Tiempo en Capital Federal

24° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 53%
Viento: Este 24km/h
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   25°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Cubierto19°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 30/11/2021 20:22:37
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Elecciones porteñas: dos pesadillas

Macri no define si pelear en Capital o en los comicios nacionales.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Sólo en una pesadilla se podría tener una idea de lo que sería un país go­bernado por Mauricio Macri si, en un eventual ballotta­ge frente al candidato oficialista, sea Cristina o quien emerja de las internas abiertas, lograra impo­nerse como presidente.

Tal vez él mismo haya tomado conciencia del asunto y quizá a eso se deba la estrategia de -ahora- ganar tiempo y patear su decisión de ir por la nacional o buscar su re­elección en mayo o junio. Porque su postulación con chances de ganar el derecho a ocupar el sillón de Ri­vadavia dependerá de la estructu­ra nacional que le pueda prestar el Peronismo Federal y sus aliados, de la mano de Eduardo Duhalde. El ex presidente por ahora persiste en la carrera confiado en el prometido apoyo que pueda darle el Gran Dia­rio de los Argentinos, aunque esa posibilidad es efímera ya que de­pende de la intención de voto que, hoy por hoy, es casi nula. Pero su­poniendo que lo lograra -recuerde el lector que se trata de una pesa­dilla-, Macri debería gobernar con aliados como los Rodríguez Saá o Ramón Puerta y el propio Duhalde desde las sombras. O con un cómi­co neoliberal (Miguel del Sel), cuyo único mérito es ser santafesino, fa­moso y de probada eficacia para los chistes verdes.

Si Macri se impusiera en una segunda vuelta, deberíamos espe­rar (porque para muestra alcanza con su gestión en la Ciudad) que se multiplicaran las iniciativas mar­ketineras como las decenas de ki­lómetros de bicisendas que nadie usa porque terminaron siendo un laberinto de senderos borgeanos; que la policía local o nacional se ocupara principalmente de es­piar y escuchar teléfonos y de reprimir a inmigrantes; de gober­nar con presupuestos altísimos pero de ejecución más que len­ta; de reprimir a los estudiantes de escuelas públicas privilegiando los recursos para la educación priva­da; de aplicar una política cultural volcada al espectáculo eurocéntri­co, con lavados de cara del Colón y acusaciones de mafiosos a los tra­bajadores que osen protestar; con una economía nacional basada en la concepción de que un país se maneja como una empresa y, por lo tanto, eliminaría los subsidios al transporte público, volvería a pri­vatizar la aerolínea nacional y tal vez daría nuevos bríos a negocios antipopulares como las AFJP.

Pero como en toda pesadi­lla, del sueño se sale y la realidad manda. La verdad, es que MM desarmó el mecanismo con ame­naza de anticipar las elecciones de la Ciudad porque su tro­pa teme que los porteños que en 2007 lo ava­laron no sean tantos como enton­ces. Pero claro, ése es el otro sue­ño malhadado, una pesadilla de color amarillo rabioso.

DZ/km

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario