Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 90%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Es posible prevenir el cáncer de boca»

El experto dice que la detección temprana es clave y que se debe prestar atención a las úlceras que no cicatrizan.

Por Juan Carlos Antón
Email This Page
IMGP5585

No hay que crear miedo, pero igual prefiero la consulta de alguien que no tenga nada a la de un paciente que llegó demasiado tarde”, explica el doctor en odontología Héctor Lanfranchi, que se dedica con pasión a combatir por todos los medios el cáncer de boca. Para lograrlo creó la campaña “Sacale la lengua al cáncer”, que ya va por su segunda edición y se desarrolló a comienzos de agosto en las facultades de Odontología y hospitales públicos y privados del país.

Sacale la lengua logo
El doctor Lanfranchi, de 67 años, está casado, tiene dos hijos, cinco nietos y es profesor titular plenario de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la máxima distinción que se le da a un docente de esa casa de altos estudios en actividad. “Un día se me ocurrió esa frase que pegó fuerte y entró en la gente. Es superadora, no se trata de tomar en broma al cáncer. Buscamos que pueda diagnosticarse en la forma más precoz posible”, explica en su consultorio de Palermo.

La campaña está organizada por las facultades de Odontología de las universidades públicas del país y cuenta con la adhesión de la Confederación Odontológica de la República Argentina. “Se hace foco en la prevención, para que la persona que así lo quiera se pueda examinar la boca en forma gratuita. Vemos si hay alguna lesión previa al cáncer. Este año, además de atender en hospitales, se hicieron visitas a villas de emergencia de la ciudad”, señala el odontólogo.

La campaña “Sacale la lengua al cáncer” se concentra en una semana del año, pero las acciones de difusión continúan. De esta última edición todavía no hay números oficiales, aunque el especialista adelanta que en el Hospital Alemán se examinaron 257 pacientes y encontraron cinco cánceres y 60 lesiones sospechosas.
“Para mí, en esto no hay colores políticos. Me interesan las personas y quiero que tomen conciencia. Si el diagnóstico se hace en forma precoz, tiene un muy buen pronóstico. En cambio, en las etapas más tardías es muy difícil de revertir. El de boca es un cáncer mutilante no sólo desde el punto de vista del paciente, sino desde lo social, porque cuando operan a alguien en una zona tan expuesta se le altera la fonación, la alimentación y toda su vida social y de relación”, enfatiza.

La principal lucha, cuenta, es contra el desconocimiento: “Es importante que todos sepan que el cáncer de boca existe. Hay mucha ignorancia al respecto. También deben saber que es predecible, es decir que hay lesiones previas que pueden anticiparlo”, explica. Las señales de alerta son manchas blancas o rojas en la lengua y también debe prestarse mucha atención a las úlceras no habituales producidas por el borde filoso de un diente o una prótesis que no cicatrizan.

Los factores de riesgo son el tabaco y el alcohol, que generan una irritación crónica o un microtraumatismo que puede provocar ulceraciones. También se cree que el virus del papiloma humano, el HPV, aumenta las probabilidades de contraer cáncer de boca.

“Estamos motivando a la población para que le pida por favor a su odontólogo que le examine la boca y no sólo los dientes”, dice Lanfranchi. Esto no sucede porque “no es redituable para el profesional”, concluye y agrega: “Es fuerte decirlo, pero el odontólogo va a ganar algo si arregla un diente, pero si detecta un cáncer no. Sucede que no está protocolizado. Es lo mismo hacerlo que no hacerlo. Un paso importante sería que, a través de las obras sociales, lo incorporen como algo que esté dentro del arancel”.

Lanfranchi cree que esa instancia es difícil de lograr, pero no imposible: “En definitiva, es un hábito. Y decía Einstein que es más difícil cambiar un hábito que dividir un átomo. Lo bueno es que hemos dado una etapa más de pelea. Ahora estamos constituyendo una red de odontólogos en el país. Cuando un dentista ve algo raro, le toma una foto a la boca y nos la manda por e-mail a nuestra cátedra, así hacemos un diagnóstico presuntivo”, cuenta. Porque otra cosa con la que Lanfranchi combate, es el desconocimiento del profesional: “A veces el odontólogo le da un buche al paciente y le dice ‘no tenés nada’. Yo creo que debería cambiar la frase a ‘no sé nada’. En caso de que vea algo que no es lo normal, que derive”.

La campaña “Sacale la lengua al cáncer” se expandió al resto de Latinoamérica y el año que viene Lanfranchi va a ser uno de los seis invitados especiales –y el único representante del subcontinente– en el primer foro de cáncer de boca y cuello que se realizará en Nueva York. De esta forma va a continuar con la esperanza de curar a más gente. “Eso sí, sin meter miedo. Lo importante es que la gente consulte”, vuelve a enfatizar.

DZ/dp

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario