Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 03/12/2021 16:31:41
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Extrañas mujeres con escafandra: Las verdades, en la Luna

La soledad, la desilusión, el abandono y, sobre todo, el sinsentido en la vida de dos esposas amantísimas.

Por Paula Jiménez España
Email This Page
Extran_as mujeres con escafandras 3 Extran_as mujeres con escafandras 3

AVictoria y Raquel no las une el amor sino el espanto, el miedo, la proyección de los propios sueños en la figura de los hombres que quieren o quisieron y ya no están. Así son las protagonistas de la obra del director, dramaturgo y actor David Señoran.
A la amplia sala del Pabellón 4 del Centro Cultural Borges entran risueñas, envueltas en sus vestidos, dando vueltas en una suerte de grácil coreografía que sigue a la música de Alejandro Catarino. Desde entonces, algo del temperamento de las dos puede percibirse: cierta ingenuidad, incluso infantilismo, en el anhelo de una vida color de rosa que se topará, conforme avanza el argumento, con los límites frustrantes de una dura realidad conyugal y, sobre todo, personal. Sin otra satisfacción más allá de las concernientes al ámbito doméstico –tejer, colgar la ropa, ser testigos de lo que acontece a través de un televisor–, las dos parecen querer confirmar la propia existencia en las de esos hombres, referentes sentimentales, que ni siquiera las toman en cuenta.
El relato de Victoria se centra casi totalmente en Ricardo, su marido, un astronauta que la llena de orgullo y cuya ausencia parece justificarse en la excusa de un viaje a la Luna. Parece, porque ese viaje no existe, o mejor dicho existe, pero Ricardo no va en él.
El viaje estelar resulta ser sólo una metáfora y una proyección, la que en verdad está en la Luna es ella. Es el satélite donde también está Raquel, su amiga, quien la acompaña en la mentira o, más bien, en la ilusión de estar llevando una vida y una relación que poco tienen de real. Claro que ése es también el drama de Raquel, que transcurre parte de la obra reclamándole a una figura de papel con forma de hombre algo que él debería haber hecho y eligió no hacer. Por el vacío que las rodea las dos terminan traspasando esa luna, proyectada sobre una tela, para quedarse en ella, en ese limbo es donde permanecen y se refugian de la verdad.
La escafandra funciona como un eficaz elemento escenográfico –tópico central que organiza la obra, ya desde el título– a través del cual evitan ponerse en contacto con lo que ocurre.
Una particularidad atraviesa Extrañas mujeres con escafandras, Victoria y Raquel están encarnadas por una actriz, Myriam Ramírez, y por un actor, Ariel Osiris. Pero es una mera decisión de casting, no hay ningún indicio de que se esté poniendo en juego la cuestión de los límites de los géneros o se hable de transexualidad. Se trata de una elección libre y atinada: el arte escénico es arte escénico, más allá del género del artista que lo encarne.

Domingos a las 20.30. Centro Cultural Borges. Viamonte y San Martín, 5555-5359 email: info@ccborges.org.ar.

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario