores de lo público.

¿Y qué se hizo en la Ciudad?
Se hicieron cosas. Si no tendríamos que pensar que el electorado no entiende nada, y no es así. Ahora, ¿se hizo lo que se podría haber hecho con el tiempo y los recursos que tuvieron? Evidentemente, no. La calidad educativa no pegó un salto, la seguridad tampoco. Pero el gobierno de la Ciudad no sólo tuvo mucho tiempo y mucha plata, sino que su vara de comparación, el gobierno nacional, es muy baja. El gobierno nacional tampoco mejoró la seguridad porque se consolidó el narcotráfico, tenemos un grave déficit de infraestructura y para la calidad institucional éste ha sido uno de los peores momentos de la historia argentina, salvo cuando se produjeron las interrupciones de los procesos democráticos.

¿Qué cosas hizo bien el macrismo?
Hay políticas públicas, como el Maldonado, que implicaron una continuación de una obra que había comenzado antes. Yo vivo en la cuenca y la verdad es que hace seis años me inundaba, hoy ya no. Hay otras cosas que el macrismo se animó a hacer. Crearon una nueva policía, es una apuesta indudablemente. Ahora, ¿cuáles fueron los resultados? Es una política muy costosa y que ha tenido déficit en los resultados. En transporte hicieron otra apuesta, no con grandes obras, pero algunas cosas les salieron bien. El subte fue relegado y Macri ha tenido la suerte de que su gestión se compara con el desastre de De Vido y Jaime.

¿Cuáles son las cosas más urgentes a resolver?
Seguridad. Hay que ordenar el vínculo con Nación, y hay que cambiar el paradigma. No puede ser que la relación con la provincia sea casi inexistente. Estamos rodeados de conurbano, compartimos todo. Tiene que haber un órgano Metropolitano. También hay que ordenar el espacio público porque hace a la cultura ciudadana. Hay un gran desprecio. El PRO avanzó en algo, pero selectivamente. Hay siempre conflicto por la utilización indebida de las veredas o la toma de plazas y parques. Todos somos progres, mientras no nos tomen la plaza que tenemos en frente. Y cuando la toman, queremos que los saquen rápido. Pensar la ciudad implica hacerla progresar, evolucionar y administrar el conflicto. En todos lados los hay. Pero no se puede tener la actitud que muchas veces tiene el PRO, cuando dice que no puede hacer nada. ¿Cómo hicieron en la calle Florida con los manteros? ¿Cómo no pueden hacer nada con los trapitos si están prohibidos por el código? Cuando gobernás, los desafíos son los que son y no los que a vos te gustarían. Nosotros somos unos inconformistas totales, no nos interesa quedarnos con poquito. Es una ciudad culta, linda y tiene presente y potencial. Hay que hacerla vivible. Sin embargo, es la ciudad más sucia y la que más paga por la recolección. Que alguien me lo explique.

Cuando se rompió Unen, ¿pensaba que iban a mantener ese espacio con Eco?
Sabíamos que podíamos mantenerlo con trabajo. Hablamos entre la UCR, Lousteau, el Socialismo y la Coalición Cívica y quisimos ampliarlo al resto de las fuerzas que formaban parte de Unen, que no aceptaron. Y eso se vio reflejado en el resultado de las elecciones.

¿Sobraba la “pata izquierda”?
Hay una definición ideológica, pre-ideológica u oportunista, pero lo importante es cómo encarás a la sociedad que te está viendo como un posible gobernante. Y hay algunos que no quieren ser mayoría, que quieren ser fuerzas testimoniales. No es así, no te podés escapar así, porque no servís para la política. La sociedad nos dio un voto de confianza muy plural, tanto en 2013 como en las PASO de este año.

Todas las encuestas mostraban al FpV en segundo lugar antes de las PASO, ¿fue una sorpresa para ustedes haber quedado segundos?
No, pero nunca tenés certeza. Consumir encuestas es como consumir paco. Todos sabemos que son una porquería. Y entre nosotros nos decíamos: “No puede ser que tengamos diez puntos, como dicen las encuestas”. No era lo que percibíamos en la calle. Y en la Ciudad no te podés equivocar tanto con las encuestas. Entonces, yo no consumo paco en la vida real, tampoco encuestas.

¿Adónde van a ir a buscar votos para crecer?
A todos lados. Creo que vamos a crecer. Con el sistema de primarias, el electorado porteño se volvió más sofisticado. Seguramente habrá votantes que intervinieron en alguna interna y ahora van a votar a otro candidato. Todo el mundo especula con que vamos a obtener votos de Gabriela, pero yo creo que nos van a votar todos los que logremos convencer.

¿Se ve en un balotaje?
Sin duda. Nos encantaría un mano a mano con Rodríguez Larreta. Y además sería muy bueno para la sociedad. Cuando uno ya sabe que tiene ganada la elección, no se esfuerza en lo más mínimo. En esta Ciudad hay mucho para mejorar y la competencia electoral, cuando hay riesgo de perder, empuja a hacer un mejor gobierno.

Recalde asegura que se ponen en disputa tres candidatos y dos proyectos. De alguna manera dice que Eco y Pro forman parte de la misma propuesta.
No estoy de acuerdo y estoy tentado de explicar por qué, pero voy a dejar que siga diciendo eso. Nos hace un favor.

Pero Eco tiene una alianza a nivel nacional con PRO.
Nosotros hemos sido muy serios y responsables. No tenemos ningún problema en hacer todas las críticas que tenemos al gobierno de la Ciudad. Tampoco tenemos problemas en repetir las críticas que tenemos para el gobierno nacional. Como suele decir Martín Lousteau: nosotros no nos definimos por lo que son el FpV y el PRO, nosotros nos definimos por lo que queremos para esta Ciudad. Y a partir de esa definición, hacemos críticas a ambos gobiernos porque ambos inciden en la vida de esta ciudad.

¿Se siente cómodo con el acuerdo con el macrismo? Usted siempre ha sido muy crítico, desde cuando era legislador.
La política no es un lugar para estar cómodo. Cuando vos tenés valores, en muchos momentos te sentís incómodo. También hay que entender los momentos que le toca vivir a tu país, y tomar las decisiones políticas que uno cree acertadas. Yo, en una Argentina normal, no haría una alianza con el PRO. En una Argentina desequilibrada en lo político, con riesgo para los derechos de los ciudadanos, sí estoy de acuerdo con la decisión que tomó mi partido a nivel nacional. El acuerdo no está exento de riesgos: puede salir mal. Entonces lo que querías lograr, seguramente no lo logres. Pero si no intentás, seguramente sale mal porque lo hará otro. Yo soy crítico al modelo de la Ciudad, pero la alianza nacional está condicionada por otros actores.

¿A quién va a votar en octubre?
Mi candidata es Elisa Carrió.

¿Y si hay balotaje entre Macri y Scioli como prevén las encuestas?
Tengo un montón de tiempo para ver cómo resuelvo mi voto.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario