Tiempo en Capital Federal

32° Max 25° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 58%
Viento: Este 29km/h
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado25°   34°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias25°   34°
  • Miércoles 27 de Enero
    Cubierto25°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Entrevista a la Presidenta: volvieron las preguntas

El Gobierno nacional cambió su estrategia comunicacional. La Presidenta aceptó dos entrevistas para la televisión y podría haber más. Un efecto de las primarias realizadas en agosto. En busca del votante que la acompañó en 2011.

Por Reynaldo Sietecase
Email This Page
cristina y rial cristina y rial

Algo pasó.
Después de años de sostener una política comunicacional basada en la ausencia de entrevistas y conferencias de prensa, la Presidenta de la Nación decidió cambiar de estrategia.

A las exposiciones por cadena nacional o en actos públicos, a los breves encuentros con cronistas en algún viaje, Cristina Kirchner sumó una serie de entrevistas con periodistas invitados. También se decidió que los candidatos oficialistas concurran a programas de TN, el canal de noticias del Grupo Clarín, y la usina de las críticas más virulentas contra el gobierno.

Lo poco que pudo saberse es que entre las razones del cambio está la idea de romper el círculo de los convencidos que habitualmente recepta sus mensajes y abrir sus opiniones a un electorado menos afín.

La pérdida de votos en las elecciones primarias, en relación a los comicios de 2011, reveló que muchos ciudadanos que votaron por la reelección de Cristina Kirchner, ahora les dieron la espalda a los candidatos del Frente para la Victoria.

Sea cual fuere la razón, en principio, bienvenidas las preguntas. Una presidenta contestando a una entrevista o enfrentando una conferencia de prensa, representa la imagen de un país más normal. Un poco más raro es que la convocatoria a las notas haya surgido de una convocatoria del gobierno.

No voy a juzgar aquí la agenda periodística elegida por los colegas que la entrevistaron ni la forma en que la desarrollaron. Sí creo, humildemente, que faltaron repreguntas. Me refiero a los interrogantes que ellos mismos plantearon y no lograron satisfacer con las primeras respuestas.

En la parte emitida de la nota con Jorge Rial, por ejemplo, algunas de las afirmaciones más polémicas de la Presidenta: “no hay ningún cepo (cambiario)” o la forma en que se decidió la fusión de Cablevisión y Multicanal en el final del gobierno de Néstor Kirchner. La mandataria responsabilizó al ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, por esa polémica medida que fortaleció como pocas al grupo Clarín. Como si este funcionario tuviese decisión propia ante una medida de tal magnitud o no fuera parte central del gobierno. Eran los tiempos en los que la relación con ese conglomerado empresario era cordial.

La Presidenta definió también como un intento destituyente lo que pasó en 2008, durante el conflicto del campo, y luego aseguró que la corrida cambiaria de 2011 (de “cinco mil millones de dólares”) se generó para “imponerle condiciones al gobierno”.

Le asignó la misma capacidad desestabilizadora al llamado “Círculo rojo”, según la definición del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, y agregó que de parte de “(Héctor) Magnetto y Clarín” esperaba “cualquier cosa”.

El conductor de Intrusos obtuvo lo mejor de su entrevista en las cuestiones personales (hasta le preguntó si se había separado de su marido). En esto, Rial tiene una probada experiencia. Es el terreno donde mejor se mueve. Qué pasó en las últimas horas de vida de Néstor Kirchner (cómo lo afectó el asesinato de Mariano Ferreyra, entre otras cuestiones) y detalles de la relación que mantenían tanto en lo personal como en lo político con su esposa.

No estuvieron presentes, por lo menos en esta primera parte, los temas que están en la cima del interés público, como inflación e inseguridad.

Sobre las denuncias de corrupción quedó flotando en el aire, para la segunda parte de la nota, una pregunta relacionada a la visita presidencial a las Islas Seychelles, un paraíso fiscal, que fue eje de un programa de Jorge Lanata en Canal 13 y que fue rechazado por el gobierno en un comunicado.

Tampoco trascendió si hubo otros interrogantes en ese sentido.

Las preguntas pueden ser buenas o malas. Nunca peligrosas. En especial en un país donde se presenta como investigación periodística, un informe sobre la “nueva dieta y nueva terapia” de la Presidenta o un analista político le diagnostica una enfermedad mental por televisión. La guerra entre el gobierno y el grupo Clarín contribuyeron a degradar el ejercicio periodístico a límites impensados. La información dejó de ser lo más importante en una profesión que la tiene como insumo básico.

Las preguntas pueden ser inteligentes o tontas, simples o complejas, pero nunca son peligrosas per se. En todo caso, las que pueden generar algún riesgo son las respuestas. Y su contraparte más perversa: la falta de respuestas. De todas formas, vale recordar que la última palabra siempre la tiene el entrevistado. Para cualquier dirigente político, contestar preguntas debería ser una costumbre republicana, no un acontecimiento extraordinario visto como una concesión.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista. Escritor. Cazador de historias. Argentina @Sietecase http://ReynaldoSietecase.com.ar