Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 69%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Entretelones de una pasión

Fue concebido como teatro nacional, dedicado a la dramaturgia hispanoparlante.

Por Norma Rossi
Email This Page
teatro_cervantes

En la esquina de avenida Córdoba y Libertad, se alza, emblemático y monumental, el sueño que supieron concretar la actriz, directora y maestra de artistas María Guerrero y su esposo, Fernando Díaz de Mendoza. El matrimonio de artistas engendró al Teatro Cervantes poniendo toda su voluntad, esfuerzo y fortuna personal.

El capítulo previo se escribió en 1897, cuando con apenas 30 años, la Guerrero desembarcó por primera vez en Buenos Aires para encabezar la compañía que dirigía su marido. Entonces recalaron en el desaparecido Teatro Odeón, presentando obras de Jacinto Benavente y clásicos de Calderón de la Barca y Tirso de Molina, con gran éxito de público y crítica.

En 1918, se lanzaron a la aventura de construir un teatro propio en la ciudad porteña. Lograron contagiar su entusiasmo al mismísimo rey Alfonso XIII, que puso a su disposición los buques para transportar los elementos necesarios.

Diez ciudades españolas trabajaron en la fabricación de todo lo que conformó finalmente el teatro. A Barcelona, por ejemplo, le debe la pintura al fresco de su techo. Y a Madrid, los cortinados, tapices y el telón de boca, una obra maestra que representa el escudo de Buenos Aires, bordado en oro y plata, y que fue reconstruido luego del voraz incendio de 1960.

El más prestigioso círculo social, financiero y artístico de Buenos Aires se hizo eco de la empresa. Los setecientos trabajadores que pusieron en pie el teatro fueron dirigidos por los arquitectos Arana y Repetto, bajo la supervisión de la propia Guerrero. Ella acordó con ambos profesionales la fachada, una reproducción en detalle de la Universidad de Alcalá de Henares, de estilo renacimiento con columnas platerescas.

Su inauguración fue el 5 de setiembre de 1921, a toda pompa. Pero apenas cinco años después, el teatro bordeó la bancarrota.

Por suerte, los esposos tenían cerca a un amigo argentino que los ayudó a sortear el temporal: el autor Enrique García Bellone, quien logró interesar en la cuestión al entonces presidente Marcelo Torcuato de Alvear. De ese modo, el Cervantes fue comprado por el Banco Nación.

En 1935, pasó a ser sede del Teatro de la Comedia, comandado por el actor y director Antonio Cunill Cabanillas. Fue uno de sus gestores más memorables, creador de los talleres de realización escenográfica y vestuario. Renunció en 1941, y el teatro ingresó en una crisis que llevó a que en 1955 no hubiera temporada oficial.

Otra vez parecía que el Cervantes iba a morir, pero un año después renació con renovados bríos bajo la batuta de Orestes Caviglia.
El 10 de agosto de 1960, durante la gestión de Narciso Ibañez Menta, un incendio devoró gran parte de las instalaciones. Su reconstrucción se realizó en base a fotografías y restos recuperados entre los escombros.

Reabrió recién en 1968. Desde entonces, sufrió las sacudidas propias de vaivenes políticos de nuestro país. En 1997, bajo la dirección de Osvaldo Dragún, logró su anhelada autarquía.

Y ahí está hoy. Con su escenario de 16 por 28 metros, que incluye un disco central y otro levadizo, para prolongarlo, extender la platea o para convertirlo en foso de orquesta. El corazón del teatro es la sala María Guerrero, por la que pasaron los más prestigiosos artistas. Paralelamente, otras dos salas ofrecen sus propias posibilidades: la Orestes Caviglia, semicircular e íntima, construida donde antes estaba la confitería del teatro; y la Luisa Vehíl, adaptable a la necesidad de cada evento.

Mientras tanto, y por siempre, el espíritu de la Guerrero ronda sus pasadizos, más vivo que nunca.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario