Tiempo en Capital Federal

21° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 80%
Viento: Sur 39km/h
  • Lunes 22 de Julio
    Cubierto12°   14°
  • Martes 23 de Julio
    Cubierto10°   12°
  • Miércoles 24 de Julio
    Muy nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Escalamiento: La montaña no hace falta

Las palestras bajo techo permiten sentirse alpinista cerca de casa y con poco riesgo. Hay cursos para principiantes y avanzados de todas las edades. 

Por Gustavo Slep
Email This Page
escalar

Del muro asoman pequeñas formas que sirven de agarre: una bola, un triangulito, una pirámide. Retan a la gravedad, el peso, la altura. Pero principalmente se desafían a sí mismos. Y todo en medio de la ciudad, en Punto Cumbre, un club de escalada con sedes en Congreso y Devoto, dirigido por Demián Delgado y Rodolfo Aguirre. “Es una actividad que hace unos diez años empezó a hacerse más masiva. Cuando yo empecé había pocos espacios. Después se fueron abriendo más” señala Demián.
Los primeros pasos se dan a gran velocidad a través de un breve curso introductorio en el que se enseñan las bases de la escalada y las medidas de seguridad que se deben tener en cuenta. “El cuerpo tiene un sentimiento de supervivencia que se va adaptando a las cosas irregulares. Eso es lo que hay que descubrir: el instinto de cada uno para resolver una situación incómoda”, explica Demián. “En esas clases se aprende escalada básica, formas de dar seguro con la cuerda, diferentes tipos de nudo, descenso en rapel, utilización y reconocimiento de los materiales para saber si están homologados o no”, comenta Gabriel Massarone, director de la Escuela Bien Alto Montaña en Villa Crespo.
Más adelante pasan a un tipo de escalada más compleja, el boulder, que se realiza a baja altura pero sin la protección de una cuerda de seguridad. “En el boulder no hay protección de arneses ni cuerdas. En general, la altura no supera los cinco metros. Abajo hay un lugar de protección, que en general es un colchón de caída. Se hace con un compañero que cuida al que está escalando”, explica Rodolfo.
Los más avanzados pueden probar el aire libre en la Palestra Nacional de Andinismo, el muro de concreto y roca más grande de América, ubicado dentro del Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo). Pero para ingresar a la Palestra y disfrutar de sus 2.400 metros cuadrados de superficie escalable, hay que aprobar un examen en el Centro Andino Buenos Aires.
Un buen equipamiento es fundamental: zapatillas especiales, cuerda, arnés, mosquetones con seguro. Si bien el equipamiento es costoso, los centros de escalada alquilan todo lo necesario. Demián sostiene que para empezar “no necesitás más que ganas de subirte a la pared, caminar y experimentar una superficie irregular, agarrando cosas irregulares y pisando cosas irregulares”. Gabriel acuerda “para empezar básicamente hay que tener ganas de hacer algo diferente. Y hacer unas clases de prueba para ver si uno asimila bien la situación de estar colgado, hacer un desplazamiento vertical, el vértigo de estar colgado y la confianza con el asegurador”.
Los riesgos de lesiones son muy bajos gracias a que los muros cuentan con medidas de seguridad para reducir los riesgos al mínimo. Demián explica que “en la sala de boulder tenemos un colchón deportivo de alta densidad que protege las caídas. Y en el muro de altura tenemos las cuerdas, los arneses y todo el sistema de seguridad intermedio que son materiales específicos de escalada homologados”. Rodolfo concluye: “Hay más accidentes jugando al fútbol que acá”.
Al finalizar el curso introductorio, se hacen viajes a Capilla del Monte y Tandil para practicar escalada deportiva en roca al aire libre en un entorno natural.
Milagros es una traductora pública de 30 años. Desde que empezó, no pudo dejar de escalar. “Por lo general, vengo tres veces por semana y me quedo tres o cuatro horas cada vez”, comenta. “Cuando escalás es como que te olvidás del resto del mundo. No sólo es una exigencia física sino también mental, porque tenés que ver dónde vas a poner los pies y las manos. Es como volver a cero de repente. Eso me encanta.”
El rango de edad es amplio: chicos desde de 9 años y adultos hasta 65. “Esa cosa de aventura y de arriesgarte, de buscar tu límite. Creo que eso lúdico es lo que nos despierta el interés de escalar”, comenta Gabriel. Y Rodolfo concluye: “Lo lindo de esto es que siempre tenés un desafío por delante. El que recién empieza tiene sus desafíos. Y el que está superavanzado también. Siempre tenés una zanahoria por delante”.

 

Dónde ir

  • Punto Cumbre: Congreso: Riobamba 165 – Devoto: Av. Beiró 5175 www.puntocumbre.com.
  • Bien Alto Escuela de Montaña: Espacio Zero. Malabia 538. 
  • Centro Andino Buenos Aires: Av. Rivadavia 1255. 4381-1566 –www.caba.org.ar.
  • Realization: Aráoz 129. Tel: 4854-6009 –www.realization.com.ar.
  • Organización Hacia la Aventura. Saavedra 353. Tel: 4941-6472.
  • Palestra Nacional – Cenard – Crisólogo Larralde 1050.

 

dz/lr

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario