Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 03/12/2021 16:31:41
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Entonces bailemos: Dulce y melancólico

Cinco personajes narran con humor sus reiterados fracasos amorosos.

Por Sabrina Haimovich
Email This Page
FOTO01A

Sobre el escenario, un sommier de dos plazas bajo una intensa luz blanca anuncia el foco de esta obra: anécdotas e historias de amor y desamor.
Cinco personajes se turnan para contar sus experiencias. Cada uno, a su modo, ha “caído en el amor”, como se dice en inglés (“to fall in love”), ha caído en su trampa, se ha golpeado y ha sufrido, pero está ahí de vuelta para convertir esas experiencias de dolor en divertidas historias tragicómicas. Cuanto más patético, más gracioso; cuando más border, más impactante. Son personajes que, frente a sus desventuras, optan por reír (o bailar, tal como dice el título de la obra).

Como en un encuentro de amigos, siempre hay más anécdotas para contar. Y el ritmo de Entonces bailemos está marcado, justamente, por los gritos de “otra” con los que los actores toman la palabra. El placer por contar es alto. Y los extensos aplausos que se producen hacia el final muestran que los espectadores también han disfrutado de ese tiempo catártico, probablemente porque se han identificado y pudieron sumarse a esa saludable experiencia que es reírse de uno mismo.

Hay un músico en escena; un fanático de Johnny Cash, que toca música country y le da un respiro al agitado ritmo de las anécdotas que se suceden unas tras otra. Sus canciones funcionan como contrapunto del tono cínico, sarcástico y “superado” de los distintos relatos; tiñen a los personajes de soledad y melancolía bajo una estética propia del western; los muestra como cowboys urbanos, como pistoleros contemporáneos del amor.

No puede dejar de mencionarse la excelente actuación de Laura López Moyano, apodada por su director como “la diva del indie porteño”, que en esta obra interpreta a una mujer desbocada y desbordada, cuya vida sexual es sumamente vertiginosa (“como un colectivo de dos pisos, lleno de hombres, que va a toda velocidad y se está a punto de estrellar”, así se define en un momento). Se trata de un personaje trash, avasallante y feroz, que tiene una actriz que está a la altura de las circunstancias. Un motivo más para ver esta hermosa obra.
Entonces bailemos. Escrita y dirigida por Martín Flores Cárdenas. En El Camarín de las Musas (Mario Bravo 960). Sábados a las 23. Entrada: $100.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario