Tiempo en Capital Federal

20° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 62%
Viento: Sur 21km/h
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Despejado15°   21°
  • Jueves 1 de Octubre
    Cubierto15°   18°
  • Viernes 2 de Octubre
    Nubes dispersas  14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Él y sus chanchadas pornotiernas

El novio de Vera Killer se apropia de la columna y demuestra que a ellos no les hacen falta los consejos prácticos para recuperar el erotismo en la pareja que da el Dr K.

Por Vera Killer
Email This Page
Vera Killer 2

Esta mañana mi chico se levantó muy temprano y aunque mi corazón está con él, no pude acompañarlo. Lo escuché entrar a la ducha y también olí el café entre sueños. Cuando vino a despedirse traté de atraerlo a la cama un rato más, pero dijo que tenía que irse rápido. Ufa. Me desperté definitivamente dos horas después y encontré una nota larga que me dejó en el tocador.

Tengo ganas de remolonear un rato más, y también de pavonearme. Mi chico, Henry, es muy hermoso. Tiene unas patillas que me enamoran y el pelo todo revuelto; parece siempre recien salido de la cama. Me lo comería. Les copio a continuación lo que me escribió, y que esta semana la columna la haga él.

“Me gusta tu ducha porque la primera vez que vine a tu departamento y dije uh tengo que ducharme, probé de llevarte a la ducha conmigo y te dejaste. También porque cuando nos bañamos juntos siempre nos tocamos mucho y nunca concretamos, simplemente en algún momento paramos de ducharnos, nos secamos y vamos a tu pieza fresquitos a revolcarnos largo rato.

Me gusta tu ducha porque después de aquella primera vez pensé que no volvería a pasar, pero probé de nuevo y te dejaste otra vez. Ahora nos duchamos juntos todo el tiempo. Y siempre es igual, es como un ritual, y si me baño solo, en tu casa o en la mía, no puedo evitar pensar en vos. Recién me duché y me faltaste. Por eso te escribo esto aún mojado, sentado en tu cama, mientras dormís.

Me gusta tu ducha porque hay jabón para lavarnos y nunca estás vestida y te corre el agua por el cuerpo y tocarte ahí, así, me vuelve loco. Será que tus acabadas, parada en la ducha, terminan en temblores que sí o sí se convierten en abrazo porque creo que se te aflojan las piernas y me gusta sostenerte, en tu ducha.

La verdad es que tu ducha me gusta porque todo lo que pasa ahí no es de apuro. En tu ducha se detiene el tiempo, y sonreís mucho, y yo sonrío mucho, y te hago cosquillas con mi barba que atrapa algunas gotas y vos me mirás con el pelo mojado y tus ojos parecen todavía más grandes.

También deberías saber que cada vez que vamos a bañarnos espero que me ofrezcas un polvo ahí, en tu ducha, con toda el agua sobre nosotros, con peligro de resbalarnos. Pero no digo nada. No sé por qué. También me gustaría que después, así sin siquiera esperar a secarnos, me lleves para tu cama, que ya no usemos toallas. Nunca me ofreciste un polvo en tu ducha. Todavía. ¿Por qué será? ¿Tendré suerte en la próxima?

Te dejé café fresco en la mesada, y una manzana. Buen día, Vera. Llamame cuando leas esto y avisame si vuelvo para ducharnos esta noche.”

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario