Tiempo en Capital Federal

13° Max 6° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Sábado 31 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 1 de Agosto
    Despejado  13°
  • Lunes 2 de Agosto
    Despejado  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Exageración y fanatismo: malos consejeros sexuales

El machismo y el feminismo generan una competencia que dificulta las relaciones.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Obviamente, la exageración y el fanatismo no son buenos «con­sejeros» a la hora de la sexua­lidad bien entendida. Elevar el pene a la categoría de idolatría, así como destacar la importancia decisiva de la mujer, con sus atributos más visibles, intentando con ambos términos («ma­chistas» y «feministas»), competir, soste­niendo un poder por sobre el otro, com­plican la convivencia, perturban la unión satisfactoria de ambos sexos, y ponen en evidencia aspectos muy infantiles, de alta inmadurez emocional que no permiten reconocer las igualdades y complementos que requieren ambos sexos.

Aspectos muy arraigados en la educa­ción de niños y niñas, que transmiten cier­tos valores a la hora de hablar a los hijos, pueden destacarse: «Los hombres, son los que tienen que tomar las iniciativas». «La inversa, vuelve sospechosa a una mujer».

Una mujer tiene que ser «decente», y no tiene que tener
relaciones sexuales hasta saber que ese hombre será su ma­rido. Un hombre es diferente: él «puede», él está «autorizado» a tener experiencias sexuales. Una mujer, nunca.

Por lo tanto, un hombre siempre sabe (se impone la pregunta: al hombre… ¿quién le enseña?).

La enorme cantidad de consultas por diversos problemas sexuales de hombres y mujeres hoy adultos tiene raíces en con­ceptos muy arraigados, casi siempre trans­mitidos en silencio, nunca cuestionados y que no ocupan lugar destacado en las prio­ridades de las políticas de salud en nues­tro país. Seguimos siendo, un país lleno de «analfa­betos sexuales».

Obviamente, hay «ma­chistas» que, lamentable­mente, llevan su pseudoi­deología al extremo: son los que, a fuerza de agre­siones, golpes y no pocas veces muertes, afirman su pensamiento, se sienten «hombres» que infunden el terror con las mujeres. Esos supuestos hombres nunca han ascendido a esa categoría: se han que­dado en animales y se di­ferencian de ellos, simple­mente por ser bípedos y no cuadrúpedos.

Felizmente, en los úl­timos años, las mujeres -luego de sufrimientos increíbles- han decidi­do colocarlos «blanco so­bre negro» y denunciar­los, ponerlos en evidencia frente a la sociedad y la justicia.

Nos queda, simple­mente, la esperanza de que nuestros hijos y nie­tos crezcan sin la amena­za de esta «epidemia», tan negativa y nefasta, como cualquier vi­rus. Esperemos que la educación general y específica de la sexualidad, sea una vacu­na certera para estos problemas.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario