Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Suroeste 17km/h
  • Sábado 19 de Septiembre
    Despejado11°   15°
  • Domingo 20 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Lunes 21 de Septiembre
    Muy nuboso10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Escuchas ilegales: cuarto intermedio luego de una sesión violenta

Burstein no terminó de declarar luego de una serie de golpes e insultos en plena sesión especial

Por Karin Miller
Email This Page

Tiempos turbulentos son los que vive la Comisión Especial Investigadora de las escuchas ilegales en la Legislatura por­teña. Y para muestra basta el botón que se vio el martes. El plenario debió concluir antes de lo espera­do y pasar a cuarto intermedio. Los legisladores habían escucha­do ya los testimonios de la hija y esposa del familiar de una vícti­ma de la AMIA, Sergio Burstein, del gerente comercial del supermerca­do Coto Rodrigo Blas Velazco, de Susana Beatriz Saint Porres y de Francisco Castex. Burs­tein llevaba tres horas decla­rando como testigo. Los cruces entre éste y los diputados del PRO, que insis­tían en pregun­tar acerca de su vida personal, y por el motivo por el cual no apela­ba el sobreseimiento de Montenegro -pre­gunta que el testigo había contestado previamente-, se vol­vieron cada vez más fuerte. Burstein insul­tó a De Andreis (PRO): «Pendejo pelotu­do, andá a limpiarte los mocos», y entre las respuestas del bloque PRO se escucha­ron los insultos «payaso» y «testigo falso». Cristian Ritondo, titular del bloque oficia­lista, no se privó de decirle «hija de puta» a la legisladora Gabriela Cerruti, secreta­ria de la Comisión. Durante el griterío, le­gisladores del bloque macrista reiteraron sus acusaciones al diputado Marcelo Parri­lli (MST-Nueva Izquierda) por las supues­tas amenazas de un asesor suyo a Ritondo. la violencia verbal se pasó rápidamen­te a la violencia física. El periodista Fer­nando Alonso, de Canal 7, fue golpeado en una confusa pelea en la que estuvie­ron involucrados asesores de diputados PRO, legisladores de distintos bloques y personal de seguridad de la Legislatura. Lo único cierto es que el declarante no pudo hacer notas para la televisión y el objeti­vo se cumplió. Silencio en el barro. Burs­tein debió salir rápidamente, en medio de empujones y corridas, del Salón Monte­video, en el que se realizaba la reunión. Los giros del oficialismo son claros: aspi­ra a enviciar la comisión a como dé lugar. Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Ai­res) sostuvo en relación al trato de los dipu­tados macristas a Burstein que «el PRO tra­ta a una víctima como si fuera victimario, transforma al acusador en acusado». Con respecto a los disturbios, el diputado Mar­celo Parrilli afirmó que «la única respuesta del macrismo es la provocación y el insulto. Durante tres horas le faltaron el respeto a Sergio Burstein y por eso se generaron los incidentes en los que, entre otros, fue gol­peado el periodista de Canal 7».
Más allá de preguntarse acerca de quién o quiénes son responsables por los incidentes, es necesario examinar a quién benefició lo sucedido. Al día siguiente de la reunión, el jefe de gobierno de la Ciu­dad sostuvo en relación al trabajo de la Comisión Investigadora que «lo único que se hace es seguir agrediendo y no buscan­do la verdad».

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario