Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Elecciones en Venezuela: el mamarracho de los veedores

El papelón de los políticos argentinos que fueron a fiscalizar el proceso electoral de Venezuela.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Decía Juan Perón que del ridículo no se vuelve. Y aun cuando la política argentina suele dar repechaje a los protagonistas que una y otra vez suelen irse a la banquina, el papelón de los demócratas argentinos que fueron a alentar y fiscalizar el proceso electoral de Venezuela invitados por el perdedor Henrique Capriles, debería quedar en la memoria de todos.

Como se sabe, el ex Grupo A partió a Venezuela con la convicción de que esta vez, sí, el mulato que gobierna desde 1999, ganando una elección (democrática) tras otra, caería aplastado por el peso de un sociedad harta de sus talk shows y de su manera de conducir la cosa pública.

Sólo el microclima en el que viven los muchachos del Pro y sus aliados puede explicar haber prescindido de datos tales como que allí, en Venezuela, la pobreza bajó drásticamente desde que Hugo Chavez es gobierno y que, por ejemplo, un litro de nafta vale menos que uno de agua mineral.

Fueron las clases populares, y también las capas medias urbanas, las que le dieron a Chávez el 54 por ciento de los votos. Capriles, hay que decirlo, no lo hizo nada mal, obtuvo el casi el 45 por ciento de las voluntades como cabeza de una alianza opositora muy heterogénea.

Hubiera sido muy sencillo esperar a que el sistema de voto electrónico diera su veredicto para emitir una opinión. Pero no, Patricia Bullrich no se contuvo y anunció, en plena veda electoral, y por twitter, supuestos datos de una encuesta que no atribuyó a ninguna consultora en particular. El twitt está fechado el 6 de octubre y anunció a las 11.52: «Encuesta es 52,8 % Capriles/47,2 Chávez, con vuelco de indecisos. Se estima diferencia de 5 por ciento a favor de Capriles».

Pocos minutos después, la diputada de Unión Por Todos osó confirmar ante sus seguidores la «tendencia», es decir el 5 por ciento de ventaja opositora, aunque esta vez dijo que la información le llegaba de acuerdo con sondeos propios y de la «calle».

Eduardo Amadeo, diputado por el Peronismo Federal, fue más prudente aunque claramente confundió su deseo con los fríos números de la realidad. Dijo a sus seguidores por la red social: «Sinceramente, creo que gana Capriles». Ya había hecho una analogía, unas horas antes, con la elección que en 1983 consagró a Raúl Alfonsín. La misma comparación, el mismo día, unos minutos antes, hizo el diputado Federico Pinedo quien, incluso, llamó a sus seguidores a movilizarse al Obelisco si se confirmaban sus presunciones.

Gabriela Michetti, con un poco más de prudencia pero con mucho de improvisación y desconocimiento, informó por twitter (y también lo repitió en el programa especial de Jorge Lanata emitido desde Caracas violando también la veda) que «las bocas de urna dan empate». Raro, igualmente. Porque la ley electoral venezolana las prohíbe expresamente.

El más cauteloso y moderado fue el líder político de esta comitiva. Mauricio Macri evitó pronunciarse antes y después de la derrota del neoliberal Henrique Capriles.

DZ/sc

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario