Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2021 11:53:23
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Enrique Pinti vuelve con su Salsa Criolla

El reconocido actor y humorista se prepara para volver al teatro con su célebre espectáculo, al que define como una radiografía de la personalidad argentina.

Por Teté Coustarot
Email This Page
enrique_pinti

Me cité con Enrique Pinti detrás de las bambalinas del Teatro Maipo, donde ensaya y ultima los detalles para el gran debut de Salsa criolla, el 15 de mayo en el teatro Liceo. Enrique ya había terminado de ensayar, pero me regaló una conversación tan elocuente y perspicaz, que me sentí dentro de uno de sus monólogos y me hizo reír como todos los argentinos que nos reímos con él, hace más de 40 años.

Me fascinó el nombre del espectáculo y la relación que Enrique siempre tuvo con la comida, por eso decidí empezar la entrevista de manera gourmet.…

La receta de la salsa criolla es algo muy nuestro. Si tuvieras que definir tus ingredientes para hacerla, ¿cuáles serían?
Primero una lata de 10 litros de memoria, aunque no esté bien cotizada en el mercado actual y se haya dejado de fabricar, porque hay gente que sigue diciendo que “la memoria tira para atrás y no proyecta”. Otro tanto de actualidad y una pizca de futurología. Después, hay que agregarle esencias muy sabrosas para que sea comestible, porque si nada más es futuro y lo que pasa, es intratable.

Hay constantes en la vida de mucha gente. Para vos, ¿la comida es un tema? Tu éxito teatral más fuerte es, justamente, el nombre de una salsa.
Siempre fue una constante el asunto de la comida como elemento. Mis obras para chicos se llamaban Corazón de bizcochuelo, Crema rusa y Panchito con mostaza.…

En muchos años que nos hemos ido encontrando, siempre hacés una referencia a los kilos y a todo lo que tenga que ver con la comida.
Sí, de chiquito me decían que comía demasiado. Mi hermano era inapetente y había que hacerle el avioncito para que comiera. A mí había que decirme que pare.

¿Estabas todo el tiempo con hambre?…
Sí, tuve que llegar ahora a esta edad para empezar a perder el hambre. Me declararon hace mucho tiempo una diabetes, no es galopante pero empecé a ver que las consecuencias de la comida te pueden amargar el último tramo de tu existencia. Eso me disciplinó y ahora como mucho menos, no por hacer régimen sino por conciencia. Si no puedo comer milanesas, papas fritas, pasta o risotto, ¡no como! El bifecito, el pescadito y el pollito que se lo metan en el culito.

Yo creo que sos un representante muy cabal del porteño, ¿te sentís así?
Soy ciudadano, de asfalto y de ciudades.

¿Te gustan las ciudades?
Me gustan muchos las ciudades y el asfalto. Hay gente que me quiere convencer de ir a las Bahamas, pero mirá si me voy a ir a cagar de calor y con la posibilidad de que aparezca una alimaña o un huracán. Prefiero fascinarme por la belleza de Praga, Budapest, Londres, Madrid, Barcelona, Nueva York y las luces de la calle Corrientes. Cuando era chico vivía en Entre Ríos y Brasil, barrio barrio en aquella época, y me preguntaba por qué no tenía carteles luminosos cerca.

Cuando vivía en Río Negro, venía a Buenos Aires y me fascinaba ver a la gente entrar y salir del cine. ¡Una cantidad!
A mí también me fascinaba Lavalle, porque a mí me gusta el cine. Por supuesto que la calle Corrientes, también. Me empezó a atraer cuando estudiaba teatro en Corrientes y Junín. Teníamos clase hasta las doce de la noche y, al terminar, caminábamos para tomarnos un café de parados en el Royalty.

¿Qué lugar de Buenos Aires preferís?
Cuando era chico, el Parque Lezama era una cosa mágica. También el Parque Retiro, ése era mi lugar,…y Retiro y la estación Constitución. Me gustaba mucho el primer aeroparque, me sentaba en la confitería de Austral a ver cómo salían los aviones.

Hay mucha expectativa con tu regreso.
Es una idea que me venía rondando hace 4 o 5 años en la cabeza. Cuando empecé a revisar los libretos, supe que no tenía tanto que cambiar sino que agregar algunas cosas. La obra es una radiografía de la personalidad argentina que siempre está vigente.

Claro, además todo cíclicamente se repite, en la Argentina y en el mundo.…
Sí, vos fijate, Teté, los adelantos tecnológicos y todavía no hemos podido encontrar otra manera de resolver los problemas que no sea con una guerra, algo de siete mil siglos atrás.

Porque no siempre se prioriza la razón, sino quién es más fuerte para dominar.…
Totalmente. Cuando hay gente que se va de mambo y me dice que está viviendo en el peor lugar, yo le respondo: “Andate a Siria que está precioso”. Si para algo sirve llegar a viejo, es para decirle a la gente que no cometa las mismas cagadas que cometió uno. En otras épocas se hacían cagadas iguales o diferentes que nos llevaron a esto. Y volvemos a lo que te hablé de la memoria, no es un enemigo, olvidarse es fatal.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z