http://discapacitadosemocionales.com/

">

Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 72%
Viento: Sureste 28km/h
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Parcialmente nuboso16°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado20°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

En el capítulo de hoy: Felices los 4

http://discapacitadosemocionales.com/

Por Nicolás Zabo Zamorano
Email This Page
zabo_felices los4

Relación a distancia: felices los cuatro” es un chiste muy cruel que utilizo cada vez que alguien me comenta sobre alguna historia de amor que involucre un presupuesto enorme de pasajes en micro, tren o avión. Generalmente después de hacer ese comentario espantoso recibo una avalancha de puteadas. Me las merezco.
Estuve bastante tentado a poner ese chiste en el mail de esta semana. La distancia más grande que tuve en una relación fue Parque Chacabuco-Banfield (y ya me parecía excesivo), así que en este tema voy a tocar de oído. Espero que Nelson (24) y Malena (18) lo puedan entender. Tal vez lleguemos a una conclusión interesante, no lo sé.
Creo que buscamos amores imposibles por reflejo. Como si fuera un acto de autodefensa. Apuntamos a situaciones difíciles de concretar para consolarnos con un “te lo dije” interno cuando no sucedan. Intentamos evitar la desilusión que podría llegar a darse en escenarios donde sí podríamos salir triunfantes.
Las relaciones a distancia nacen cuando los protagonistas se proponen fracasar. Este tipo de noviazgos sólo funcionan en películas utópicas y entre personas que algo muy malo tienen que haber hecho en su vida anterior para haberles puesto al amor de su vida en un lugar con otro huso horario. Todos sabemos que tarde o temprano se vuelven anécdotas. En nuestra biblioteca amorosa ya tenemos los títulos: “¿Te acordás cuando salía con ese pibe que prendía fuego cosas en la calle?” o “Una vez salí con una piba que no creía en el uso de los desodorantes”. Nos falta: “Yo también una vuelta salí con alguien que vivía en la loma del orto”.
Esa sensación de empezar algo destinado al fracaso nos permite abrirnos de una manera a la que no estamos acostumbrados. “Total, no pierdo nada” pensamos, pero esa entrega absoluta de los dos lados es la que forma un vínculo tan fuerte que mientras se va generando ignora completamente los kilómetros que hay de distancia entre uno y el otro. El escenario imposible comienza a cobrar forma y nosotros ya estamos jugados.
Las relaciones humanas son complicadas. Nadie les agregaría un condimento para hacerlas más picantes a propósito. Sí, hay casos especiales de gente loca que necesita estar envuelta en un torbellino emocional constantemente, pero, dejando a esas personas de lado, todos buscamos un poco de paz. En las relaciones a distancia, esta última no aparece seguido. La urgencia por verse es una alarma de un auto que se olvidaron prendida toda la noche y no nos deja dormir.
Esto ya parece un manifiesto en contra de las relaciones a distancia, pero no. Pienso en las parejas que tienen la suerte de compartir la cama pero que entre ellos existe un océano. Nelson y Male cada vez que se ven tienen eso que nosotros perdemos en los primeros meses: emoción. Ojalá tengan la suerte de convertirse en protagonistas de su propia película. O de haber sido alguien malo en su vida pasada.

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Categoría ’89. Nacido en Buenos Aires. Más precisamente en Parque Chacabuco City Rockers. Secundario incompleto por embole crónico. Ex asistente de producción de bandas de rock y programas de...