Tiempo en Capital Federal

28° Max 19° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 61%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 27 de Noviembre
    Nubes dispersas21°   28°
  • Lunes 28 de Noviembre
    Despejado22°   29°
  • Martes 29 de Noviembre
    Cubierto22°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 26/11/2022 05:56:51
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

En cuatro años, el PRO perdió más de 220 mil votos

A pesar de que el macrismo retuvo el gobierno, el resultado fue mucho peor al esperado. En 9 de las 15 comunas ganó el candidato de ECO, Martín Lousteau.

Por Franco Spinetta
Email This Page
larreta_santilli

Cuando Mauricio Macri y su séquito inmediato diagramaron el calendario electoral, la intención era cuajar las elecciones de la Ciudad para que funcionasen como parte de la campaña nacional. Había, en esa lectura, una certeza que se reveló soberbia: la creencia de que Buenos Aires era imperdible.

El ajustado triunfo de Horacio Rodríguez Larreta frente a Martín Lousteau, aunque triunfo al fin, dejó una serie de datos que –puestos en perspectiva- preocupan al macrismo.

Hace cuatro años, el binomio Macri-Vidal arrasaba en el balotaje contra la fórmula K de Daniel Filmus y Carlos Tomada. El PRO superó entonces el millón de votos (1.090.389) y arañó el 65%. En este balotaje, Rodríguez Larreta alcanzó los 860 mil votos y 51,6%. Es decir, exactamente 229.587 votos menos que en 2011. La cosecha fue incluso menor a la de 2007, cuando Macri y Michetti obtuvieron el 60,96% y poco más de un millón de votos.

Pero no es el único dato que preocupa al PRO. En 9 de las 15 comunas, se impuso Lousteau. En la primera vuelta, Larreta había ganado a lo largo y ancho de la Ciudad asegurándose la mayoría en cada comuna, lo cual le permitirá a su gobierno mantener a los presidentes de las juntas comunales.

Pero algo cambió. La nueva radiografía, apenas dos semanas después, no es completamente amarilla. El dominio del Larreta sólo se circunscribió en el balotaje a las comunas del norte (12, 13, 14), eternamente fieles al PRO; a las comunas 1,2 (centro) y la sureña 4. En cambio, el corredor centro, oeste y sur, fueron para Lousteau.

Frente a este panorama, resulta difícil imaginar de qué manera el actual jefe de gabinete acomodará su propio gobierno o si, acaso, necesitará hacerlo. El electorado porteño ya ha dado muestras de su versatilidad. Una lectura lineal –que indicaría un fuerte voto anti PRO- podría resultar engañosa. Sin embargo, Rodríguez Larreta no podrá, al menos en principio, gobernar con cierto handicap que Macri había logrado construir en base a una (supuesta) alta aprobación de su gobierno.

En lo inmediato, lo único certero es que este resultado complicó los planes proselitistas de Macri, que ahora se ve obligado a recalcular táctica, estrategia y discurso. El pedido desesperado del PRO para que Lousteau se bajara del balotaje, toma ahora otra dimensión: había cierto temor de que se produjera este escenario. Profecía autocumplida: ahora es el macrismo quien, aún habiendo ganado, deberá salir a revertir esta percepción de derrota.

dz / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario