Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 46%
Viento: Sureste 32km/h
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Despejado18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Eugenio Burzaco: ‘La Metropolitana no es mía ni de Macri’

El jefe de la nueva fuerza porteña asegura que ya están listos para trabajar en otros seis barrios.

Por
Email This Page

¿Qué balance hace de este año al frente de la Metropolitana?
Estoy contento porque el esfuerzo vale la pena y tengo la sensación de que estamos haciendo algo histórico. Ésta es una policía que va atravesar varias gestiones y que es necesaria. Una policía que atiende la realidad diaria del porteño. Es importante, además, implantar un nuevo modelo: comunitaria, que esté con el ciudadano, que tenga otra predisposición y presencia, donde importa mucho la capacitación y el equipamiento. Tenemos 8.400 inscriptos, lo que implica que hay un gran interés.

¿Los sueldos son el mayor atractivo para el postulante?
Lo que veo es que esta idea de policía que tenemos es atractiva: se trabaja ocho horas, no hacen adicionales, tiene horas de capacitación… Las historias de vida de los agentes de otras policías te sacuden, hablé con gente que está trabajando seis días seguidos sin volver a sus casas. Nuestra idea es bastante simple: equilibrar la carrera policial a la judicial.

Pocos discutían a la policía porteña ¿cree que el affaire Palacios y el espionaje mellaron la confianza de la población?
No sé si en la población, pero el hecho significó un duro golpe hacia la dirigencia. Las encuestas en los barrios nos dan un porcentaje de aceptación del 70 u 80 por ciento.

El paso en falso con Palacios fue un golpe a la gestión de Macri.
Creo que ha sido responsabilidad de todos los que estamos en el gobierno, nosotros no supimos lo que podía generar ese nombramiento a nivel de ruido en distintos sectores.

¿El gobierno porteño no contrató a Ciro James para espiar?
No, eso es un disparate y creo que la realidad lo va a demostrando. No sabíamos la dimensión de antagonismo que generaba el Fino Palacios en algunos sectores de la sociedad. Eso lo ha dicho el propio Mauricio Macri. La lectura debió haber sido distinta, pero no nos arrepentimos de haber empezado este proyecto, estamos convencidos de que ésta no es la policía de Macri sino la policía de la ciudad de Buenos Aires. En pocos días vamos a estar en seis barrios más: Villa Ortúzar, Villa Crespo, La Paternal, Chacarita, Parque Chas y Agronomía. Quiero decir: más allá de ese cimbronazo, seguimos. Me hago cargo de los errores que pudimos haber cometido. Más allá de que el gobierno nacional no ayude, estamos tratando de hacer lo que la gente nos pide.

La duda es si son errores o son políticas intencionales.
Yo no creo que la Policía Metropolitana haya espiado a nadie, estoy totalmente convencido. El juicio va a determinar cómo termina esto, fue un error de percepción nuestra sobre la implicancia que podía significar nombrar a Palacios. Los cambios son muchos y la gente los valora, por ejemplo que la Policía esté conducida por un civil.

Me da pie para preguntarle por la relación con otras fuerzas. ¿Cómo se siente en esa silla, cuando tiene que impartir órdenes y coordinar con la Federal? ¿Los respetan?
Hay un respeto ganado con el tiempo. Es preciso escucharlos, no ser soberbio. Yo no les puedo decir cómo intervenir en una situación de rehenes, cómo detener a un delincuente. Para esta etapa un área de seguridad urbana de infantería no es necesaria, es una decisión política. Tenemos poca gente. Vamos a priorizar prevenir el delito y cuidar al ciudadano.

¿Qué pasa con el equipamiento que compraron y que se denuncia que es para espiar?
Fuimos al juzgado, pusimos la cara, ninguno de los elementos pueden intervenir un celular o un teléfono de línea; lo han dicho expertos. Lo que hacen es prevenir que otros intervengan en elementos de comunicación propios. Tenemos un sistema de comunicación propia, conectada con todos los servicios de emergencia: eso tiene que ser cuidado, no puedo permitir que se hackee. Son cosas básicas y caemos en la chicana; si le quieren pegar a Burzaco que le peguen, pero acá hay una institución. Entonces cuando vos ponés un manto de dudas sobre una institución le hacés un gran daño a algo que no es ni mío, ni de Macri, ni del ministro Montenegro.

¿Le gustaría ocupar el sillón del ministro Montenegro?
No me veo en lo que queda de gestión de Mauricio Macri en ese lugar, me siento útil en la Jefatura de la Policía, me gusta lo que hago, me entretiene y necesito un tiempo para terminar de consolidar el proyecto. Es un cargo para llevar un tiempo, no para siempre, es muy desgastante, se trabaja 24 horas, con la familia y los hijos a veces… tiene sus costos. A futuro quisiera trabajar en la provincia de Buenos Aires.

¿Cómo es el mapa de seguridad de la Ciudad?
De Rivadavia hacia el norte tiende a haber más delitos contra la propiedad, de Rivadavia hacia el sur hay más delitos violentos o contra las personas. Pero hoy el delito está democratizado, cualquiera puede ser víctima en cualquier lugar y momento, lamentablemente. Sí es cierto que el sur es más complicado en el sentido de violaciones o asesinatos y en el norte es más probable que te roben a la salida de un banco o el pasacasete de un auto. Pero las diferencias no son enormes. Hay tres lugares críticos: Retiro, Constitución y Once, con mucha concentración de delito. Allí tenemos muchas cámaras y hacemos operativos.

¿Por qué arrancaron por la Comuna 12?
Tenía el promedio de los delitos de la Ciudad. Es una comuna tipo y tenía esa cuestión del sentido de pertenencia: una policía comunitaria requiere una zona barrial, donde la gente se conozca… el centro se convirtió en un lugar de tránsito, donde la gente va a trabajar ¿qué sentido de pertenencia tiene un tipo que vive en 9 de Julio y Córdoba?

¿Cuál es la orden que le está impartiendo hoy a los jefes de calle?
Prevenir siguiendo el mapa del delito y las cámaras que tenemos (350 colocadas y mil en marzo). Después hay áreas específicas como la de violencia de género.

¿Qué pasa con la cárcel contravencional?
En los precintos va a haber celdas: la realidad es que nos transfieren cada vez más delitos contravencionales.

Hay mucha oposición al tema de los calabozos.
Cualquier comisaría de la Federal tiene calabozos, pero el precinto tiene cosas muy novedosas en América Latina: las denuncias las van a tomar fiscales, con lo que la investigación en conjunto con la policía es instantánea; incluso hay auditorios para hacer juicios contravencionales. Pero no vamos a convertirnos en un servicio penitenciario.

¿Cómo vecino le gustaría una comisaría en un parque como el nuevo precinto en la Comuna 12?
No está en un parque, está donde había casas tomadas. Se reubicó a la gente y la gente del barrio está chocha. Hay muchos interesados en que nos vaya mal y hacen política con esto.

¿Cómo es la relación con la Federal? No le debe haber gustado que se le metan en su territorio.
Fue mejorando: es una relación de confianza y lleva tiempo. Buena parte de la responsabilidad sigue siendo de la Federal, porque además todavía no hemos tenido la transferencia de recursos. Tanto ha mejorado que empezamos a coordinar programas y políticas.

¿Cuánto va a demorar en consolidarse la fuerza?
Imposible pensar en una sola gestión: si no hay traspaso de recursos económicos y materiales son alrededor de 8 a 10 años.

¿Vive en San Isidro?
Sí.

¿Es un impedimento para hablar de una policía en Capital?
Nací en Capital y vivir en San Isidro es como vivir en un ciudad dormitorio, estoy mucho más en Capital que en provincia.

¿No se muda acá por un tema de seguridad?
Ja ja, no, no. Viví toda mi vida en provincia pero trabajé siempre en Capital, pero ésta es una sola ciudad y ojalá los políticos algún día nos pongamos los pantalones largos y pensemos en soluciones metropolitanas porque seguridad, transporte, educación, salud, todo tiene soluciones metropolitanas.

Usted es politólogo, ¿cree que es posible con la historia de antagonismos que tenemos gobernar Ciudad y el país con dos signos políticos distintos?

No lo sé. Esperemos que alguna vez funcionemos como país y podamos hacer esas cosas. Hoy a la luz de los resultados, parece difícil. Pero creo que hay un cambio generacional en la política argentina que va a traer soluciones. Hay gente joven que piensa muy parecido en distintos partidos, creo que la política tiene un componente agonal, y está bien que así sea y expresarlo, cada uno pelea por sus ideas, pero también hay una parte arquitectónica, dice Maquiavelo: en la Argentina sólo hacemos política a través del conflicto.

Al hablar de esto se me viene a la mente Néstor Kirchner.

Ha sido, nadie puede negarlo, una persona que marcó casi una década en la Argentina. El ritmo de la política se marcó a partir de su liderazgo, como lo hizo Menem, Alfonsín… ojo hablo de la importancia, no en lo que representa. Hizo cosas que me gustaron más y otras menos.

¿Qué cosas le gustaron?
Me gustó la recuperación del liderazgo político de la función presidencial, que se haya plantado para discutir la deuda en el mundo, como país soberano y no que seamos un felpudo. Lo que no me gustó es la búsqueda de avasallamiento institucional para ganar más poder, una sociedad no aguanta esos niveles de tensión, después no comparto cosas del modelo. Me gusta más el modelo de Chile, Brasil, Uruguay mismo.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario