Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 38km/h
  • Miércoles 21 de Octubre
    Cubierto13°   17°
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Estudiantes en lucha: Lobo suelto/cordero atado

Las tomas de los colegios revelaron serios problemas de gestión en la Ciudad. Por Reynaldo Sietecase

Por Reynaldo Sietecase
Email This Page

Lobo suelto. Así se llama una de las organizaciones estudiantiles que participó de la toma de es­cuelas en la ciudad de Buenos Ai­res (www.lobo-suelto.com.ar). Estos jóvenes se consideran de «izquierda independiente» y se reivindican latinoamericanistas. Propo­nen mejorar el estado edilicio de sus cole­gios pero también la emprenden contra el gobierno porteño («que se vaya Macri», di­cen). También hablan de la disolución de la Policía Metropolitana. Los «lobitos» parecen dar la razón a los funcionarios del PRO. En el amplio colectivo de estudiantes secundarios hay de todo, desde el Partido Obrero has­ta kirchneristas. Muchos están haciendo sus primeras armas en la acción política. La pre­gunta es cantada: ¿y qué? En términos de administración pública, la acusación de ex­cesiva politización de la protesta («hay cha­vistas y miembros de Cámpora») en nada cambia los hechos. Los problemas estructu­rales y la subejecución presupuestaria exis­ten, la falta de un plan de obras o su invisibi­lidad también. Ano equivocarse, otra vez, se trata de un problema de gestión.

En lugar de abrir un canal de diálogo ape­nas asomó la protesta los funcionarios lo ce­rraron a fuerza de acusaciones. Como dirían en el barrio, tienen menos cintura que un po­llo. Pidieron listas de estudiantes y amenaza­ron con sanciones. La Justicia re­chazó la idea en duros términos: «(ordenar) asentar en un acta los nombres de los estudiantes que lleven a cabo un acto de toma u ocupación del establecimiento donde cursan sus estudios, tien­de a conformar una verdadera ´lista negra´, con el agregado sin­gular de la eventual intervención policial», señaló la jueza Elena Li­beratori. Curioso: en el PROno se cansan de cuestionar la falta de diálogo y los modos confronta­tivos del gobierno nacional pero en la Ciudad utilizan los mismos métodos que critican.

El ministro de Educación, Es­teban Bullrich, y el jefe de Gabi­nete, Horacio Rodríguez Larreta, descartaron todo afán persecuto­rio y aseguraron que el único sen­tido que tenía la medida era «cui­dar a los chicos» ante denuncias de consumo de alcohol y presen­cias extrañas en los colegios to­mados. Aun si la denuncia de los funcionarios fuese cierta, el cami­no elegido fue el equivocado.

Pedir la renuncia del jefe de Gobierno porteño en el mismo plano en que se exigen más es­tufas o mejoras edilicias es un disparate. Casi del mismo tenor que pedir listas de es­tudiantes rebeldes ante un reclamo razona­ble. «Debemos ocuparnos más de la escue­la pública», confesó el ministro de Educación porteño ante los legisladores al momento de presentar un plan de obras el martes pa­sado. confesión de parte, relevo de prue­ba. La Fundación Estado, Trabajo y Produc­ción (Fetyp) señaló que al 30 de junio sólo se ejecutó el 7,4 por ciento del presupues­to destinado a Infraestructura y Equipamien­to y «en construcción del área Educación se ejecutaron únicamente 15 millones de pesos sobre un presupuesto de 337,8 millones (el 4,5 por ciento)». Cabe señalar que lo que no se ejecuta al final de un ejercicio, en general, termina en alguna otra área de la adminis­tración y sirve de parámetro para una distri­bución menor en el ejercicio siguiente.

Rodríguez Larreta rechazó estas cifras y estimó la ejecución por arriba del 50 por ciento. Bullrich, por su parte, aseguró que el macrismo destinó «un cincuenta por ciento más» de recursos para infraestructura «que lo invertido por la gestión anterior». Con los fondos que se obtuvieron por la venta de te­rrenos en el barrio de Catalinas, explicó el ministro, se realizarán quince obras nuevas. Además se redoblarán esfuerzos para «am­pliaciones, ascensores, gas y calefacción» en los más de 1.200 edificios escolares de la Capital. Si bien la metodología de impedir las clases es cuestionable (muchos padres y alumnos la rechazan), los anuncios oficiales son un triunfo innegable de los estudiantes que se movilizaron. El objetivo de la protes­ta está cumplido. ¿Lo entenderán así los di­rigentes secundarios? ¿Se bancarán cumplir con los 180 días de clase? No estudiar es un gesto propio de reaccionarios. La capacita­ción es indispensable si se pretende militar a favor de un cambio político y social.

La educación pública no ha sido, hasta ahora, prioridad en la estructura de gastos del gobierno de Mauricio Macri. En esta vi­sión mezquina, nada tiene que ver el des­quiciado mapa sindical de los docentes por­teños (existen 18 gremios) ni la politización de los centros de estudiantes ni la herencia de desinversión. Basta recordar que en el principal sillón del Ministerio de Educación se sentaron desde el progresista Maria­no Narodowsky hasta el conservador Abel Posse. Bullrich parece dispuesto a cambiar de actitud.

Lobo suelto/ Cordero atado es el único CD doble de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. En el prólogo del primer se señala, casi como una premonición: «En el principio fue la compasión y el principio es la mitad de todo. partir de entonces cier­tas mentiras dieron vergüenza». Desterrar las mentiras, evitar la vergüenza, están en­tre las altas misiones de la política.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario