Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Fernando Samartín: ‘Sandro no debe morir nunca, es nuestro’

Toca con la banda que acompañaba a Roberto Sánchez y se dejó las patillas como el Gitano.

Por Magalí Sztejn
Email This Page
7484178-sandrito.jpg

Llega de civil y podría pasar inadvertido. Tiene claro cuando Fernando Samartín debe dejarle el lugar al personaje de Sandro y cuando no. «Si es necesario, en algún momento le daré vacaciones para que no se vuelva rutinario. Si veo que se empaña tendré que parar y volver a encontrarlo», reflexiona el imitador, antes del show que lo tendrá como protagonista. El recital de noviembre en el teatro Ópera es lo que lo trae al centro, que percibe como caótico y al que se acerca cuando quiere comprar cómics y libros de ilustración. Samartín se reconoce como un artista y, según la crítica que lo galardonó con los premios ACE y Hugo, es también la Revelación Masculina de 2012 por su interpretación de Roberto Sánchez.
¿Cómo te preparás para el show Culto Gitano?
Va a ser distinto a todo lo que venimos haciendo. Ya empecé a cranearlo, pero hay cosas que tenemos que definir. Tampoco quiero tirar toda la carne al asador, porque espero más shows.
¿De dónde viene tu admiración por Sandro?
Casualidad. Primero descubrí la imagen y a él como showman. Después fui investigando las canciones, compré discos. Era esperar que pasaran algo en la tele o conseguir un VHS en el Parque Rivadavia. Por eso, me gustaría que lo conozcan las nuevas generaciones y se enamoren de su música y su interpretación. Sandro no debe morir nunca. Es muy nuestro.
¿Cómo pasaste a la imitación?
Fue casi al instante. Siempre me gustó actuar. En la adolescencia me hice más introvertido, como soy ahora, pero había algo latente y creo que fue esa chispa que se dio con Sandro. Empecé a cantar y algunas canciones sonaban bastante parecido. Vino la confirmación cuando canté en un canto bar y el dueño me dijo que tenía un show en quince días. Ahí me puse a estudiar. Los shows eran horribles y a la gente algo le gustaba. Tenía todos los pronósticos en contra: empecé en cenas show, donde se iba a cenar para bailar después, y se enganchaban.
¿Qué creés que impactó de tu interpretación?
Hoy te puedo decir que hay crecimiento, estudio y escenarios pisados. En ese momento no sé por qué gustaba. En 2003 ni siquiera había una movida retro. Calculo que por la locura de un pibe de 19 años haciéndose el Sandro, el desprejuicio y la entrega. Hasta el día de hoy me gusta el desafío del público.
¿Cómo afrontás la timidez?
Es como ponerse un disfraz con el que uno se siente cómodo. Viene por el lado de creérsela. Además, yo soy un tipo que si hago las cosas, las hago bien.
¿Pensás que eso te permite entrar y salir del personaje?
Siempre lo tuve claro, si no me daría lástima de mí mismo. Agradezco mi sanidad mental. Por suerte no me reconocen en la calle, las patillas me delatan a veces.
¿Cómo te llevás con las seguidoras de Sandro?
Muy bien. Tenés un 70 por ciento que me siguen, un 20 que no, porque lo extrañan mucho a Roberto, y un 10 que no les gusta. Pero aquel 20 por ciento entiende y escucha mis declaraciones.
¿Y con la familia?
No los conocí. De todas maneras, como me meto sólo en su vida artística lo puedo seguir haciendo tranquilamente. Las canciones están registradas y las puede usar cualquier intérprete.
¿Componés además tus propias canciones?
No, ni tengo ganas, no puedo. Pienso que debe ser lindo que un estadio coree un tema que hiciste en tu casa a las cinco de la mañana, pero me divierte hacer de Sandro.
Lástima que no lo conociste.
Si. Le mandé un cuadro que pinté y le conté lo que estaba haciendo con una banda, que había gente joven que tocaba su música. Me mandó una foto firmada. Eso estuvo bueno. Me hubiese encantado charlar con él pero esa recompensa me llega a través de lo que está pasando: de tocar con sus músicos, que me cuenten cosas de él. Si lo pienso rápido te digo sí, lo conocí, porque tengo mucha información.
¿Qué te atrae más de él?
La manera de laburar. Hay que tener 40 años intachables de trayectoria. Siempre estuvo muy bien posicionado. Y el talento de manejarse, de pensar, de armar un personaje, de estar arriba del escenario, esa cosa descontracturada. Él tenía talento y encima lo sabía dirigir.
¿Sos un seguidor de él en eso también?
Sí. El director musical me dice que soy tan hincha para laburar como él, y es un lindo piropo. Estoy muy encima, porque no son mías las canciones, entonces trato de cuidárselas al máximo.

En pocas palabras

• Tiene 28 años.
• Vive en Sarandí.
• Su hobbie es la ilustración.
• Su tía era una de las «nenas».

 

 

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario