www.DiscapacitadosEmocionales.com

">

Tiempo en Capital Federal

20° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 47%
Viento: Este 19km/h
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto14°   20°
  • Jueves 29 de Octubre
    Despejado11°   17°
  • Viernes 30 de Octubre
    Despejado11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

En el capítulo de hoy: Tenemos que hablar

www.DiscapacitadosEmocionales.com

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page
TenemosQueHablar

Cuando éramos bebés y perdíamos de vista a mamá nos largábamos a llorar muy fuerte. No sabíamos si ella iba a volver, estábamos perdiendo a nuestro ser amado y eso nos causaba mucho miedo y angustia. Con el tiempo fuimos entendiendo que el llanto podía ser objeto de manipulación: cuando llorábamos, mamá volvía. Bah, al menos las mamás normales lo hacían. Ahora con toda esa moda new age se llenó de locas que dejan a la criatura llorando toda la noche. Después se van a preguntar por qué sus hijos no las visitan los domingos.
Crecimos un poco y fueron los monstruos que ponían en peligro nuestra integridad física los principales generadores de angustia y miedo. Llorábamos porque podíamos jurar por todos los santos en orden alfabético que había alguien en el ropero o debajo de la cama. Las sombras y los ruidos solían jugarnos malas pasadas por las noches. La luz era nuestra aliada pero cuando la perdíamos la irracionalidad se nos hacía carne. Luz, buena. Oscuridad, mala. Si hubiéramos mantenido ese razonamiento pelotudo hasta la adolescencia quizá nos hubiéramos ahorrado bocha de guita en fiestas y boliches.
Un momento espantoso que llevamos marcado a fuego es cuando tomamos conciencia de que algún día no vamos a estar más. O aun peor, tal vez estemos nosotros pero no aquellos a quienes amamos. El miedo a la muerte llega el día que entendemos que tenemos fecha de vencimiento y comenzamos a preguntarnos por qué nos traen a un mundo en el que no podemos decidir cuándo y cómo queremos retirarnos de él. Recuerdo que al comprender esto quedé tan angustiado y asustado que todas las noches antes de dormir me escabullía en el cuarto de mis viejos para ponerles un dedo en la nariz y comprobar que seguían respirando. Entender qué es la muerte es un proceso horrible.
El miedo y la angustia son elementos fundamentales en todas las etapas de la vida. Nos acompañan para movernos el piso y recordarnos que nunca estamos sobre tierra firme. Siempre existe la posibilidad de que todo se vaya a la mierda, una vez más.
Dicen que antes de morir ves pasar tu vida como una película. Algo parecido sucede cuando nos avisan que “tenemos que hablar”. Automáticamente hacemos un repaso fugaz por todo lo que compartimos con la otra persona desde el día en que nos conocimos. Necesitamos encontrar qué es lo que motiva al otro a notificarnos que nos debemos una charla. Necesitamos una defensa, una coartada, algo. No podemos caer en pelotas. Pocas cosas producen más miedo y angustia que “tener” que hablar y no entender sobre qué.
La frase nos prepara para lo peor, y lo peor siempre es la muerte. En este caso no física pero si espiritual. La muerte de una relación, la pérdida del ser amado, entrar en la oscuridad que eso significa. Vemos todos los miedos que nos fueron atormentando de chicos asomándose en tres palabras. Recordándonos que no estamos en tierra firme, que no podemos dar nada por seguro. Y más allá de la angustia que produce, es bueno volver a tenerlo en cuenta.

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Categoría ’89. Nacido en Buenos Aires. Más precisamente en Parque Chacabuco City Rockers. Secundario incompleto por embole crónico. Ex asistente de producción de bandas de rock y programas de...