Tiempo en Capital Federal

32° Max 26° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 57%
Viento: Este 24km/h
  • Martes 21 de Enero
    Parcialmente nuboso con lluvias26°   30°
  • Miércoles 22 de Enero
    Despejado23°   28°
  • Jueves 23 de Enero
    Despejado23°   30°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Un rincón donde reina el acordeón

Fotos, la réplica del taller de luthier y una colección familiar de acordeones que atesora parte de la identidad porteña en pleno corazón de Chacarita.

Por Dafne Casoy
Email This Page
Fotos Museo,familia 027

Al acercarse a la calle Guevara hay un colorido que llama la atención. En una de las fachadas del Museo Anconetani hay una serie de retratos y, en azulejos brillantes, un hombre toca el acordeón. Las estrellas en las baldosas, en homenaje a diversos músicos, junto a la declaración de sitio de interés cultural, dan cuenta de la importancia del lugar. Y al entrar, enseguida se entiende por qué.

La anfitriona es Aída Anconetani, o Koki, como le gusta que le digan. Nieta del fundador, ella se esmera al mostrar los objetos que fueron atesorados por su familia a lo largo de más de un siglo. Instrumentos, fotos, la réplica del taller de un luthier.

El museo cuenta la historia del acordeón en la Argentina, desde que fue importado por Giovanni, el fundador, hasta la actualidad. En paralelo, cuenta la historia de la familia Anconetani. Y ambas historias no podrían existir una sin la otra.

Todo comenzó cuando Giovanni, que trabajaba para una empresa italiana de acordeones, viajó a la Argentina como representante de la firma y finalmente se estableció en el país. Se casó, tuvo cuatro hijos. A los tres varones les enseñó el oficio de la fabricación del acordeón y junto a su hija trabajó en el negocio familiar.

Demoraban un año en fabricar cada uno y lo hacían a la medida de cada músico. Hasta plantaron pinos para utilizar la madera y pusieron panales para producir su propia cera y utilizarla luego en el fijado de las voces. Ernesto Montiel, Antonio Tarragó Ros, Raúl Barboza, Chango Spasiuk y tantos otros que marcaron nuestra identidad nacional están ligados a la historia de esta familia.

Los tres hijos de Giovanni armaron la Orquesta Característica Anconetani, donde tocaban juntos con otros diez músicos y llegaron a compartir escenario con Aníbal Troilo. Tenían un fuerte compromiso social. Durante varios años organizaron para el Día del Niño un espectáculo con Pipo Pescador y un titiritero donde el costo de la entrada eran útiles escolares que luego se donaban. Cada fin de año tocaban en la calle Guevara para todos los vecinos.

Uno de los objetos curiosos que pueden verse en el museo es una pequeña balanza de joyero. Koki cuenta la historia: “Giovanni le vendía acordeones a unos mineros y ellos le pagaban con pepitas de oro y la compró para medir el pago”.

La sensación al salir del lugar es tan simple como compleja: si entrara otras diez veces las historias seguirían surgiendo, como la música que todavía hoy sigue brotando de los acordeones Anconetani arriba de tantos escenarios.

Museo del Acordeón Anconetani

Guevara 492. Horario de visita: Martes y Jueves de 15 a 18.30.

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario