Tiempo en Capital Federal

27° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Sur 20km/h
  • Viernes 4 de Diciembre
    Muy nuboso16°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Nubes dispersas15°   21°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Rosedal: Jardines en el bosque

Rosas exóticas, viejos árboles, esculturas y el patio andaluz.

Email This Page
Rosedal
Rosedal (1)
Rosedal (2)
Anterior Siguiente

Sólo hay que cruzar el puente griego para adentrarse en un mundo de tranquilidad donde no pisar el césped es la ley número uno. Se trata del Rosedal de Palermo, el “corazón” del enorme parque Tres de Febrero y, justo sería reconocerlo, una de las zonas más lindas de la ciudad.
Sí está permitido hacer lo que hacen todos: sacarse fotos, observar las rosas y por qué no darse besos. Gabriel, uno de los tantos turistas que pasean por el parque, llegó de Alemania y visita el Rosedal acompañado por su primo. Cámara en mano, trata de captar todos los detalles: “Está muy bien cuidado. Me gusta mucho, sobre todo las fuentes”, dice antes de posar para una de las fotografías que, según dice, subirá próximamente a su muro de Facebook.
Y es cierto. El césped está muy bien cortado, las flores identificadas, hay baños limpios. Cuando el año pasado se nacionalizó YPF, muchos temieron por el destino del Rosedal. Es que la Fundación de la empresa se ocupaba de la atención del lugar. Sin embargo, para despejar los temores, el mantenimiento sigue a cargo de la misma compañía que antes que abandonase el padrinazgo la Fundación YPF. Es decir, se mantuvo el personal, sus herramientas y sus métodos de trabajo. Entre los trabajos del equipo se destacan el cuidado de los 8 mil rosales: “Básicamente, lo que hacemos es la fertilización, riego por goteo, poda, control sanitario de plagas, enfermedades y malezas, extracción de flores marchitas,
cobertura con cubresuelo”, explican desde el Ministerio de Espacio Público del gobierno porteño. Asimismo, se encargan del corte de pasto, fertilización y riego automatizado, del mantenimiento de fuentes y del perfilado de senderos y poda de árboles.
Cae la tarde y un grupo de empleados públicos hace un recorrido con visita guiada. “Es una pena que no se conozca más. La gente que vive en otros barrios tal vez no viene. Lástima que cierra temprano”, dice Julia, docente. En efecto, a partir de las 19, las puertas del gran puente se cierran y nadie más puede entrar en el Rosedal.
Lucía, una de las participantes de la visita, rememora: “Cuando cumplí 15 años, hace ya bastante tiempo –sonríe– vine a sacarme fotos a la noche antes de la fiesta. Es un recuerdo muy hermoso que tengo. Ese álbum es inolvidable. Ver que el lugar se mantiene y que está tan lindo, me da mucha alegría”.
Las autoridades del predio informan que cuando se realizó la puesta en valor en 2008, se renovaron íntegramente los canteros de rosas, se trasplantaron y recuperaron los ejemplares, a la vez que se incorporaron nuevas especies. Actualmente se puede disfrutar, entre otras, de variedades de iceberg, Comtesse du Barry, peace trepadora, rimosa trepadora, Pierre de Ronsard, entre muchas otras. Además del gran atractivo de la rosaleda propiamente dicha, el jardín cuenta con una forestación muy rica y variada, integrada por jacarandás, ceibos, cipreses, tipas, eucaliptos y magnolias, entre otros. Se destaca un gran ejemplar de gomero, que tiene 150 años de antigüedad.
Otro de los atractivos del lugar es el Gran Patio andaluz que fue donado por la ciudad de Sevilla en 1929. Asimismo, en uno de los laterales del predio se destaca el gran Jardín de los Poetas donde se aprecian los bustos de escritores célebres como William Shakespeare, Paul Groussac, Alfonsina Storni, Dante Alighieri, Federico García Lorca y Antonio Machado.
En el centro del jardín, se encuentra el gran lago, donde hay botes en alquiler y simpáticos gansos que se desplazan en grupos a toda hora. Ya al anochecer y fuera del perímetro del parque, dos amigas, Andrea y Laura, les dan de comer. Los animalitos salen del lago y se amontonan para recibir las migas de pan. Ellas aprovechan y sacan fotos. “Sé que no está permitido, pero bueno, un poco de pan no les va a hacer mal. Son hermosos”, dice Andrea.

 

Avenida Infanta Isabel e Iraola.
Está abierto de 9 a 19 todos los días menos el posterior al fin de semana.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario