Tiempo en Capital Federal

27° Max 22° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 66%
Viento: Norte 10km/h
  • Lunes 30 de Marzo
    Cubierto23°   27°
  • Martes 31 de Marzo
    Parcialmente nuboso21°   24°
  • Miércoles 1 de Abril
    Cubierto con lluvias20°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El Papa dice dónde guardar las cenizas de sus fieles difuntos

La norma aprobada por el Papa prohíbe esparcir las cenizas o guardarlas en la casa y dice que deben confinarse en iglesias o “lugares consagrados”. En Chacarita, la mitad de los servicios son pedidos de cremación.

Por Daniela Pasik
Email This Page
crematorio_del_cementerio_de_la_chacarita_2

Una instrucción eclesiástica desautoriza que se arrojen las cenizas al río, el mar, en el estadio de fútbol, que queden en la tradicional urna hogareña o cualquier otro pedido romántico, o práctico, o gratuito. Las lloronas, si aún existieran, estarían agradecidas, porque de un tiempo a esta parte ya no habrían sabido a dónde ir a lamentar al muerto. Según un relevamiento realizado por una firma de cementerios privada, el 70 por ciento del país elige la cremación, ya que es la opción más económica para despedir al difunto y casi nadie deja los restos en el cementerio.

A través de una instrucción aprobada por el papa Francisco este martes 25, el Vaticano prohibió la «dispersión en el aire, en la tierra o en el agua» y la «conservación en el hogar» de las cenizas de cuerpos cremados. También ratificó su preferencia por la «sepultura» porque demuestra «un mayor aprecio por los difuntos». Esto va a influir sobre las prácticas de millones de personas y, también, en las arcas de iglesias y jardines de paz.

“Antiguamente, estaba sólo Chacharita para hacer cremaciones. Cuando la Iglesia aceptó la cremaciónempezaron a aparecer los privados, y ahora hay muchísimos. Del mismo modo, aunque algunos jardines de paz aún no tienen dónde poner las cenizas, pronto lo van a tener, porque va a haber demanda”, explica el tanatólogo Ricardo Péculo, el funebrero más famoso del país y especialista en Pompas Fúnebres.

“El problema son las nuevas generaciones, que tienen otra visión de la muerte y no acostumbran ir al cementerio.  Y nadie quiere ser olvidado ahí. Por eso, entre otras cosas, se comenzó a hacer más costumbre la dispersión de cenizas”, reflexiona Péculo, que dice que “el papa retomó el tema porque la gente fue perdiendo la  conciencia de que las cenizas todavía son un cuerpo”.

Cuando el Vaticano retiró la prohibición de cremar a los difuntos, en 1963, recomendaba que las cenizas quedaran en cementerios cristianos o en iglesias. Este nuevo documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe ratifica eso y, de algún modo, decide qué se puede hacer y qué no con los fallecidos.La norma rechaza «la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos, teniendo en cuenta que para estas formas de proceder no se pueden invocar razones higiénicas, sociales o económicas que pueden motivar la opción de la cremación».

Péculo dice que “la Iglesia no puede legislar sobre este tema, es algo que tienen que hacer las municipalidades” y explica que no hay una ley que prohíba llevar las cenizas a casa o dispersarlas. “Las ordenanzas municipales son muy viejas, y en algunos cementerios la tierra es a perpetuidad. Hay que cambiar esas legislaciones para que se puedan exhumar los cuerpos antiguos y poner los nuevos. Los cementerios municipales están llenos. Por eso hay cada vez más cementerios privados”, explica.

Una cremación privada arranca en los dos mil pesos. Algunas empresas de pompasfúnebres ofrecen lugares donde depositar las cenizas, con placa y urna biodegradable, por un precio que va desde los cinco mil. Muchasiglesias, otro de los lugares autorizados por el Vaticano para dejar los restos cremados del fallecido, cuentan con cinerarios que las “guardan” por un precio aproximado de 500 pesos.

“Hace mucho que se hacen más crematorios que entierros”, asegura Leopoldo, empleado de una cochería, y dice que la proporción es que de cada 10 servicios, “ocho van al horno”. Por eso considera queel negocio del cementerio se estaba terminando”. En las estadísticas de la Dirección General de Cementerios de la Ciudad de Buenos Aires, en los últimos 15 años crecieron los pedidos de cremación que llegan ya a casi la mitad de los servicios.

DZ/dp

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario