Tiempo en Capital Federal

22° Max 19° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 81%
Viento: Sureste 16km/h
  • Domingo 18 de Abril
    Cubierto19°   23°
  • Lunes 19 de Abril
    Despejado18°   23°
  • Martes 20 de Abril
    Despejado17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Emilia Mazer: tiempo de crear y criar

Madre de una nena de tres años, la actriz encuentra energía para actuar, dar clases y escribir.

Por Camila Bretón
Email This Page

Es una de las protagonistas de 8 mujeres, la exitosa obra que dirige José María Muscari en el teatro Tabaris. Luego de su participación en El Elegido, vuelve a la televisión con el unitario Vindica por canal América y habla de cómo fue ser madre primeriza a los 42 años. Cuando Emilia Mazer no está arriba de un escenario, aprovecha para pasar el día con su hija, Uma, de tres años, fruto del matrimonio con el abogado Juan Esteban Leguizamón del cual se separó estando embarazada pero con quien -asegura- tiene una excelente relación. «No importa lo que haya pasado, estoy segura de que las buenas relaciones se eligen. Es una la que decide tenerlas o no.»

Está sentada en un bar a pocas cuadras de su casa, en el barrio de Núñez. Pide un té de hierbas, mira el reloj y avisa que a las cinco se tiene que ir a buscar a Uma al jardín. «Ser mamá en una etapa productiva de la vida no es fácil pero me considero una mamá feliz y realizada y si yo estoy alegre, ella también y eso es lo importante.»

¿Cómo te organizás para ser madre, actriz y dar clases de actuación?
Yo nunca dejé de trabajar, ni embarazada ni después. Al principio me la llevaba a los ensayos. Ya hizo tres giras conmigo y seguro hará otras tantas. Me alejé un poco de la televisión por los horarios pero ahora acabo de hacer un protagónico con Alejandro Muller en Vindica que sale la semana próxima. También escribí una obra antes de que Uma naciera. Ser una mamá presente y además trabajar implica que a veces bostezás pero creo que una les hace daño a los hijos cuando no es feliz y cuando no es sincera. Pienso que en la etapa de crecimiento de los chicos hay que dar alegría y felicidad y, si uno no la tiene, es muy difícil trasmitirla.

¿Siempre escribiste?
Desde que tengo ocho años y creo que me gusta más escribir que actuar. Actuar es mi pasión y amo lo que hago pero si alguien me dijera: ahora en vez de actuar te vas a dedicar a escribir novelas o guiones de cine, yo feliz. Es más, tal vez podría vivir más lejos, más cerca del mar. Ahora estoy escribiendo un unipersonal que quiero hacer el año que viene. También tengo ganas de reestrenar Frida y yo, historia clínica de una artista, la obra que escribí cuando estaba embarazada.

¿Cómo es trabajar en un elenco sólo de mujeres?
Es un placer trabajar con ellas. Nos llevamos muy bien aunque en realidad los actores nos conocemos realmente cuando nos vamos de gira, en el micro, cuando escuchás los ronquidos del otro. Esta noche salimos para San Luis y después vamos a Rosario, Santa Fe, Paraná.

Completás las clases de actuación con técnica vocal, bioenergética y yoga, ¿eso es importante para la formación actoral?
Sí, porque somos una unidad psicofísica espiritual, y creo que trabajar desde el cuerpo y los bloqueos energéticos facilita la optimización del trabajo. El gran desafío es que el espectador se crea que uno es eso que está viendo y poder crear para meterse en mundos que obviamente a veces traen consecuencias físicas o espirituales. Me parece que trabajarlo desde la energía hacer que uno se pueda meter más con uno mismo y no hacer de uno.

¿Y vos qué cosas hacés para cuidarte de esas consecuencias?
Hago ejercicios de yoga, gimnasia, pero no soy una religiosa del cuidado, hago lo que puedo. Si tuviera más tiempo haría más. Una vez el Puma Goiti me dijo: tener un hijo es una cura de narcisismo y creo que es así. A mí la cura me vino bien.

¿Ser mamá después de los 40 fue una elección?
Se dio. Yo no tuve un deseo de ser mamá de joven y cuando tuve una pareja estable y el plan era tener hijos ya era grande, pensá que me casé a los 39 años.

¿Y ahora estás en pareja?
No y estoy en el mejor momento de mi vida. La estoy pasando bien así. No tuve muchos novios en mi vida pero confieso que me he divertido. Tengo imagen de seria pero no soy una chica seria y no pienso serlo. No quiero formatos, los formatos me aturden y creo que cuando la gente se pone formatos empieza a pasarla mal. No veo muchas parejas que la estén pasando bien. Observo mucha gente enroscándose por cuestiones de pareja y convivencia y no quiero eso para mí. También veo que ahora hay una manera desaprensiva de vincularse con el otro. Creo que internet es maravillosa a nivel comunicación pero aleja mucho a las personas. La valentía que un tipo encare una mina de frente y se la lleve al hombro era una cuestión de machos y ahora los machos están un poco relegados al mensaje de texto y a escudarse detrás de Facebook.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario