Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Encuentro Moyano-Macri: una pavada que enfureció a todos

El peronismo disidente y el PRO rechazaron la foto del sindicalista con el jefe de Gobierno.

Por Laura Mendoza
Email This Page
5791098-mauricio_390.jpg

La foto de la rosa blanca, una operación ideada por Eduardo Duhalde, tan cercano hoy a Hugo Moyano como a Mauricio Macri, es todavía materia de digestión entre peronistas disidentes, kirchneristas desencantados y dirigentes del PRO. A una semana de aquel encuentro llueven las críticas internas, aun cuando el paso en falso se haya justificado en la necesidad de mejorar la imagen ante la sociedad -Moyano, convencido de que «tengo que hacer todo lo contrario a lo que hace Cristina»- y en la de romper el cerco de un partido vecinal que no logra crecer más allá de la General Paz.

Moyano trató de minimizar el asunto: «Pero si eso fue una pavada…». Pero dos de sus nuevos aliados pusieron el grito en el cielo. El primero fue Alberto Fernández: «La foto con Macri me pareció horrible». Un empleado de la consultora Ecolatina, de Roberto Lavagna, le hizo llegar el mensaje airado de su jefe: «No le causó nada, ni un poco, de gracia». Es que desde el sector político que alienta el camionero, ya habían tentado a Lavagna para una candidatura a senador en 2013. Y el paso de comedia con Macri lo desorientó. Aunque quizá la más dura de las reacciones haya partido de su propio hijo Facundo: «No me veo votando una fórmula Macri-Moyano».

Desde el PRO, Gabriela Michetti se horrorizó. Dijo que no podía el PRO tener nada con Moyano porque no era un dirigente sindical democrático, y que tampoco un partido político debía meterse en cuestiones del gremialismo. Palabra más, palabra menos, pronunció Patricia Bullrich, quien alineada ahora con el PRO, rechaza al moyanismo por definición. Hasta desde el peronismo tradicional se hicieron oír las quejas. José Manuel de la Sota usó el episodio para demostrar su tesis: «Macri no es peronista, es imposible armar algo con él». De hecho, un día después del encuentro de la rosa blanca, el PRO votaba la nueva ley de ART en Diputados junto con el kirchnerismo y en contra del reclamo de Moyano.

En otro frente, y convencido de que lo primero es ampliar la base de sustentación del PRO hacia 2015, Macri participó en la Federación de Box del homenaje a Raúl Alfonsín, cuando se cumplían 29 años del triunfo del ex presidente de la restauración democrática. Allí Macri pronunció un panegírico de Alfonsín y estrechó lazos con los radicales que desde el PRO alientan la formación de un frente más consistente con nuevos aliados. Celebraron Andrés Delich, candidato a suceder a Esteban Bullrich en Educación, Daniel Angelici, Gustavo Posse, el legislador Martín Ocampo y Ricardo López Murphy. Tan grande es la idea de sumar en el macrismo, que la ocasión dio para que el ex vocero de Fernando de la Rúa, Juan Pablo Baylac, sienta que volvió a encontrar un lugar bajo el sol.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario