Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 86%
Viento: Sureste 24km/h
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con probabilidad de lluvia19°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   20°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El problema es el uso

El paintball suscita resquemores por distintos motivos.

Email This Page
SONY DSC

Para algunos, por su obvia connotación bélica. Para otros, por su origen “impor­tado”, al punto que todo el equipamiento debe traerse del exterior, ya que ni las marcadoras ni las pelotitas se fabrican ni en la Argentina ni en ningún otro país de la región.

La diputada Neira lo critica por este último aspecto. “Creo que es algo que no tiene nada que ver con nuestras raíces ni costumbres. Me parece una cosa importada que compramos a libro cerrado.”

Por su parte, sobre las connotaciones violentas, el psiquiatra Alfredo Grande des­dramatiza las connotaciones violentas del paintball. “Cuan­do yo era niño, jugábamos a los vaqueros. Teníamos hermosas cartucheras, unos sombreros enormes y revólveres a cebita y nos batíamos a duelo. Nada que convirtiera a nadie en un asesino serial. Lo que ha cam­biado ahora es el soporte”.

“Los juegos no generan violencia. El juego es placer y diversión. El que hace sufrir con un juego no está jugando: está torturando. Lo peor son los que hacen de la guerra un juego. Frente a la fabricación y trá­fico de armas, que es una de las industrias más rentables del mundo, el paintball es un chupete. Yo creo que es un potente analizador de la cultura represora. Como juego es tan inofensivo como cualquier juego. Condenar al juego como causa es parte de esa moralina perversa y cínica de los que tiran muchas piedras y luego esconden la mano.”

Para Grande, la diferencia no pasa por lo que “simboliza” el juego, sino su uso “el entrenamiento del paintball para asesinar lo separa totalmente de la idea de juego, pero la culpa nunca es del chancho sino del que le da de jugar. No me extraña que haya policías retirados o frustrados que se vuelquen al paintball. Sufren de abstinencia. Estos personajes deben tener un juego estereotipado, casi adictivo. Otra di­ferencia. El adicto juega por mandato, no por deseo. Es muy diferente. Un ludópata al paintball, o a la escoba de 15, no se divierte. Sufre y está obligado a seguir jugando. Lo que yo denomino la “cultura repre­sora” consiste en la aniquilación del deseo y la hegemonía del manda­to. Establece el mandato de que la agresión y la violencia sólo pueden ser monopolio de las fuerzas de seguridad. Lo que pasó en el Borda da ejemplo de esto”.

Para los adeptos, por su parte, “es importante destacar que es un deporte de mucha ética y que promueve valores positivos. Implica trabajo en equipo, colaboración, sirve para descargar tensiones, no lastima. Está muy alejado de la cosa bélica. Hay gente que critica por temor o desconocimiento, pero hoy es mucho más fácil y barato com­prar un arma que un equipo de paintball”.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario