Tiempo en Capital Federal

17° Max 12° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 58%
Viento: Sur 25km/h
  • Viernes 30 de Octubre
    Muy nuboso11°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Despejado13°   19°
  • Domingo 1 de Noviembre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Feletti: «El éxito de una gestión debe medirse por la ejecución de obras»

El diputado del Frente para la Victoria dice que no se completó la red de sumideros del arroyo Vega ni se hicieron las obras del Medrano. Y señala que la alta densidad de construcción impermeabilizó los terrenos de la zona norte.

Por Franco Spinetta
Email This Page
roberto_feletti

Durante el gobierno de Aníbal Ibarra, Roberto Feletti fue presidente del Banco Ciudad y secretario de Infraestructura y Planeamiento. En 2006 lo designaron vicepresidente del Banco Nación y ahí estuvo hasta 2009, cuando fue nombrado viceministro de Economía. En 2011 fue electo diputado nacional del Frente para la Victoria.

¿Cuál es su reflexión sobre lo sucedido en la ciudad?
La existencia de muertos y de daños materiales es un golpe duro. Hay que asumir que la ciudad está sujeta a catástrofes climáticas en forma recurrente. El Estado debe estar preparado para eso: cuando hay un alerta meteorológico, hay que contar con un protocolo de seguridad: restricciones de movilidad, sobre todo para adultos mayores; evacuación de los automóviles de las zonas anegables; ordenar los cortes de luz con la policía en la calle para evitar electrocutamientos; aumentar la limpieza de sumideros.

Dejar de lado la especulación política.
Sí. Sobre todo porque puede pasar que se lleve adelante el protocolo y no llueva lo que se esperaba. Entonces van a decir que se sobreactúa. No importa. Todos, doce horas antes (que es cuando se conoce un alerta), tenemos que cumplir con el protocolo. Y ponernos a la orden de quien le toque gobernar, poner a los militantes a disposición.

Este protocolo, ¿quién lo debe impulsar?
Quien administra el Estado. El gobierno maneja el SAME, se relaciona con las empresas de energía eléctrica, dispone de policía, emergencia civil. Si hay un protocolo, se reduce el riesgo. Luego, si hay pérdidas humanas o materiales serán producto de las fatalidades. Pero evitamos que alguien haga política con una muerte o con gente que haya perdido todo.

¿En qué condiciones nos encontramos hoy?
Resulta difícil desarrollar infraestructura para cuando llueve tanto en tan poco tiempo. Pero hay un plan de prevención de inundaciones de 1997 que se aprobó en el 2000. Se fue cumpliendo, con demoras. Por ejemplo, una parte (hasta la avenida Cramer) del aliviador del arroyo Vega se terminó en 2005. Pero no se hicieron las compuertas de desagote. La ampliación de la red fina, de sumideros, no está completa. Está todo en un plan, en el que se relevó todo. No se hizo nada en el Medrano.

¿Por qué las inundaciones afectan más a la zona norte?
Porque está cercada por tres arroyos grandes (el Maldonado, el Vega y el Medrano) y por otros dos más chicos, el Ugarteche y el White. Son terrenos bajos. También hubo una alta densidad de construcción, que impermeabilizó mucho. A esto hay que sumarle el cambio climático: pasamos de recibir entre 900 y 1.100 milímetros cúbicos de agua por año a recibir de 1.500 para arriba.

Llueve más y el suelo absorbe menos.
Por eso la zona norte se convirtió en el principal foco del problema. No podemos seguir discutiendo sobre las obras que deberían hacerse porque ya está planificado. El éxito de un gobierno tendría que medirse por el grado de ejecución.

Macri dice que no ejecuta porque Nación no le autoriza el endeudamiento.
Tiene que dejar de echarles la culpa a los demás. Es mentira. Su gobierno plantea un Estado desequilibrado, que subsana ese desequilibrio aumentando los impuestos indiscriminadamente (caso ABL) y tomando deuda. En el aumento de ABL había una cuota de razón: hay un efecto riqueza de la renta urbana. Pero esa renta no es uniforme, aunque el aumento sí lo fue. La Ciudad no cuenta con una clave única de identificación tributaria, con la que podría saber quién tiene un comercio, pero además cuenta con propiedades y uno o más autos.

¿Por qué un Estado así?
La derecha necesita un Estado desfinanciado porque no quieren pagar impuestos. Y el segundo punto es el endeudamiento. Es mentira que no pudo endeudarse.

¿Cómo ordena el gasto el Estado porteño?
Tenemos una dificultad en los ingresos y buena parte del presupuesto está cooptado por contratos de mantenimiento urbano que carecen de control popular. Son grandes empresas prestadoras de servicios de alumbrado público, limpieza de sumideros, mantenimiento de semáforos y espacios verdes, y recolección de residuos. Desde la Constitución del 96, la idea es descentralizar ese gasto a las comunas. Pero Macri las vació de poder y no les dio presupuesto. Entre 2007 y 2013, los ingresos aumentaron un 325% y el gasto se incrementó un 317%. En la distribución del gasto está la matriz ideológica. Un gobierno que tiene presupuestado 40 mil millones de pesos, ¿tiene necesidad de aumentar la tarifa del subte un 250%? ¿No puede absorber los 300 o 400 millones de pesos que le supondría nivelar el subsidio? Es el 1% del presupuesto, ¿es necesario ese tarifazo? ¿O está apuntado a bajar gente del subte para que dé la sensación de que se presta un mejor servicio?

La Justicia dijo que no se fundamenta el aumento.
No dio fundamentos. Es una política tarifaria que segrega. Hay tres grandes cabeceras por donde ingresan los trabajadores y conectan con el subte: Once, Retiro y Constitución. Recibimos 5 millones y medio de personas por año que levantan la demanda agregada de mano de obra no calificada, como gastronomía, hotelería, comercio. Esa mano de obra proviene principalmente del conurbano. Por eso no es casual el metrobús en la 9 de Julio: van a bajar del subte a los laburantes que vienen del conurbano.

El transporte público es una cuestión irresuelta.
La movilidad se transformó en un derecho: moverte implica tu subsistencia. Y sólo se resuelve con transporte público. En este punto hay luces y sombras: para el gobierno nacional es necesario levantar el nivel de prestación de los trenes metropolitanos. Después, hay que extender la red de subtes: no sólo del macro al microcentro sino transversales, como la línea H.

¿Qué le parece, en este marco, la idea del metrobús?
La lógica del metrobús no es mala. Está bien que se encarezca llegar en auto al microcentro, está bien que se peatonalice. Está mal que se haga competir al subte con el colectivo. El transporte público es democratizador. La visión de un colectivo con 40 personas y 40 autos con una sola persona ocupando la misma calle es una discusión casi socialista del espacio público. Ahora, tenemos que viajar todos juntos. Me parece que Macri no lo discute en estos términos. No asume la Ciudad como parte del ejido urbano, sino que se segrega a través de la tarifa: aumenta el subte, aumenta peajes, aumentan los taxis.

Otro tema es la vivienda. Hay miles de personas sin casa o viviendo precariamente.
Y va a haber más gente si se sigue aumentando el ABL, que impacta en los alquileres. Hay que combinar los recursos financieros (Banco Ciudad) con los fiscales (impuestos). Hay un Instituto de Vivienda que subejecuta. Se debería crear una política crediticia con esos recursos acompañada por el Banco Ciudad, con mejores condiciones para la zona sur. En la zona norte, el valor del terreno te chupa el valor de la construcción: históricamente representaba un 10 o 15% y pasó a un 25 y 30%. En la zona sur esto no pasa. Tendría que haber un plan de densificación de esa zona, con la tan mentada mudanza de edificios públicos.

Previniendo la especulación inmobiliaria.
Claro. Si uno mira la avenida Jujuy, con la línea H, hubo zonas que se pusieron en valor y se hicieron edificios. Pero se compraron terrenos baratos y se hicieron edificios caros. Especulación inmobiliaria pura. Hay un mecanismo que no se utiliza: capturar la renta inmobiliaria que te dio el subte para construir otro tipo de viviendas.

¿Qué otras herramientas hay para modificar ese escenario?
El impuesto inmobiliario es clave. Tener una clave única de identificación tributaria, conocer quiénes son los dueños de la propiedad urbana. Hay un enclave turístico en el eje La Boca-San Telmo, otro enclave en Barracas como cabecera residencial de los que tienen fábricas en ese barrio, y después tenés Pompeya, Lugano, Soldati y Mataderos, que si no tenés política industrial y desarrollo estás frito. El ángulo suroeste es un lugar para colocar edificios públicos, industria, potenciar el eje turístico y levantar demanda de vivienda.

¿Por qué se desplomó la venta de inmuebles?
Por la pesificación que impulsa el gobierno nacional, hay menos posibilidades porque muchos quieren comprar y vender en dólares. Pero se mantiene la construcción en pesos a través de fideicomisos y en muchos lugares del interior se compra y vende en pesos. Se ha capturado inversión inmobiliaria periférica: mucha gente de clase alta latinoamericana tiene departamentos aquí. Hay un valor transnacionalizado. No nos ponemos contra el mercado: se puede aceptar un shock inmobiliario en Palermo, Belgrano o Puerto Madero para capturar esa renta y volcarla a la zona sur.

¿Cómo se hace para garantizar el acceso a la vivienda?
Si no hay intervención del Estado, como con el plan Procrear del gobierno nacional, no se puede acceder a la vivienda porque, sobre todo en la zona norte, el valor se ha transnacionalizado.

¿Cómo opera el dólar paralelo a la hora de diseñar políticas?
Lo que opera es la intencionalidad de quebrar la política basada en la expansión del consumo popular. El gobierno nacional avanzó en modificar el mínimo no imponible de ganancias (8.300 millones para el segmento mejor pago de los trabajadores), avanzó en el control y estabilización de precios y operó sobre la renta financiera en el consumo con tarjetas. Se lo ataca porque se achican los márgenes de ganancia. El dólar blue subió rápido, parecía que se caía todo y después bajó más de 50 centavos. Hay un sector que quiere extraer renta de la Argentina y dolarizarla para convertirse en ciudadanos del mundo. Y viven de espalda al país.

¿Qué alternativas de ahorro se presentan una vez vedado el acceso al dólar?
Desdolarizar al país es una tarea de largo plazo, pero hacia eso vamos. La gran discusión que subyace a la ley de reforma del mercado de capitales es si las empresas que se desarrollan y funcionan en la Argentina son capaces de generar interés a quienes tienen capacidad de ahorro. Me resisto a creer que la divisa de la Argentina como reserva de valor sea solo la moneda extranjera o el valor de sus tierras productivas. La colocación de los bonos de YPF da la señal de que hay otras reservas de valor.

¿Qué perspectivas económicas tiene para 2013?
La economía va a tener restricciones externas más atenuadas porque hay menos vencimientos de deuda. Va a tener una situación externa más cómoda, sobre todo por Brasil. Este año el crecimiento será del 4 o 5%: si se mantiene esa tasa en los próximos 5 años, estamos a las puertas de ser un país desarrollado. Estamos en un escenario en el que la situación externa obligó a avanzar en la sustitución de importaciones, a abrir una discusión sobre ciencia y tecnología.

¿Cuál será la principal labor parlamentaria del año?
Este año me parece que va a pasar por la reforma de los códigos Civil y Comercial, la discusión por el Presupuesto y también aquellos proyectos que la Presidenta va pensando en términos de un país más democrático y democratización de la Justicia. Hay consenso para eso.

¿Tiene algún proyecto personal que le gustaría impulsar?
A mí me gustaría trabajar mucho el tema vivienda. Los mecanismos de financiamiento para sectores medios me parecen un tema clave. Esto crearía un clima mucho más favorable. Al sur de Rivadavia existe un espacio para trabajar.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario