Tiempo en Capital Federal

18° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 62%
Viento: Noroeste 15km/h
  • Viernes 17 de Septiembre
    Nubes dispersas12°   18°
  • Sábado 18 de Septiembre
    Despejado12°   18°
  • Domingo 19 de Septiembre
    Cubierto13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Elecciones 2015: La cosa es saber de qué se trata

La batalla con escaramuzas de ida y de vuelta se libra básicamente en las redes sociales.

Por Laura Mendoza
Email This Page
Ryky_Martin_Macri
macri
Anterior Siguiente

Si gana Mauricio Macri, cerrará fábricas de un plumazo y emprenderá un ajuste tan brutal que va a empezar reduciendo el salario real y decretando el fin de las negociaciones paritarias. Desde luego, también impedirá, mediante una perversa política fiscal, que los huevos Kinder puedan seguir ofreciendo al océano de niños que los consumen las pequeñas sorpresas que traen en su interior.

Esto es parte de la campaña que terminará en el balotaje del 22 de noviembre, consagrando a uno de los dos candidatos a presidente. Una batalla con escaramuzas de ida y de vuelta que se libra básicamente en las redes sociales, llevada a cabo por ciberactivistas de uno y otro lado. Pero de la que la gran mayoría del electorado está ausente. ¿Cuántos de los más de 32 millones de electores están pendientes de Facebook o chequeando Twitter cada quince minutos?

Si gana Scioli, su administración se va a convertir en una especie de conventillo empantanando al país en la ingobernabilidad, a la que se habrá llegado de la mano de un presidente manejado a control remoto por una ex presidenta que le puso un vice como tobillera electrónica, y que sembró la listas de cuadros jóvenes e inexpertos de La Cámpora para satisfacer sus fantasías revolucionarias.

¿Qué vino primero, el huevo o la gallina? ¿La dialéctica del voto miedo no será una respuesta al voto anti? ¿De qué habla la oposición cuando habla de cambio? En el caso de Macri, sólo sabemos con certeza dos cosas: que intentará levantar el cepo cambiario tan pronto como se siente –si es que ocurre– en el sillón de Rivadavia, y que eliminará buena parte de las retenciones al agro que sirvieron para financiar años de crecimiento y de extensión de derechos. También sabemos ahora que mantendrá a Aerolíneas como empresa de bandera y que ahora también está de acuerdo con la nacionalización de YPF. Milagros que, hay que suponer, llegaron con el vendaval del cambio porque si uno revisa la historia reciente verá que el PRO se opuso a esas medidas no hace mucho. Se opuso a la rescisión del contrato de Aguas Argentinas, a la Ley de Matrimonio Igualitario, a la creación de un régimen especial de capitalización de las Pymes, a la creación de un régimen especial para la promoción de biocombustibles, y siguen las firmas.

Desde luego, todo el mundo tiene derecho a cambiar, más aún quienes enarbolan el estandarte de Cambiemos. Pero en medio de tanta diatriba y cotillón electoral, no parece justo llamar “miedo” a la necesidad de buena parte del electorado a saber, sencillamente, de qué se trata. Del otro lado está claro: hay un modelo que todos conocen.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario