Tiempo en Capital Federal

13° Max 10° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 69%
Viento: Suroeste 38km/h
  • Miércoles 18 de Mayo
    Despejado  16°
  • Jueves 19 de Mayo
    Parcialmente nuboso10°   14°
  • Viernes 20 de Mayo
    Muy nuboso10°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 17/05/2022 13:50:53
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Falta de deseo: Cuando nunca es el momento indicado

Hombres y mujeres llegan al sexo por caminos distintos.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
pareja_cama_sueño

Hay una diferencia importante entre un hombre y una mujer relativa al deseo sexual. Para un hombre, muchas veces, se convierte en una obsesión el hecho de tener relaciones sexuales. Hay un pensamiento predominante: el genital. Se piensa con el genital, aunque suene un poco exagerado.
Una mujer, en relación al deseo sexual, suele proceder en contrario. Para ella, el entorno romántico –con todo lo que ello implica– es fundamental. Contexto, insinuaciones, poesía, suavidad y ternura, muy alejados al principio de la genitalidad, son fundamentales para producir excitaciones eróticas, que finalmente lleven a la penetración y el orgasmo.

Esta diferencia fundamental debería formar parte de la educación sexual para ambos sexos. Su ignorancia, lleva a desarrollar conflictos y peleas en las parejas, cuyo resultado puede conducir a separaciones dolorosas.

Deseo decir que el principal problema a investigar suele ser el aspecto hormonal de quienes acudan a este tipo de consultas. Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos, una exploración minuciosa de las hormonas, no demuestra ni logra hallar alteración alguna.

Es decisivo considerar lo señalado anteriormente; los hombres sienten y piensan lo sexual como un elemento intermediario para llegar al afecto. En las mujeres, es lo contrario, es el afecto, precisamente, el que facilita el camino a lo sexual.

Existen –y es un problema a considerar– lugares que ofrecen productos de todo origen y composición, vendidos y promocionados, como “estimulantes” o “energizantes”, que se aplican para los trastornos del deseo sexual. No caben dudas de que son un negocio muy rendidor en las ventas, pero que, lamentablemente, dan escaso resultado.

Algunos eventos normales en la vida de una pareja pueden ser el origen de estos problemas del deseo sexual. Es así que el embarazo, el parto y el puerperio suelen ser los antecedentes más comunes de las mujeres que padecen de falta de deseo sexual. Igual cosa en los eventos sociales dolorosos o traumáticos en los hombres, como cesantías en sus trabajos, o falencias económicas.

Una consulta a tiempo a ginecólogos, psiquiatras o sexólogos clínicos puede determinar las causas y reponer, en poco tiempo, el deseo sexual.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.