Tiempo en Capital Federal

31° Max 24° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 53%
Viento: Nordeste 27km/h
  • Viernes 29 de Enero
    Cubierto21°   29°
  • Sábado 30 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   27°
  • Domingo 31 de Enero
    Cubierto con lluvias20°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Facultad de Ingeniería: las oficinas de Evita

El edificio fue sede de la Fundación y lo declararon monumento histórico.

Por Lucila Rolon
Email This Page

Cualquiera que recorra la avenida Paseo Colón y camine justo por delante del edificio de la CGT pensará, al menos durante un segundo, que está en otra ciudad. Al 850 de la avenida se erige el edificio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, que acaba de ser declarado monumento histórico nacional según la ley 26.714. Es una mole de estilo grecorromano, de 46.000 metros cuadrados, cinco pisos, planta baja y dos subsuelos. Tiene la capacidad de albergar a 4.300 alumnos por turno y hay 2.730 m² destinados a dependencias administrativas. Pero los severos muros de la actual Facultad de Ingeniería encierran una intensa historia, ocurrida antes de que recibieran a docentes y a futuros ingenieros.

El edificio fue construido para que en él funcionara la Fundación Eva Perón. Inaugurado en 1950, vio trabajar cotidianamente a Evita y a un ejército de empleados en la política de ayuda social. La construcción es verdaderamente imponente: una enorme fachada y dos frentes laterales sostenidos por columnas de estilo dórico. En ese entonces, sobre el friso, se elevaban diez figuras de mármol de Carrara hechas por el escultor italiano Leone Tommasi. Eran gigantescas: triplicaban la estatura humana y representaban los valores más caros al ideario peronista: el trabajo, la justicia social, la solidaridad, la independencia económica y la soberanía política, entre otros.

La autodenominada Revolución Libertadora, el golpe militar que derrocó el segundo gobierno peronista, asaltó el predio y lo entregó, todavía en obra, a la Universidad de Buenos Aires, que funcionaba en la Manzana de las Luces y en la sede de avenida Las Heras. Pero antes, la dictadura ordenó traer a Buenos Aires dos grúas del puerto de La Plata, las únicas capaces de trasladar piezas tan grandes y pesadas como las esculturas de piedra. En un operativo que duró dos días, fueron retiradas todas y nadie informó sobre su paradero.

Ya bajo la órbita de la UBA, el ingeniero Enrique Cáceres de la Dirección de Arquitectura de la Secretaría de Obras Públicas, fue el encargado de terminar la construcción, incluida la valiosa carpintería y revestimientos de madera lustrada. En 1957 el edificio fue habilitado parcialmente pero recién en 1966 se lo dio por concluido. Faltaban, claro, las estatuas gigantes sobre el friso. También se perdió la documentación que daba cuenta del diseño, los proyectos y los fundamentos del edificio.

A mediados de los noventa, el presidente Carlos Menem ordenó buscar las esculturas en el fondo del Riachuelo, y se encontraron tres estatuas. Actualmente están en la quinta de San Vicente, donde fueron depositados los restos de Juan Domingo Perón.

Desde 1966, en Paseo Colón 850 se cursan distintas ramas de ingeniería: civil, de alimentos, electricista, electrónica, agrimensura, informática, industrial, mecánica, naval y mecánica, química y la licenciatura en análisis de sistemas. La declaración de Monumento Histórico, impulsado por la senadora Blanca Osuna, es «una referencia concreta a una propuesta de valoración de las políticas sociales como en su momento sostuvo Eva Perón con su fundación», señaló la senadora.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario