Tiempo en Capital Federal

20° Max 13° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 48%
Viento: Este 16km/h
  • Domingo 1 de Noviembre
    Nubes dispersas15°   21°
  • Lunes 2 de Noviembre
    Despejado16°   20°
  • Martes 3 de Noviembre
    Cubierto16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Elecciones porteñas: La hora de la verdad, por Reynaldo Sietecase

Los encuestadores hablan de polarización. Casi nadie sabe de qué va la elección de comuneros.

Por Reynaldo Sietecase
Email This Page

Se terminó el tiempo de las palabras. Ya no valen chicanas, ni campañas publicitarias, ni operaciones de prensa, ni debates. El ciudadano de Buenos Aires -la más linda y la más sucia, la más bella y más hostil de las ciudades del país- dará su veredicto. Según la mayoría de los sondeos, Mauricio Macri corre con ventaja y disputará una segunda vuelta electoral con el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Filmus. El tercero en discordia es Pino Solanas. Mucho más lejos, de acuerdo con los sondeos, aparecen una decena de candidatos. El test electoral porteño tendrá resonancia nacional, es uno de los peldaños más destacados en el camino a las presidenciales de octubre.

En la última semana de campaña, el jefe de Gobierno porteño decidió «hacer la plancha». Convencido de que habrá un segundo round, se limitó a no cometer errores. Rehuyó los debates y eligió posar para la foto en actos y entrevistas pautadas. La Justicia le hizo retirar unos avisos electorales disfrazados de institucionales. Una mala costumbre de la que también abusa el gobierno nacional. Pero nada más. En su entorno no faltan los que dicen que «a Mauricio el silencio le sienta bien». Sólo sorprendió la ausencia de Gabriela Michetti, la segura candidata del PRO hasta que Macri decidió bajarse de la presidencial. Los encuestadores afirman que mantiene una alta intención de votos que no coincide con el aluvión de críticas que recibe su gestión. El domingo por la noche se sabrá hasta dónde llega la fidelidad de los porteños al ex presidente de Boca.

El senador Filmus dedicó los últimos días a debatir sus ideas públicamente. Se aferró en su discurso a las bondades de «armonizar» (la palabra de moda en la campaña) políticas entre la Ciudad y el gobierno nacional y contó con el auxilio de los ministros Nilda Garré y Amado Boudou. La titular de la cartera de Seguridad anunció un plan para la zona sur con presencia de gendarmes y prefectos. La inseguridad está en la cima de las preocupaciones de los porteños. Más allá de cualquier consideración, si el ex ministro de Educación pasa a la segunda vuelta, el peronismo estará frente a una oportunidad histórica de hacer pie en un territorio tradicionalmente hostil.

Pino Solanas, después de los cortocircuitos con sus socios de la centroizquierda, contó con Hermes Binner y Luis Juez en el cierre de su campaña. En Proyecto Sur insisten con una idea: «Sólo Pino le pueda ganar a Macri». La apuesta es clara: llegar al ballottage. Las encuestas que se difundieron copiosamente esta semana lo muestran bastante atrás de Filmus. Claro que después de la sorpresa de Tierra del Fuego, donde Fabiana Ríos dio vuelta una desventaja de más de diez puntos, cerca del cineasta se entusiasman.

La elección porteña incluye una novedad de las que pocos se anoticiaron de manera eficaz: se eligen representantes de comunas (Diario Z le dedicó amplio espacio al tema). La falta de difusión de esta nueva instancia de política barrial; los recortes a la participación de fuerzas vecinales y las funciones acotadas que tendrán los comuneros contribuyeron a difundir una mezcla de desinterés y desconocimiento en gran parte de la población. El sueño de contar con un vecino en una instancia de decisión política a quien poder reclamarle en forma directa por la basura, los servicios, el estado de las plazas, la falta de luces o la inseguridad, seguirá postergado.

En tanto, Cristina Fernández sigue ocupando el centro de la escena. No tuvo reparos en responder con contundencia a las renovadas facturas que pasó la CGT por la escasa presencia sindical en las listas oficialistas. «En nueve meses pasé de ser un títere de doble comando a deprimida crónica y ahora, en los últimos tiempos, una autoritaria que rebana cabezas de utópicos candidatos», dijo en una frase con múltiples destinatarios. «Los trabajadores no estamos sólo para votar», había advertido Hugo Moyano, unas horas antes, en un plenario en Esteban Echeverría.

Por otro lado, el senador Carlos Verna renunció a su candidatura a gobernador en La Pampa disconforme con el armado de listas de candidatos a legisladores nacionales. Lo contamos en esta columna hace una semana, hasta el último nombre en el último rincón del país fue revisado por la Casa Rosada. Más allá de las rabietas, lo cierto es que a la Presidenta no parece temblarle el pulso a la hora de imponer su criterio. «El peronismo no es una federación de partidos municipales y provinciales, el peronismo es un movimiento nacional que conduce Cristina Fernández de Kirchner», explicó el jefe de Gabinete Aníbal Fernández para justificar la injerencia nacional en el armado de listas.

Con todo, sólo algunas torpezas empañaron una semana apacible para el oficialismo. Se excluyó a municipios de Chubut de la ayuda nacional que, con buen criterio, se brindó a los habitantes de Río Negro y Neuquén afectados por el desastre de las cenizas volcánica. Chubut está gobernada por Mario Das Neves, compañero de fórmula de Eduardo Duhalde. Vale preguntarse, ¿qué culpa tienen los habitantes de la pequeña localidad de Gastre de las internas políticas en el peronismo?

Pero hay más. Fabiana Ríos, que obtuvo su reelección como gobernadora de Tierra del Fuego, declaró que «nunca la cooptaron» del gobierno nacional. Aseguró que el ministro Florencio Randazzo había viajado a la provincia más austral del país para celebrar con su rival, Roxana Bertone, quien le había sacado diez puntos en la primera vuelta, y no tuvo más remedio que levantarle la mano a ella. Ríos no reniega de su buena relación con la Presidenta pero tampoco oculta su simpatía por Binner. «Lo respeto tanto como a la Presidenta», dijo. ¿Le pasarán alguna factura?

La frase es una verdadera herejía para el ala dura del Gobierno. Desde allí se abrió fuego contra el candidato presidencial del Frente Amplio Progresista acusándolo de favorecer a una empresa del grupo Clarín en la adjudicación de la impresión de boletas para los comicios santafesinos. La estrategia es considerar como funcionales «al grupo» a todos los que no hacen acto de fe kirchnerista. Es lo mismo Solanas y Binner que Macri y Carrió. En el mismo lodo, todos manoseados. No importa que los dos primeros hayan sido fundamentales en la aprobación de la Ley de Servicios Audiovisuales o en la estatización de las AFJP, las dos medidas consideradas claves por la propia Presidenta.

La estrategia no parece la mejor si se tiene en cuenta que el oficialismo no tendrá mayoría en el Congreso Nacional ni aún ganando con holgura las elecciones de octubre. También Filmus podría necesitar de Solanas.

Los buenos contra los malos; los justos contra los pecadores; los esclarecidos contra los necios, y así. La política no funciona de esta manera. La vida tampoco.

DZ/km

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario